Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/205840

Cartas de lectores

Junio: sangran los sueldos de jubilados municipales

Señor director de NORTE:

Como hace 19 meses, desde que se hizo cargo Gustavo Martínez de la intendencia, los salarios de los jubilados municipales están congelados y desactualizados, con importante pérdida del poder adquisitivo. Con sorpresa nos encontramos en las noticias que, como un logro, el intendente dice que se ha otorgado un aumento que impactará en el mes de junio; es decir, los primeros días de julio, después de 20 meses de su gestión. Causa indignación, vergüenza, esto es un atropello, una discriminación, una falta de respeto y ausencia de empatía hacia la clase más vulnerable. 

Y, por supuesto, el aumento del que habla son cifras en negro que se encuentra fuera del sueldo básico, es decir, contraponiéndose a lo establecido en la Carta Orgánica Municipal y la Constitución Provincial y Nacional, es decir una medida inconstitucional. Son migajas, propinas, que no se condicen, con el más de 70 % de inflación de los 20 meses de congelamiento, de olvido.  

Y este logro, que anuncia por todos los medios con títulos rimbombantes, es un logro paliativo para nuestra realidad, conseguido por los jubilados municipales que lograron hacer visible la indiferencia e insensibilidad del intendente, con nuestras movilizaciones, con nuestros reclamos, golpeando puertas al defensor del Pueblo, al presidente del Insssep, que nos recibieron y actuaron en consecuencia, por las notas que hicieron públicas algunos medios; porque usted, señor intendente, nos cerró con candado las puertas del municipio, para no atendernos, para no escucharnos y dar la cara como corresponde; porque los exempleados municipales, que por más de 30 años, hemos transitado la casa que hoy, usted, pretende adueñarse, la hemos construido nosotros, con trabajo, con cariño, con mucho esfuerzo y dedicación. Sepa, señor intendente, que seguiremos luchando hasta que las fuerzas nos abandonen, por el 82 % móvil, que nos corresponde por derecho y al que no pensamos renunciar. ¡Con los jubilados no, Gustavo!

ELENA BEATRIZ ZABALA

Resistencia 

...........................................

No sé de qué me hablan pero me opongo

Señor director de NORTE:

En la novela El amor en tiempos del cólera, Gabriel García Márquez parece haber dejado un manual para enfrentar el Covid-19, los invito a leerlo:

“—Capitán, el niño está preocupado y muy incómodo debido a la cuarentena que el puerto nos impuso"

—¿Qué te preocupa muchacho? ¡No tienes suficiente comida, no duermes lo suficiente?

—No es eso Capitán. No puedo soportar el no poder desembarcar y el no poder abrazar a mi familia.

—Y si te dejan salir del barco y tus seres amados se contaminan, ¿cargarías con la culpa de infectar a alguien que no puede soportar la enfermedad?

—Nunca me lo perdonaría, pero para mí que inventaron esta plaga.

—Puede ser, pero y ¿si no fuera inventada? 

—Entiendo lo que quiere decir, pero me siento privado de mi libertad, Capitán.

—Exactamente, yo hice cuarentena 7 años atrás

—¿Y de qué le privaron?

—Tuve que esperar más de 20 días en el barco. Hacía meses en que ansiaba llegar al puerto y disfrutar de la primavera en tierra.

Hubo una epidemia. En Porto Abril se nos prohibió bajar. Los primeros días  fueron duros y me sentí como tú, pero pronto comencé a enfrentar esas imposiciones usando la lógica.

Sabía que después de 21 días del mismo comportamiento se crea un hábito, y entonces en lugar de quejarme pensé en crear hábitos que reemplacen a los equivocados. Comencé a comportarme de manera diferente a los demás. Empecé con la comida. Me propuse comer la mitad de lo habitual. Luego comencé a seleccionar los alimentos más digeribles para no sobrecargar el cuerpo. Comencé a nutrirme con alimentos que por tradición histórica habían mantenido al hombre sano.

El siguiente paso fue purificar los pensamientos no saludables y tener pensamientos cada vez más elevados y nobles. Me propuse leer al menos una página de algo que no conocía. Me puse a hacer ejercicios en el puente del barco.

Un anciano hindú me había dicho hace años que el cuerpo mejoraba al retener la respiración. Me puse a respirar profundamente cada mañana. Creo que mis pulmones nunca habían alcanzado tal capacidad y fuerza. La tarde fue la hora de la oración, el momento de agradecer a una Entidad Divina, por no haberme dado, como destino, privaciones graves durante mi vida.

El hindú también me había aconsejado que tuviera la costumbre de imaginar que la luz entraba en mí y me hacía más fuerte. Me dijo que también podía funcionar para los seres queridos

que estaban lejos, por lo que también integré esta práctica en mi rutina diaria en el barco...

En lugar de pensar en todo lo que no podía hacer, estaba pensando en todo lo que haría una vez llegado a tierra firme. Visualizando las escenas de cada día, las vivía intensamente y disfrutaba de la espera. Esperar sirve para sublimar el deseo y hacerlo más poderoso.

Me privé de las botellas de ron y de otras delicias. Me privé de jugar a las cartas, de dormir mucho, de practicar el ocio, de pensar solamente de lo que me estaban privando.

—¿Cómo terminó, Capitán?

—Adquirí todos esos nuevos hábitos. Me dejaron bajar del bote mucho más tarde de lo esperado.

—¿Se privó de la primavera, entonces?

—Siiiii, ese año me privaron de la primavera y muchas otras cosas, pero aun así florecí, llevé la Primavera dentro de mí y nadie me la puede quitar".  (Gabriel García Márquez)

Es para pensarlo, ¿no?, sobre todo aquellos permanentes y fastidiosos y pesados anti todo, aquellos de "no sé de qué me hablan pero me opongo" buscando sacar partido (no sé de qué, ni para qué) de todo.

LORENZO ALFONSO LESCANO

DNI 6351816

Resistencia 

.................................................

De luchas y líderes sociales

Señor director de NORTE:

En 2008 con compañeros y compañeras municipales y otras organizaciones sociales y sindicales, viajamos a Jujuy para participar de un acontecimiento denominado “Hacia la Constituyente Social”. Confieso que tenía una pálida idea de lo que significaba la Túpac Amaru en esa provincia. Ya es impactante al llegar y ver como si fuera una ola de viviendas sobre los cerros, y la particular geografía del lugar. Muchas de esas viviendas —aún sin entregar o casi terminadas— fueron el alojamiento improvisado para compañeros y compañeras de distintos lugares del país. Allí entre debates y análisis de la realidad nacional y regional, nos maravillamos de ver escuelas, talleres textiles, comedores comunitarios obras de infraestructura llevadas a cabo por los y las compañeras de la Túpac, con todo con esa prestancia de orgullo, por ser protagonistas de su propia vida. Todo eso por iniciativa e idea de una diminuta mujer, Milagro Sala. 

Dos años más tarde en febrero de 2010 representando a La Concertación (hoy Forja) acompañamos al entonces presidente del Inadi, Claudio Morgado a propósito de la situación lamentable de Félix Díaz y la comunidad de La Primavera en la provincia de Formosa. Todo aquel que quiera acercarse allí y más si viene con intenciones de informarse o ayudar, la Policía provincial le revisa hasta las caries, todavía me produce angustia al recordar que después de varios minutos de recorrer el camino monte adentro, encontrar personas allí como parte del paisaje, mujeres que miran con desconfianza, niños que miran con asombro y hombres, que las cicatrices del tiempo y del hábitat hacen difícil determinar la juventud y la ancianidad. Les robaron sus tierras, los amenazaban constantemente, muchos de sus miembros inclusive familiares de Félix han muerto en situaciones dudosas. 

Más de diez años después la realidad de Jujuy es distinta, un gobierno que, de la mano de una justicia cómplice (igual que Rozas en el Chaco nombro sus funcionarios como jueces) se encargó de perseguir y encarcelar a una oponente política como Milagro, solo por encarar una titánica tarea de hacer mucho por su gente y declarar sus convicciones ideológicas. 

Para Félix Díaz, en cambio, todo sigue igual. En su momento Morgado quiso ayudarlo desde el INADI, pero su gestión duró poco, tal vez por enfrentarse a Gildo  le costó el cargo. 

En la última etapa del gobierno de Macri, se le otorgó también un cargo, pero era obvio que solo para embarrar la gestión de Alberto Fernández.

 La cuestión es que otra vez Félix y su gente siguen acampando pacíficamente y con su asombrosa paciencia, esperando lo que me parece que nunca va a llegar; que las promesas se cumplan; que las leyes se respeten; que la Constitución Nacional mande. 

Pido al gobernador Morales por la libertad de Milagro Sala, injustamente privada de ella, y pido al gobernador Insfrán que le devuelva las tierras de la comunidad La Primavera al pueblo qom. Todavía hay miopes y necios que quieren desmerecer la lucha y el amor a su gente de Félix, mostrando una foto con Macri, rudimentaria manera. La inmensa dignidad de Félix Díaz no reparará en esas infantiles cuestiones, pero como no soy tan digno como él, podría mostrar muchas fotos de algún Nac&Pop abrazado a Menem o a Coqui Capitanich con Sergio Schoklender o a Victoria Donda con Prat Gay en la playa. Félix Díaz no está preso, es cierto, por una simple razón; no representa al kirchnerismo y los kirchneristas lo ignoran; no representa al macrismo, estos lo usan ocasionalmente. Él representa a unos pobres originarios en un lejano monte lejos del Obelisco. Representa a niños que miran con asombro, mujeres sufridas que miran con desconfianza y hombres con mirada de niño, tal vez solo representa a la verdadera nación argentina.  

Me olvidaba, si ven una foto de Félix con Nora Cortiñas o Pérez Esquivel, no piensen que son vende patrias.  

NICOLÁS PORTILLO

DNI 16321802

Resistencia 

.....................

Notas Relacionadas