Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/205070
La arteria, corredor clave de la ciudad, sufre un abandono de un año

Vecinos de avenida Arribálzaga piden al municipio que despierte y responda

Por el pésimo estado de la calle 25 dejaron de circular líneas de colectivos. Hay que caminar hasta 15 cuadras para acceder al transporte público. La intendencia no reacciona

“Esto no se debería llamar avenida Lynch Arribálzaga, sino avenida de la Vergüenza, porque es la vergüenza de la ciudad”, dice una vecina de la zona en que esa arteria se corta con avenida Edison.

Arribálzaga nace en avenida 9 de Julio y es una arteria de tierra en prácticamente todo su trayecto. Se encuentra en un estado de total abandono por parte de la Municipalidad de Resistencia, pese a que es un corredor clave para el este y sudeste de la ciudad.

Un colectivo de servicios particulares se anima y avanza entre los pozos y el barro que dominan toda la zona ante una lluvia. Prácticamente desde el año pasado no hay mejoras.

Es que la “avenida” atraviesa numerosos barrios muy habitados, para unir la traza de 9 de Julio con la avenida Soberanía Nacional. Son 24 cuadras terribles, sobre todo en el tramo comprendido entre avenida Castelli y Soberanía.

Una mujer que reside en ese segmento se comunicó con NORTE para hacer un llamado desesperado al intendente Gustavo Martínez. “Dejaron de entrar los colectivos de las líneas 5 y 8, porque con este estado de las calles se les rompen los coches, y entonces para tomar un colectivo hay que caminar diez o quince cuadras en una zona en la que todo el tiempo hay robos y arrebatos”, contó.

Las perspectivas no son buenas. La actual gestión municipal está mostrando una inacción alarmante en cuanto a la red vial urbana. No sólo no pavimenta, sino que tampoco coloca ripio en las calles de tierra. Pero lo peor es que ni siquiera
realiza en ellas trabajos que al menos las hagan transitables.

Un panorama que es común a todos los barrios