Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/205854
Ricardo Ambrosig

Columnista

Medicina, el nuevo campo de negocios para los gigantes

El sistema de Salud de EEUU gastó más de u$s 4000 millones en 2019, casi el 18% de su PBI sin contar el gasto privado. Eso es mucho dinero que les pasa por las narices a los monstruos tecnológicos que quieren su parte de la torta y, por qué no, la torta entera.

Dragon Medical comenzó a incursionar en el negocio de la medicina remota de la mano de Microsoft.

Es que con la pandemia, el sector sanitario, como tantos otros, quemó etapas su proceso de modernización. Las grandes compañías ven en esto un nuevo negocio, porque si en algo no ahorra la gente es en salud. 

Microsoft ya dio un paso importante en esa dirección con la adquisición, hace dos semanas, de la tecnológica Nuance Communications por casi u$s 16.500 millones, pero no es la única: Amazon, Google, Apple, IBM y Telefónica están avanzando en el negocio de la salud, sea mediante adquisiciones o mediante la creación de servicios relacionados con la medicina.

“El sector sanitario será, sin lugar a dudas, uno de los campos de batalla de las grandes compañías tecnológicas, que ven en él una oportunidad enorme para entrar en uno de los pilares del estado del bienestar: la salud pública”, precisó Mario de la Peña, socio de la división Digital de la consultora Deloitte.

Médico virtual

Amazon quiere consolidar PillPack con Amazon Care para cubrir con sus propios médicos la prescripción y la entrega a domicilio de medicamentos.

   La  tecnológica más activa en los últimos meses es Microsoft. Con la adquisición de Nuance Communications, los de Redmond se hicieron con un importante proveedor de software médico en el mercado de habla inglesa.

Uno de los productos estrella de esta compañía es Dragon Medical, herramienta de reconocimiento de voz especializada en terminología médica que transcribe el dictado de los médicos automáticamente y crea de forma instantánea documentos clínicos. Sólo esa aplicación tiene unos 500.000 usuarios en todo el mundo.

Pero no termina allí: a mediados del año pasado, Microsoft presentó un ecosistema en la nube especializado en el sector de la salud llamado Microsoft Cloud for Healthcare, con aplicaciones especializadas para instituciones de salud y farmacéuticas, tales como programas para acceder y gestionar el historial clínico del paciente, gestionar turnos o hacer videoconsultas vía Teams.

Amazon también

Otra de las compañías interesadas en el sector sanitario es Amazon, que en 2018 creó junto con Berkshire Hathaway y JPMorgan la empresa de salud Haven Health, con la que las tres compañías querían configurar un seguro privado común para sus empleados que les ayudase a reducir costos mediante la optimización conjunta de los gastos. 

Sin embargo, la apuesta no salió como esperaban y la empresa cesó sus operaciones el último mes de febrero, menos de tres años después de su fundación, según informó la cadena televisiva estadounidense CNBC.

Google casi domina las aplicaciones portátiles de vigilancia médica y de salud. No le interesa diagnosticar ni recetar, va tras los datos del estado de salud de cada ser humano para ofrecerlos como un servicio a otras empresas.

   Pero Bezos parece que no quiere darse por vencido en el sector sanitario, y de las ruinas de Haven Health surgió ahora Amazon Care, servicio de telemedicina que el gigante del comercio electrónico ya tenía disponible para sus empleados y que ahora ha empezado a ofrecer para los trabajadores de otras empresas como un seguro médico convencional.

Amazon Care es un servicio de atención médica virtual que funciona mediante una aplicación por la que el médico atiende las consultas del paciente por videollamada y, si lo considera necesario, acude o envía a algún especialista a su domicilio para determinadas intervenciones, como extracciones de sangre.

Amazon también es propietaria de la farmacia online PillPack, que compró por u$s 1.000 millones. Se trata de un "delivery" de medicamentos con envíos a domicilio que sólo opera en EEUU y le sirvió al e-commerce global para desarrollar su propio negocio de venta de fármacos, Amazon Pharmacy, lanzado en noviembre de 2020, que es mucho más que una simple farmacia online.

En Amazon Pharmacy, el usuario puede gestionar sus seguros de sanidad privados, sus recetas, y pedir envíos regulares si necesita reponer el mismo fármaco cada cierto tiempo. Además, al estar integrado en la estructura general del comercio electrónico, los usuarios subscritos a Amazon Prime se pueden beneficiar de envíos gratuitos y más rápidos.

Google y los datos

Esta empresa, fiel a su estilo, incursiona polémicamente sobre la tan pisoteada privacidad de las personas. En el estado de California se concretaron en los últimos años varios acuerdos con grandes empresas de EEUU para almacenar y clasificar información médica con el objetivo, al menos oficial, de ayudar a los profesionales a ordenar mejor y encontrar más rápido el historial clínico y los informes de salud de sus pacientes.

Sin embargo, The Wall Sreet Journal, en un largo reportaje publicado en enero de 2020, denunciaba que Google había levantado sospechas en algunas empresas privadas de salud de EEUU con las que había estado negociando para almacenar sus datos digitalizados.

El rotativo neoyorquino hablaba de Cerner, compañía a la que los californianos ofrecieron hasta u$s 250 millones mediante descuentos e incentivos para recopilar, analizar y agregar los datos de salud de millones de estadounidenses. No hay que olvidar que Google, además de nuestras fotos de gatitos y vacaciones, es capaz de almacenar los datos de sus numerosas aplicaciones que rastrean el ejercicio físico, el sueño y los datos de bienestar, y en 2019 compró Fitbit, compañía especializada en el desarrollo de sistemas portátiles de salud como relojes o apps para los celulares.

El futuro

Consultores del sector señalan que hay muchas empresas y startups tecnológicas que están desarrollando o investigando herramientas, servicios y productos sanitarios aprovechando la urgencia de la pandemia. “Hay numerosas iniciativas, tanto públicas como privadas, que apuestan por la digitalización del sistema, los cuidados en casa, la telemonitorización, el diagnóstico precoz y, sobre todo, la prevención. Es previsible que la demanda y las necesidades no satisfechas sean abordadas con perspectiva innovadora por nuevos operadores”, señalan, mientras los gigantes de la industria se frotan las manos.

Notas Relacionadas