Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/205980
Mariana Alegre

Columnitas

¿Comienza a organizarse la base del básquet femenino?

Con Gregorio Martínez a la cabeza, y un cuerpo técnico con 26 profesionales, entre los que se encuentra el entrenador Mariano Marcos (Misiones), a pesar de la poca actividad, el básquet femenino busca, en medio de la pandemia intentar nuevamente sentar bases.

Mientras la selección mayor femenina de Argentina se prepara para debutar en la Americup este viernes, ante Republica Dominicana, en Puerto Rico, buscando un pasaje a la clasificación mundial, la pandemia ha frenado el disruptivo plan de la CABB (Confederación Argentina de Básquetbol) para el desarrollo del básquet femenino. 

El entrenador Mariano Marcos, que se sumó al femenino, junto a la capitana y gran referente de la selección Argentina, Melisa GretterFoto: Prensa CABB

Las Escuelas Deportivas, serán el primer eslabón del proyecto para masificar la actividad en niñas entre 11 y 13 años. Estarán distribuidas en 19 provincias con un plan inicial de captación de talentos. Esto se complementará con el Proyecto Nacional Formativo (PNF) 2028, que comenzó en enero de 2021 con más de 100 jugadoras seleccionadas bajo dos criterios bien definidos: el 70% es escogido por su estatura -deben medir 1.80 o más, buscando levantar el promedio de las selecciones nacionales, siempre por debajo de los principales países- y todas deben tener entre 13 y 17 años, con un cupo garantizado para cada franja etaria independiente de su talla. 

Dentro del cuerpo técnico que trabaja con Martínez, está el entrenador Mariano Marcos, actualmente en Siglo XXI (Puerto Rico, Misiones), quien ya se ha desempeñado en diferentes cuerpos técnicos de selecciones argentinas masculinas, y como coordinador del Programa Nacional d Formativas masculina.

En diálogo con NORTE, previo al inicio de la Americup con la selección Argentina femenina de Mayores, Marcos habló sobre el nuevo desafío y la situación actual del básquet femenino de la región. 

¿Cómo llegaste a este nuevo proceso con una selección, en este caso mayor?

Este proceso es algo diferente, me gusta mucho. Estoy encargado de trabajar la técnica individual, y a veces técnica colectiva. Trabajar con jugadoras de enorme talento como las que están trabajando, me genera más ganas de aportar algo. Me encontré con un cuerpo técnico y un plantel que me trata como si hubiera estado desde siempre, y hace tres meses que estoy con ellos.

Formaste parte de una de las estrategias claves de la gestión anterior: el PNF, que para jugadores del norte resultó con resultados muy positivos. Si bien la pandemia retrasó los planes, ¿cómo ves el plan de desarrollo del femenino?

Recuerdo muchos chicos del PNF que salieron a selecciones argentinas, equipos de liga e incluso equipos del exterior. Las chicas que están en el PNF están entrenando tres días físico y tres días básquet. La pandemia no nos permite juntarlas pero la idea es hacer un campus para juntarlas. Hay varias chicas que entrenan cuatro horas semanales que es algo genial. (NdR: hay dos jugadoras de Misiones, como representantes del norte).

¿Es posible un cambio de paradigma en el básquet femenino de la región. Cuáles crees que serán los principales desafíos?

Creo que está creciendo el femenino, no desde ahora, sino hace tiempo. Desde los clubes hay que darles el espacio que se merece para poder entrenar, y no el que sobra. Ojalá que se entienda que es una salida laboral más para entrenadores y un espacio de contención para las chicas, y que se puede seguir avanzando. 

Mientras tanto, Hércules de Charata espera la confirmación para continuar su andar en el Federal Femenino, y en otras provincias, los clubes lograron comenzar a trabajar con categorías como el mini básquet, algo esencial para poder cumplir con el gran objetivo que es cimentar el basquet femenino. 

Notas Relacionadas