Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/204422
Desde El Sauzalito hasta Formosa

Extraordinario operativo para trasladar a un bebé prematuro en canoa por el río Teuco

CASTELLI (Agencia) - La historia es estremecedora y emocionante, pero  refleja una cruda realidad de nuestro Impenetrable.

Sucedió  durante la jornada de sábado cuando trabajadores del hospital Arturo Illia de El Sauzalito tuvieron que montar un impresionante operativo por tierra  y agua para trasladar hasta la localidad de Ingeniero Juárez, Formosa, a un bebé de 32 semanas que había nacido a las 4 de la mañana de ese día.

Su derivación era urgente y no había alternativas para llevarlo en ambulancia hasta el hospital de Castelli debido a las condiciones intransitables de las rutas por las abundantes lluvias que se produjeron en todo el Impenetrable. Entonces, los empleados del hospital,  en coordinación con profesionales del Hospital del Bicentenario y autoridades del Ministerio de Salud, orquestaron una travesía para salvar al bebé y a su mamá de 23 años.

El operativo consistió en el traslado desde El Sauzalito hasta Tres Pozo en ambulancia, luego en canoa cruzaron el río Teuco para llegar en una ambulancia de Formosa hasta la localidad de Ingeniero Juarez.

LA CONMOVEDORA HISTORIA

Élida había ingresado al hospital de El Sauzalito a la medianoche del viernes con 3 centímetros de dilatación y un embarazo de 32 semanas de gestación. A las 4 de la mañana dio a luz a su bebé que pesó 1.850  gramos. Allí trabajaron para asistir a la mujer y al bebé David Navarro, Licenciado en Obstetricia, el doctor Javier de Domingo y las enfermeras Laura Anrique y Patricia Aguirre. Era un parto prematuro por su corta edad gestacional  y se tornaba urgente derivarlo a otro centro de mayor complejidad,  pero la lluvia se había desatado intensamente  en la región, y a pesar de la insistencia de los choferes de la ambulancia que estaban dispuestos a emprender viaje a pesar de las condiciones del camino, comenzaron a pensar en la alternativa de sacarlo hacia la vecina localidad formoseña a través del río Teuco. 

Mientras tanto le brindaban las primeras atenciones al recién nacido con los recursos que tenían disponibles y en medio de muchas otras adversidades. “Tuvimos que brindarle calor colocando agua caliente en guantes plásticos porque se nos cortó la luz durante horas en el hospital y corríamos el riesgo de que se nos muera de frío”,  relató David a NORTE. También se quedaron sin señal telefónica hasta las 9 de la mañana del sábado y luego pudieron avanzar con la coordinación del operativo de traslado. Desde el hospital de Castelli, la doctora  Roxana Medina  les daba recomendaciones a través de videollamadas; mientras que desde el Ministerio de Salud ya coordinaban con sus pares de Formosa para la logística de traslado. 

Finalmente, a las 13:30 del sábado comenzaron la delicada travesía. Utilizaron la ambulancia 4x4 que recientemente  recibió el hospital para recorrer  26 kilómetros hasta el paraje 3 Pozos donde hay personas baqueanas que cruzan el río en canoas. En total fueron 6 adultos, entre ellos David, José que es el odontólogo del hospital que colaboró, Élida la mamá del bebé, un chico de 17 años que también necesitaba asistencia médica de urgencia y los chalaneros  que remaban por las turbulentas aguas del Teuco.  Al bebé lo acomodaron en una fuente de acrílico de una incubadora  tapado con sábanas y una bolsa de residuos para protegerlo del frío; y llevaban un tubo de oxígeno para asistirlo.  

Las enfermeras Laura Anrique y Patricia Aguirre trabajaron junto al equipo que asistió a la joven en el parto en el hospital de El Sauzalito.

El viaje por agua tardó 15 minutos y en las costas formoseñas tuvieron que caminar un kilómetro hasta llegar a la ambulancia que los esperaba, y luego emprender viaje hasta la localidad de Ingeniero Juárez distante a 80 kilómetros del lugar. Allí, el avión  sanitario del Chaco los esperaba para trasladarlos hasta el hospital de Sáenz Peña. 

Durante las primeras horas de este domingo, Élida y su bebé ya fueron trasladados al hospital del Bicentenario y de a poco piensan en su regreso a su pueblo natal.