Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/204906

Movilidad urbana, un problema por resolver

El crecimiento urbano que experimentan las áreas más pobladas del Chaco forma parte de un fenómeno que se observa a escala global.

En la actualidad más de la mitad de la población mundial vive concentrada en las ciudades y, al menos por ahora, es poco probable que cambie esa tendencia que trae múltiples problemas para resolver, entre ellos el de una movilidad urbana más organizada para evitar situaciones caóticas en el tránsito y reducir los niveles de contaminación sonora y ambiental.

Según un estudio realizado por la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes en el país hay más de 14,3 millones de vehículos en circulación (autos, utilitarios, colectivos y camiones), lo que arroja un promedio de 3,5 habitantes por cada vehículo. No debe sorprender, entonces, que en las principales ciudades se observe todo tipo de problemas en el tránsito, desde siniestros hasta demoras para desplazarse de un lugar a otro, sin olvidar el impacto ambiental provocado por la creciente emisión de gases contaminantes.

Además, la falta de un servicio público de transporte de calidad hace que muchas personas opten por movilizarse en sus vehículos particulares, lo que agrava el problema de la contaminación. Una alternativa para hacer frente a este último desafío para las ciudades es el empleo de vehículos eléctricos que, en los países más desarrollados, tienen cada vez una mayor proporción de cuota de mercado. En ese sentido, varias naciones de Europa, además de China y Estados Unidos muestran un creciente número de vehículos eléctricos entre las preferencias de sus ciudadanos.

Claro que, comparado con esas realidades, por estas latitudes la presencia de vehículos no contaminantes puede sonar a ciencia ficción. Sin embargo, hay que recordar que en las economías de mercado el uso masivo de un producto depende en buena medida de las estrategias de las grandes empresas.

A modo de ejemplo puede citarse -salvando las distancias- el caso de la telefonía móvil, un producto-servicio que parecía destinado a un público muy reducido cuando desembarcó en la Argentina, a finales de los años 80, y solo para usuarios del Gran Buenos Aires, pero que hoy está presente en todos los rincones del país, y tanto es así que se estima que alrededor de 32,4 millones de argentinos son usuarios únicos de algún tipo de teléfono móvil inteligente, lo que convierte a la Argentina en uno de los países de la región con más dispositivos de ese tipo en uso.

¿Podría darse un fenómeno similar con los vehículos eléctricos en los próximos años? Es posible; pero por las dificultades de la economía local, más el duro golpe que asestó la pandemia a los planes de recuperación, lo más probable es que el empleo masivo de estos vehículos a nivel local se demore más de lo esperado. Pero en los países más desarrollados es cada vez mayor el número de empresas automotrices que desarrollan motores eléctricos ante lo que consideran un inminente cambio de paradigma en la movilidad urbana.

Y hay más: también el gigante de celulares estadounidense Apple está planificando y llevando a cabo la idea de la fabricación de un automóvil que podría llegar a la etapa de producción en 2024 y para eso ya inició conversaciones con la empresa Kia Motors, perteneciente al grupo de Hyundai, que se mostró interesada en el proyecto que demandará una inversión inicial de 3600 millones de dólares.

La mayor conciencia que existe en la población respecto al cuidado del planeta y la necesidad de reducir los niveles de contaminación ha llevado a grandes jugadores de la industria automotriz a dar un paso hacia adelante en cambio de paradigma que experimenta la movilidad urbana. En nuestro país, en tanto, una docena de marcas ya comercializan autos con motores híbridos o eléctricos y se espera que este año se sumen algunos modelos más. Según fuentes oficiales, el año pasado se vendieron 2383 autos con motores que utilizan esa tecnología.

¿Experimentará este segmento del mercado automotor un crecimiento similar al que registró la telefonía móvil? Suponiendo que la movilidad eléctrica llegue también al transporte público, ¿se transformará, para mejor, este servicio en las ciudades?
La movilidad urbana es, sin dudas, un problema a resolver también en las ciudades chaqueñas. El tiempo dirá si la incorporación de vehículos eléctricos y una eventual mejora en el transporte público permitirán mejorar la calidad de vida en la provincia.