Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/206243

Explosivo auge de ventas de bicicletas en Resistencia por la pandemia

A pesar de la opción de la gente por este vehículo económico y saludable, los comercios lamentan la falta de controles, ya que las compras se dan mayormente por las redes sociales. En los talleres, un service puede llegar a pagarse hasta $2.500.

Tal como sucedió a mediados del año pasado, el fin de la cuarentena estricta trajo consigo un furor en el uso de la bicicleta, y esta tendencia se mantiene actualmente y puede verse en las principales avenidas de Resistencia, donde una gran parte de los usuarios del transporte público se volcó a la “bici” ya sea para trasladarse a su lugar de trabajo o para hacer actividad física al aire libre, después de meses de encierro. 

Se sostiene la alta demanda de bicicletas, que no paran de ganar espacio en la ciudad debido a los nuevos hábitos de desplazamiento que impuso el coronavirus.

Sin embargo, en las tiendas de bicicletas de la ciudad sostienen que, si bien es el medio de transporte más elegido durante la pandemia, las ventas vienen con altos y bajos debido a que es un rubro que no está regulado, y que las compras mayormente se dan vía redes sociales o incluso se consiguen en locales de otros rubros, como casas de electrodomésticos, hipermercados y ferreterías. 

Las ventas por internet aplacaron a las tiendas de bicicletas locales. A pesar de que la demanda subió, cada vez la gente compra menos en estos negocios.

¿A qué precios se consiguen? 

Las mountain bike de aluminio arrancan en $45.000, pudiendo ir a $58.000 si es financiada con tarjeta de crédito. “Son las que más se venden hoy”, agregó el comerciante. Las playeras urbanas varían entre $22.000 y $27.000. Las más caras llegan a los $250.000.

"Entre los modelos que más se venden, se destacan las mountain bike, aunque se utilizan para la circulación en avenidas o en rutas”, detalla Guillermo, responsable de la tienda Memo Bike. 

A pesar de que uno puede notar que la demanda creció mucho con la pandemia el año pasado, en la tienda de bicicletas apuntan lo contrario. “Ahora el ritmo de ventas bajó mucho porque todo el mundo tiene bicicletas y no se controla los rubros, es un problema para nosotros porque es tierra de nadie”, evaluó Guillermo, quien sostuvo que cada vez vende menos. 

“En un comienzo, la plataforma Mercado Libre tenía una ventaja de precios que hacía la diferencia respecto a los locales, “pero eso ahora cambió, son más caras”, dijo Guillermo, señalando que las ventas por Facebook tienen mayor protagonismo hoy en día. “El problema es que cuando uno compra ahí no sabe si es una bicicleta nueva, usada o robada”, expresó el comerciante. “Como internet no se reguló nunca, uno puede traer bicicletas de Paraguay y venderlas por ahí, sin pagar impuestos y sin verificar la calidad de las bicicletas”.

Lo más solicitado es la mountain bike o bici todo terreno. Le siguen en orden de preferencias las llamadas de paseo (rodado 26); y en último término las plegables.

¿Cuánto cuesta un service?

En la bicicletería Cometa, ubicada en Pellegrini 54 de esta capital y con más de 50 años de experiencia en el rubro, sostienen que el boom de la bicicleta es un hecho y eso se nota en la demanda de service, ya que reciben entre 25 y 30 pedidos por semana. 

Hoy estamos con mucho trabajo, principalmente los pedidos son de playeras y balonas, que es lo que más vemos que usa la gente”, comentó Sebastián, uno de los propietarios de la bicicletería. "Cuando estaba el centro cerrado se trabajaba menos, esos 6 meses de cuarentena había muy poco trabajo, pero ahora remontó”, agregó.

Para el mantenimiento de la bicicleta con un service completo (que incluye el ajuste general de ruedas, frenos y lavado) hay que calcular entre $2000, y las bicis con cambio y freno a disco unos $1500. En las bicicletas tipo rutera con piñón común, el service sale unos $1000, aunque el costo puede aumentar si tiene cambios. 

En tanto, un arreglo puntual, como la colocación de un parche en una cubierta, puede costar $400, mientras que el reemplazo de una cámara por otra de origen nacional sale alrededor de $1000, y asciende a $2000 en caso de ser importada.