Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/202867
Día Nacional de la Accesibilidad

“En un negocio de ropa pedía algo y le contestaban a mi marido”

Testimonios de personas en situaciones cotidianas donde no se contempla su situación ni sus derechos.  

foto ilustrativa

En el Día de la Accesibilidad algunos casos concretos permiten comprender  situaciones que todavía falta cambiar.

Como por ejemplo personas a las que le resulta difícil comunicarse con otra que tiene una discapacidad.

Es importante dirigirse a la persona y no al acompañante", señala María José Cerimele, docente del Cenovi. 

"Me pasó que en un negocio de ropa pedí algo y la vendedora le contestaba a mi marido. Esas cosas duelen y te hace darte cuenta de todo lo que nos hace falta mejorar como sociedad”, narró a NORTE.

foto ilustrativa

“Todavía nos falta cambiar muchísimas cosas; por ejemplo que se ceda el asiento cuando se ve que una persona tiene alguna dificultad”, agrega. 

Por una operación reciente necesitó usar una silla de ruedas, además de su baja visión pudo vivenciar lo que es la discapacidad motriz con los inconvenientes del mal estado de las veredas: “Se hace casi imposible moverse”, lamenta.

Motociclistas que creen que las rampas son para ellos 

Rosita Díaz, una mujer que dedicó más de 30 de su vida a los derechos de personas con discapacidad , afirma  que la sociedad o el entorno social del Chaco "no están preparados para tratar a las personas con discapacidad. Demasiada gente no escucha o no atiende”, dice.  

“Las motos en veredas son un grave problema para las personas ciegas y no solo para ellas sino también para las personas mayores que tampoco tenemos por dónde pasar. Muchos motociclistas creen que las rampas son para ellos, no puede ser eso”, se queja.  

Las motos siguen marcando una presencia masiva en la circulación diaria y colman los puntos habilitados para estacionarlas.

La lista de obstáculos que enumera es extensa: rampas en mal estado o que directamente faltan en lugares estratégicos de la ciudad o un transporte público terrestre que sea accesible, son apenas el comienzo.

Desde mobiliario urbano que obstaculiza hasta rejas de locales comerciales o acondicionadores de aire instalados a la altura de la frente, son más ejemplos de lo que falta cambiar.

Lengua de señas y máscaras transparentes 

Noticieros locales con intérpretes en lengua de señas -como en Corrientes-, es algo que ni del gobierno ni del sector privado pudimos lograr en el Chaco, señala Rosita.

“No digo un programa propio, sino que en un noticiero de horario central del mediodía o de la noche exista accesibilidad comunicacional de LSA". 

Así como es necesario el uso de máscaras faciales y barbijos transparentes en el ámbito de la salud, seguridad y en el personal que atiende al público en organismos gubernamentales en general.