Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/204744

Insssep entrega turnos para odontología con demoras de 80 días

En la auditoría de Resistencia, solo se accede a unas cuatro citas por hora. Y los pacientes, ante esta odisea, no resisten la eterna espera.

La prestación de servicio de odontología de la obra social provincial Insssep está generando serios problemas en lo referido a la entrega de turnos. Las autorizaciones de los turnos solicitados por los pacientes se dan en plazos muy largos, y son muy difíciles de conseguirlos.

Ante la situación insostenible, muchos profesionales se están dando de baja de la obra social provincial.

Ante ello, los odontólogos no pueden atender hasta que el paciente consiga la aprobación de la prestadora, que solo emite cierta cantidad de turnos para una demanda muy amplia en la capital chaqueña.

Alicia Solís, presidenta del Colegio de Odontólogos de la provincia, detalló a NORTE sobre la situación de su actividad profesional, la cual se ve afectada por la burocracia de la prestadora.

“En este momento, en Resistencia se consiguen turnos por la aplicación recién para el 26 de julio, a 84 días”, fue lo primero que señaló Solís, apuntado contra el sistema de autorización preoperatoria, modalidad que requiere la revisión previa del paciente para la aprobación del turno, que causa las excesivas demoras.

Esta modalidad de trabajo adoptada por Insssep solo da 4 turnos por hora, un número más que insuficiente para este servicio, “sobre todo en Resistencia donde tenemos la mayor cantidad de pacientes afiliados a la prestadora provincial”, indicó.

El problema, dice la profesional, es que la mayor parte del día la auditoría donde se sacan turnos está vacía, y los pacientes, que no están dispuestos a esperar tanto tiempo, desisten de su turno pero tampoco lo dan de baja, lo que hace que complique a la siguiente persona que espera ser atendida. “Hay un solo consultorio habilitado para revisión, donde dan un turno cada 15 minutos, lo que hace que sea un descalabro conseguir la atención odontológica”, agregó Solís.

Además, la presidenta del colegio indicó que en caso de surgir una emergencia, los profesionales pueden atender sin autorización previa, pero solo con extracciones simples y tratamientos de conductos, no así obturaciones y extracciones de dientes retenidos, como un tercer molar o una muela del juicio, cuya práctica requiere el aval de la prestadora y la revisión del paciente.

“Los odontólogos tenemos la obligación de resolver el dolor, pero hoy el paciente debe esperar que llegue su turno para hacerle la reconstrucción del diente. Es un perjuicio para pacientes y odontólogos”, dijo al respecto.

LOS COSTOS DE LA BIOSEGURIDAD

La profesional aseguró que hoy se consiguen los materiales de bioseguridad para proteger la salud tanto del paciente como del odontólogo, cosa que no ocurría el año pasado al comienzo de la pandemia.

Otro factor que complica a la actividad es la falta de cobertura de los insumos, incluso de las obras sociales prepagas más importantes, que no contemplan los gastos de, por ejemplo, el kit de bioseguridad.

Sin embargo, Solís añadió que se trata de una suma considerable de dinero que deben asumir cada vez que viene un paciente. A partir de septiembre, cuando empezaron a llegar al país los materiales de bioseguridad, los odontólogos pudieron equiparse para que no se corra el riesgo de contraer coronavirus en los consultorios, pero todo el kit descartable deviene en un costo más para el servicio.

LAS PREPAGAS NO CUBREN AUMENTOS DE LOS INSUMOS

Según un relevamiento realizado por la entidad colegial, los materiales e insumos odontológicos tuvieron un aumento del 24 por ciento desde el 1 de enero hasta hoy. Sobre esto, Solís remarcó que ninguna obra social les brinda cobertura, ni siquiera las prepagas. “Las obras sociales más importantes nos dieron un aumento del 5,5 por ciento”.

Sobre esto, la profesional explicó que la consulta pasó de valer 490 a 505 pesos. Incluso las prepagas más caras no pagan más de 500 pesos una consulta, y debido a esto, muchos odontólogos se están dando de baja porque no pueden aguantar el aumento.

“Antes las obras sociales prepagas nos reconocían hasta el triple respecto al Insssep, pero hoy están iguales, pagando poco”, sentenció Solís, ya que a los odontólogos “nos cuesta decirle al paciente que nos tuvimos que dar de baja de equis obra social porque es muy bajo el arancel”.

Por último, la titular de los odontólogos chaqueños sostuvo que muchos de sus colegas están buscando la manera de mantener abiertos sus consultorios en este difícil contexto, siendo que también ahora están trabajando con menor cantidad de pacientes por los protocolos de seguridad, “y con lo poco que nos están dando las obras sociales nadie aguanta, ni siquiera las prepagas se están poniendo al día para que nosotros podamos solventar la inflación y el aumento de los precios. La verdad es que así no se sabe cuánto tiempo más se puede aguantar”, finalizó.

Temas en esta nota

InsssepTurnosodontología
Notas Relacionadas