Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/205659

Se siguen vendiendo en el mercado negro alimentos de Desarrollo Social

Desde finales del año pasado a la fecha se registraron al menos 20 denuncias por comercialización de productos que distribuye el estado.

Meses atrás la detención de la dirigente social Vanesa López provocó una reacción social importante dado que ella vendería mercadería que pertenecía a Desarrollo Social y estaba destinada a ayudar a la gente más humilde.

Con el correr del tiempo se supo que no se trataba de un caso aislado, sino de una práctica que se da en varias localidades de la provincia y que pese a los esfuerzos que se hacen es difícil de erradicar.

En este comercio se realizó uno de los últimos operativos para confiscar mercadería de Desarrollo Social.

Los funcionarios consultados indicaron que se detectaron casos en El Impenetrable. Es decir que, luego de poner en marcha una gran logística y contar con la colaboración del Ejército, aparecen ofertas en las redes sociales.

En este caso la ayuda fue entregada a las familias y no pasaron por las manos de los dirigentes sociales, se trata de operativos en los que no hay intermediarios.

Sin embargo, las operaciones en el mercado negro siguen. Ante la aparición de los primeros casos se tomaron varias medidas, entre ellas la creación de un centro para denunciar los casos y se firmaron convenios que permiten actuar rápidamente.

Uno de estos convenios permitió que se involucrara a delitos informáticos, algo clave dado que una parte de estos productos son ofertados en las redes sociales como Facebook.

Desde finales del año pasado hasta ahora han contabilizado al menos 20 casos que fueron denunciados pero eso no implica también un trabajo de campo para detectar estas operaciones. Uno de los lugares donde se detectó que se venden estos productos es en el Parque Tiro Federal.

Allí se realizó una inspección antes de que se ordenen las nuevas restricciones por la cuarentena. Pero para poder seguir luchando contra estas prácticas se necesita por un lado que la sociedad denuncie, ahora lo puede hacer en cualquier comisaría, pero también que los compradores rechacen estos productos.

El último procedimiento detectado fue en una despensa ubicada en avenida Lavalle y calle Ramón Tissera. La denuncia se presentó solo 24 horas antes, lo que demuestra lo rápido que se actúa.

Notas Relacionadas