Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/202290

Hecatombes

Como el título ya es intrigante paso por la contratapa para develar un poco su contenido.

Indira Córdoba Alberca.

“No es solo la historia de una mujer intoxicada de realidad, es sobre todo una sucesión de vidas en la que cualquiera podría reconocer la suya. Una mujer aprende desde el horror cuando le está negada la posibilidad de ser madre, un juego de poderes desata el crimen pasional que impulsa la carrera de un inexperto periodista, un incidente cotidiano revela realidades insospechadas entre vecinos, la desesperación por conseguir un premio lleva a un joven pintor a trabajar con recursos nada convencionales, el estudiante que gana una batalla en la miseria y un femicidio, son algunas de las catorce historias enlazadas por el amor, la desgracia y los sacrificios que forman parte de este libro.
La narrativa de Indira Córdoba Alberca es efectiva y perturbadora en la medida en que los temas, personajes y acciones que aparecen en sus relatos revelan un mundo que trastoca el orden social establecido; lo sobrevuela y, en ocasiones, muestra otra cara de lo real. El ruido en la cabeza del lector se apaga mucho después de vivir estas ficciones breves, crueles y hermosas”.
Indira nació en Quito (Ecuador). Publicó los libros de cuento: ‘Diosas en el fuego’ (2007), ‘Ruleta rusa y otros giros de fortuna’ (2013), y ‘Hecatombes’ (2020).
Actualmente reside en la ciudad de Corrientes, donde imparte talleres literarios a diverso público, y su trabajo fue reconocido con publicaciones, premios, antologías y menciones en Ecuador, Argentina, México, Estados Unidos, España, Colombia y Canadá.

Autora: Indira Córdoba Alberca. Libro: "Hecatombes". Editorial: Biblos.

ANTOLOGÍAS

‘Ruleta rusa’, relato publicado en la antología de ‘Los Creadores de la Universidad Del Sol’. UNNE. Corrientes Capital – Argentina. Noviembre de 2010.
‘Estocada al matador’, publicado en la antología ‘Bajo las luces oscuras’ del Taller Cultural Retorno de la Casa de la Cultura Ecuatoriana. Quito, septiembre de 2012.
‘Jazz, Blues and soul’, relato publicado en la antología de la Universidad Nacional Autónoma de México ‘Letras en la frontera’. México 2015.
‘Acá todo anda bien’, publicado en la antología del equipo editorial Hispanic Culture Review de George Mason University. Virginia U.S.A 2016.
‘Hecatombes’, publicado en la antología Virginia&Co, editorial Lugar común, Canadá 2019.


DIARIOS Y REVISTAS

‘Con la misma lana’, publicado en la revista ‘El Nuevo Libre’. Corrientes Capital – Argentina. Septiembre de 2010.
‘Reencuentro’, publicado en la ‘Revista Rumbos’ publicación dominical, propiedad de Comercializadora de Medios del Interior S.A. Buenos Aires – Argentina. Noviembre de 2012.
Cuento ‘A las 7am en el 101’
http://litteraturalalotteria.blogspot.com.ar/2016/02/a-las-7-am-en-el-101indira-cordoba.html 
Mini ficción ‘Despedida’
http://revistaliterariamonolito.com/minificcion-despedida-por-indira-cordoba-alberca/ 
Cuento ‘Ni por ojo ni por diente’
http://www.rdbitacoradevuelos.com.mx/2018/02/cuento-ni-por-ojo-ni-por-diente-indira.html 

Fragmento de Hecatombes

(cuento que le da nombre al libro)

El doctor Baldeón se había mantenido caminando a mi lado a una prudente distancia de ellos, me tomó del brazo en el pasillo y sin quitar su mirada de la mía me preguntó: “¿Qué pasó?”.

Parecía una acusación. Las luces se apagaron por completo. Corrí de regreso al baño sin cuidar las formas, a mitad de camino pudo la náusea. Después de un par de arcadas sentí que mis entrañas, mis vísceras expulsaban en una catarata semisólida, viscosa y amarga mi estrés de la semana, el hastío de lo que dejé atrás, lo que fui capaz de hacer para ir a esa ciudad, el desprendimiento, las despedidas, las renuncias, la resignación, las ganas de un renacer, los malentendidos, los tropiezos, la babilonia, el hilo del laberinto que nunca se encuentra.
Yo no podía ni quería parar.

El doctor Baldeón estaba inmóvil, mudo, como los demás que me rodeaban. Ni intentaban correrse para que no los salpicara el deslave de hipocresía, frivolidad y deshonestidad que hacía mucho me había tragado. Por un momento el vómito caía como fina llovizna y suspiraban aliviados, pero de mi interior bramaba otra vez la lava del volcán andino que expelía burlas, frigidez, desamor, amores malditos que atraen el infortunio, la vocación de cornuda, los secretos de alcoba, los te amo de mentira, los yo también que se responden por logística, los ex, el actual, los imposibles.

En el fuego del cráter vimos una turba que protestaba en una marcha, los golpearon, los ahogaron, algunos cantaron hasta morir y sin moverse un coro que me retumbará eternamente en los oídos: “¿… dónde está el sol, dónde mi gente… dónde está el sol cuando es para mi gente?”.

Las primeras planas sangrientas de los diarios, los absolutismos, los fanatismos, el silencio de los cobardes, la impunidad, los dioses de la culpa, los muros que impidieron el rescate, los pactos suicidas, los filicidas y los parricidas, la esclavitud, las mujeres empaladas y degolladas, los hombres torturados, los hijos que se pierden para siempre, los ancianos maltratados, los pederastas, los traidores, las lenguas que brincan como cola de lagartija: todos cayeron en el torrente de mi vómito.

Mis contertulios observaban aterrados, se cubrían las narices para no sentir el olor putrefacto que emanaba el suelo cubierto de cadáveres, de tumbas sin nombre, de la desidia hecha gangrena.

Notas Relacionadas