Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/205060

Gran triunfo de Vélez ante Liga para quedar segundo

El Fortín se impuso al equipo ecuatoriano con goles de Almada, Janson y Mancuello, mientras que Zunino marcó para los visitantes. Con este resultado, los de Pellegrino quedaron segundos en el grupo G y llegan entonados al partido del domingo ante Racing.

Festejo de la joya Thiago Almada, que puso el primero para el Fortín. Foto: Prensa Vélez.

Vélez, moldeado por la muñeca de orfebre de Mauricio Pellegrino, es pragmático. El técnico le aportó orden a la frescura, el desparpajo, la dinámica y la rebeldía que los juveniles tienen por naturaleza. Se trata de un equipo que sabe a qué juega. Un conjunto que puede darse el lujo de rotar y tener a Ricardo Centurión sentado en el banco de suplentes y de sacar rédito de su capacidad de desequilibrio individual y desborde cuando entra con las piernas frescas para aportar oxígeno y encarar a defensores cansados. Un plantel que también cuenta con una figura de la talla de Federico Mancuello, quien ingresó y, oportuno, aprovechó un error del rival para sellar el tercero.

Celebra Lucas Janson, que puso el 2-1 parcial a los 23´ST. Foto: Prensa Vélez.

El Fortín intenta mantener el equilibrio sin que eso implique cortarles las alas a aquellos futbolistas que vuelan como los extremos Agustín Bouzat y Lucas Janson. El equipo también sabe combinar el vértigo de la salida punzante por las bandas con la pausa de Thiago Almada, quien con apenas 20 años se anima a pedir siempre la pelota, que no arruga cuando cortan su juego con duras infracciones y no se achica ni siquiera fallando un penal en el amanecer del encuentro, tal como le sucedió ante Liga. Un Almada que fue suplente en varios partidos del ciclo de Pellegrino y que se ganó la titularidad a fuerza de buenas actuaciones.

Almada y el festejo con sus compañeros para la victoria parcial de Vélez. Foto: Prensa Vélez.

Lucero, aún sin convertir, es un engranaje que desempeña un papel importante en el funcionamiento colectivo. El delantero desgasta a los zagueros física y mentalmente con su movilidad permanente y tiene capacidad asociativa para salir del área e integrarse al circuito de juego con Bouzat, Almada y Janson. Como contrapartida, Vélez sufrió a espaldas de ambos extremos, quienes son más aptos para atacar que para defender. Es por eso que Muñoz y Arce fueron incisivos cuando encararon a Guidara y Ortega.

Con la victoria ante Liga, Vélez hilvanó su cuarto triunfo consecutivo, con diez goles a favor y apenas uno en contra. El conjunto de Pellegrino, quien guardó a varios jugadores, llega entonado al partido del domingo contra Racing.

Fuente: Olé. 

Notas Relacionadas