Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/201793

Bayern Munich es el nuevo campeón del mundo

Con polémica, venció 1-0 a Tigres en la final gracias a un gol que el VAR le convalidó a Pavard obviando una mano de Lewandowski. Los alemanes hicieron historia: seis títulos en una temporada. ¿Tigres? digno.

Neuer con el trofeo para la foto del campeón (AFP).

¿Qué tiene para envidiarle este Bayern Munich a los más encumbrados de la historia del fútbol? ¿Por qué la máquina que craneó Hansi Flick que se lleva puesta a todo lo que se le pone por delante no habría de pertenecer al selecto grupo de equipos inolvidables? Si los mismos que hace poco menos de un año reventaron a goles al Barcelona ahora coronaron un temporada perfecta en la que alcanzaron el sextete que alguna vez supo conquistar el elenco catalán de Guardiola y Messi en 2009.

La victoria 1-0 de este jueves frente al dignísimo Tigres para quedarse con el Mundial de Clubes también les permitió a los germanos alcanzar el récord de ese monstruo de Pep, un orgullo que ni el mejor Real Madrid de Cristiano Ronaldo pudo tener. Bayern gritó campeón, sí, pero también pidió un lugarcito en la memoria colectiva futbolera...

Bayern Munich campeón del mundo.

El Bayern Múnich cumplió con lo esperado y este jueves se coronó campeón del Mundial de Clubes al superar por la mínima a Tigres de México en el Education City Stadium de Qatar. El cuadro alemán selló así el Sextete, que solo el Barcelona de Guardiola había conseguido en su primera temporada.

El trámite del juego fue más parejo de lo esperado. Es que los Bávaros sintieron las ausencias de dos referentes como el defensor Jerome Boeteng, quien regresó a Alemania por razones personales, y el mediocampista Thomas Müller, quien dio positivo en su último test de COVID-19. Por eso, si bien dominó el balón, le costó generar situaciones.

Tigres de México se quedó al borde de la gloria en Qatar (Reuters).

Tras un primer tiempo sin goles, en el que el VAR tuvo que intervenir correctamente para anular por fuera de juego de Robert Lewandoski una acción que había terminado en gol de Joshua Kimmich, la emoción llegó en el complemento.

El marcador se rompió a los 15 minutos de la segunda mitad gracias a un centro frontal para Lewandowski que exigió la salida apresurada de Nahuel Guzmán. El balón pegó en ambos y tras una carambola quedó servido para Pavard, quien en el área y sin resistencia definió sin inconvenientes. En una acción poco comprensible, y desoyendo los consejos de la FIFA, el juez de línea levantó la bandera en plena celebración para indicar una supuesta posición adelantada del delantero polaco. Afortunadamente el VAR intervino para marcar el error del asistente y convalidar el tanto.

Con información de Olé & Infobae.