Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/201660

El City goleó al Liverpool y es más puntero que nunca

El arquero más caro de la historia regaló dos goles y volcó la balanza a favor del City, que venció 4-1 al Liverpool , con doblete de Gundogan, una anotación de Sterling y un misil de Foden y sacó más distancia en la cima. El local lo había igualado de penal gracias a Salah.

Festejo de los "Ciudadanos".

El Manchester City goleó al Liverpool en Anfield por 4-1 pero el gran protagonista del partido no fue el juego de posesión y presión de Pep Guardiola ni la intensidad que le imprime Jurgen Klopp a su equipo. Alisson Becker, el arquero brasileño, regaló dos goles que cambiaron el trámite del encuentro. Los Citizens cosecharon su 14° victoria consecutiva, siguen líderes y le sacaron cinco puntos al Manchester United, escolta.

Lejos de las expectativas, el primer tramo del duelo fue aburrido y sin chances. Ambos buscaban imponerse con salidas limpias desde el fondo y juego vertical, pero ninguno podía dominar las acciones del partido y doblegar al rival. Y cuando los Reds comenzaban a llegar al arco contrario primero con un cabezazo de Mané y después con un remate de Firmino, el que tuvo la gran chance fue el visitante.

İlkay Gündoğan convirtió por dos en la goleada del City.

Sterling encaró y se metió dentro del área para que Fabinho le cruzara la pierna. Contacto leve pero contacto al fin: el árbitro cobró penal pero Gundogan, que se hizo cargo de la pelota, la mandó bien arriba del travesaño.

Sin embargo el alemán no sintió el golpe anímico y mantuvo el nivel que lo hizo patrón de al mitad de la cancha y clave en la generación de juego de su equipo. Con esa actitud, a los cuatro minutos del segundo tiempo capitalizó un rebote dentro del área chica tras una buena jugada colectiva y abrió el resultado.

Dejando espacios en el fondo, el Liverpool fue por el empate de inmediato. Es que ni siquiera la igualdad le servía porque estaba a siete del City necesitaba ganar para recortar distancias y ponerse en carrera. Tras un error de Ruben Días, Mohamed Salah entró al área, lo tomaron y se dejó caer. Igual que en la primera mitad, el árbitro cobró penal pero esta vez el equipo de Klopp, desde los pies del egipcio, no falló.

Sólo 10 minutos le duró la expectativa a los últimos campeones de la Premier League. A los 28, Alisson quiso salir jugando con los pies pero falló, aunque tuvo otra chance y, asustado, quiso reventarla: se la dejó en los pies a Foden, que desbordó y le dio el pase a Gundogan, otra vez abajo del arco. Tres minutos después, otra vez el arquero intentó dar un pase y Bernardo Silva aprovechó su escasa ductilidad con los pies para asistir a Sterling, en un calco del gol anterior. Foden, después, encaró por izquierda y le rompió el arco al brasileño para sentenciar el resultado.

Con un partido pendiente ante el Everton, el City llegó a los 50 puntos, cinco más los que tiene el eterno rival de la Ciudad, el United. Más atrás aparece el Leicester, con 43 y cuarto figura el Liverpool, con 40 a diez puntos que pueden ser 13. Guardiola se frota las manos y Klopp se empieza a preocupar.