Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/204090
Desarrollo del Laboratorio de Cosméticos de la Uncaus

Las virtudes de los repelentes que se fabrican en Sáenz Peña

La fórmula del producto ya se registró en la Anmat y está más cerca de comercializarse en el país. 

 

Mientras los casos de dengue no cesan en la región y mosquitos como el aedes aegyti y otros se reprodujeron exponencialmente este año, un desarrollo local parece haber dado en la tecla.

Una demostración inobjetable se observó durante una recorrida por el predio Caraguatá en la que el guía salió prácticamente indemne de las picaduras mientras los demás participantes de la comitiva a duras penas se quitaban los insectos de encima. ¿La diferencia? El repelente que usaban.  

Un año antes municipios y algunas dependencias del Estado provincial habían distribuido varios lotes del producto elaborado en el Laboratorio de Cosméticos de la Uncaus a personal público que se desempeña en áreas estratégicas y con mayor exposición a los mosquitos. Entre ellas a guías y guardaparques.

“Hay gente que realiza otras actividades al aire libre, incluso que juega al golf lo piden”, agrega Néstor Dudik, responsable del desarrollo.

El producto contiene Deet, un ingrediente que contiene la sustancia toluamida y además de la concentración de su fórmula, es efectivo en el tiempo.

“En pandemia entregamos más de ocho mil repelentes entre comedores, merenderos, para personal de seguridad y justicia, y en operativos del camión sanitario”, describe Néstor Dudik.

El especialista explica que los repelentes en general se miden según su concentración y eficacia depende de la cobertura que proporcionen aunque también de la menor toxicidad que tengan, especialmente para niños (si bien el Deet no se usa en menores de tres años).

Después de investigaciones y varios ensayos sobre esos aspectos, incluyendo un test específico sobre irritación de la piel, el repelente logró su aprobación. Hoy transita un momento distinto, próximo a su ingreso en el mercado nacional para su comercialización. “El producto está inscripto en la Anmat, fue aprobado para comercializar y está a la espera de los convenios correspondientes. En cuanto se definan pasos se empezaría a vender a todo el país”, adelanta Dudik.

Si estuviera a la venta hoy mismo, el precio del repelente sería inferior al de primeras marcas y costaría unos $200 a $300.

Donaciones con sentido social  

Por la pandemia la distribución gratuita de alcohol y repelentes llegó como apoyo y prevención para las poblaciones más golpeadas por la emergencia sanitaria.

“En este último año entregamos más de ocho mil entre comedores, merenderos, para personal de seguridad y justicia, y en operativos del camión sanitario”, describe Néstor Dudik.

Se enviaron a sitios donde se registraron casos importados que se lograron aislar a tiempo, como por ejemplo en Taco Pozo con personas que habían viajado a Salta. Otro bloqueo epidemiológico abarcó a poblaciones de Campo Largo, Los Frentones y Pampa del Infierno, en otro caso que se originó por antecedentes de viajes de compras.

 

Además de esas intervenciones el farmacéutico sostiene que se donan productos a intendencias y escuelas e instituciones públicas de zonas rurales y sin acceso a agua potable. “Aseguramos aprovisionamiento a zonas sanitarias del centro oeste del Chaco, de alcohol sobre todo. Porque con el Covid-19 se pide lavar las manos, pero lejos de centros urbanos no hay agua o la hay con restricciones de horarios. De ahí la importancia de los sanitizantes”.

El alcohol en gel que se elabora en el Laboratorio de Cosméticos contiene vitamina C y la fórmula sanitizante, que es más líquida (en spray) es con base en glicerina, para cuidado de piel. Los investigadores también producen cremas con aguas termales.  

Repelente y alcohol, los dos productos del Laboratorio de Cosméticos de la Uncaus que acompañan las prioridades de la región. Foto: Uncaus

 

Notas Relacionadas