Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/205765

La inseguridad vuelve al primer plano en la capital del Chaco

El caso provocó dolor e impotencia en los habitantes de una zona que se volvió peligrosa desde la mudanza del pediátrico. “Hay motochorros a cualquier hora”, denuncian.

El barrio Central Norte de Resistencia recibía ayer por la mañana una noticia dolorosa. Había fallecido Esther Soto de Müller, a los 97 años, producto de una descompensación. Sin embargo, el episodio que le había tocado vivir minutos antes fue sin dudas el desencadenante de tan fatal desenlace.

Alrededor de las 7.30, un delincuente ingresó en su vivienda ubicada en Julio Acosta 175. Según se pudo reconstruir por el relato de vecinos, el ladrón ingresó en la casa de Esther de forma violenta, y ella alcanzó a refugiarse en una habitación desde donde a los gritos pedía auxilio y desde donde pudo comunicarse con el 911.

Una vecina vio la puerta abierta e ingresó y acompañó a Esther, mientras se presume que el delincuente escapó por el patio trasero sin llevarse nada.

Al cabo de unos momentos, un nuevo llamado al 911 por parte de la acompañante alertaba sobre la descompensación de Esther, quien se encontraba sin signos vitales cuando llegaron los médicos en la ambulancia.

ZONA DE ALTO RIESGO

Abordados por los medios, los vecinos dieron cuenta de encontrarse en una zona de inusitada inseguridad desde que se mudó el Hospital Pediátrico (año 2015), quedando el edificio viejo en estado de abandono.

En contacto con NORTE, vecinos de Esther comentaron: “Desde que el Hospital Pediátrico viejo se mudó al nuevo, se volvió inseguro. Y ahora cada vez es peor. Siempre roban, hay motochorros a cualquier hora”. “Entraron en las casas de casi todos los vecinos”, señala otro vecino.

“Ya se hablo con autoridades de la Policía y la ministra de Seguridad para que intervengan, hasta ahora sin respuesta”, agregan. La queja apunta

a que el viejo edificio del Pediátrico se convirtió en una especie de “aguantadero” -según grafican- de delincuentes, y que hasta el momento el clamor por mayor seguridad en el barrio no es escuchado.

LECTORA DE NORTE

Esther fue una leal lectora de NORTE, por lo que dolor también inundó a este matutino. Era común recibir sus manuscritos para ser publicados en la sección Carta de Lectores. También fue egresada de la primera cohorte de la Escuela de Bellas Artes de Resistencia. s

Notas Relacionadas