Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/201658
Uno de los primeros con Covid-19 en la provincia

“Las medidas no son difíciles de cumplir, pero no las hacemos y por eso se fracasa”

Un veterinario de La Escondida cuenta su aislamiento, su temor de contagiar a la familia y cómo superó la enfermedad por coronavirus.

La Escondida (por la corresponsal Bety Manrique)

“Tuve coronavirus, no me la contaron”, así comienza Néstor Paulón, más conocido como Atón, el diálogo con NORTE. En junio 2020 se presentaron los primeros casos locales de Covid-19 y el suyo estuvo entre ellos.

Ante una confirmación que se presentó en su trabajo, el joven veterinario se aisló en su domicilio, llamó al hospital, le hicieron un test rápido y dio negativo. Unos días después un nuevo hisopado resultó positivo; inmediatamente les tomaron muestras a su señora y cuatro hijos, que dieron negativo.

“Ya estaba aislado y desde salud pública me dieron las indicaciones de todo lo que debía hacer, cuidados, higiene”, describe.

Aton Paulón contó su experiencia y el gran sentido de responsabilidad de toda la familia.

Estuvo 20 días encerrado en una habitación para evitar contagiar a cualquiera y también su familia se aisló en la casa, nadie salió ni siquiera a hacer compras y la angustia era permanente.

Temor a contagiar   

Los síntomas fueron desgano, algo de tos y sentía una fuerte gripe pero rara

“Sentí dolores raros en todo el cuerpo, estaba muy agotado y sentía  cansancio muscular”, cuenta Aton.

En el cuarto no tenía teléfono ni TV porque no quería escuchar nada.

“Pero es muy angustiante vivir  entre cuatro paredes, sin contacto con el exterior, con la familia, mi único contacto era mi señora que me alcanzaba los alimentos, y  apenas se abría la puerta”.

“Pienso que lo mío no fue demasiado fuerte o mi estado físico ayudó, no tengo enfermedades de base, pero he visto gente que lo pasó muy mal y algunos partieron”.  Hoy el veterinario reflexiona  que las medidas no son difíciles de cumplir, pero no las hacemos, por eso se está fracasando”.

El regreso 

“A mediados de julio me salió el hisopado negativo y desde el Ministerio de Salud me dieron el alta, para todos fue como nacer de nuevo”.

Lo más angustiante, en ese cuarto eran sus pensamientos: “Temía contagiar a mis hijos, a mi esposa y a mis padres, que ya son grandes”.

El feliz reencuentro de la familia, cuando le dieron el alta a Atón.

De esos días recuerda que “cada vez que salía al baño, los chicos estaban lejos, no los veía y Nani Vallejos (su esposa) tenía que limpiar y desinfectar todo, varias veces al día”.

Aton dice que no le quedaron secuelas, únicamente que no podía respirar profundamente. Al hacerse un chequeo médico resultó ser problema muscular, que lo superó con sesiones de masajes.

Conmovedora solidaridad 

“No siempre los otros tienen la culpa de lo que nos pasa, siempre  queremos echar culpas a los otros, pero no debemos compartir vasos, mate, cubiertos, usar tapabocas, lavarse las manos desinfectarlas con alcohol,

“En todos los eventos debe haber en la entrada alcohol en gel y tapabocas

En el hospital me atendieron muy bien, pasaban por mi casa a verme en forma diaria, a controlar mi estado. Ahora es una obsesión que tengo con el lavado de manos, el uso de alcohol y tapabocas, destaca Aton.

Nani, comenta que  vecinos, amigos los atendieron muy bien, ellos nada pidieron, pero todos los días encontraban en el pilar de su casa bolsas con alimentos, verduras, mercaderías, facturas, caramelos,  algunas anónimas otros con mensajes de aliento y cariño,  eso la emociona y no dejan de agradecer a la comunidad, a las instituciones, amigos, lo generosos y solidarios que fueron con ellos.

Agradecen a los médicos, personal del hospital,  al intendente Francisco Winnik, su atención, así también  a los dueños desde  un local de ventas de facturas que les enviaban todas las mañanas. 

Todos los días la municipalidad le proveía de un ejemplar de diario NORTE.

“No sabíamos que nos querían tanto”, afirma Nani y sus hijos.

En varios  mensajes  la comunidad  agradecen a Aton y familia el sentido de responsabilidad, el haber tomado la decisión de aislarse.

La familia pertenece al grupo Los Peregrinos de La Virgen de Itatí. La foto es de una de las llegadas a la Basílica en Corrientes.

Cabe señalar que la familia integra la comunidad Peregrinos de Itati, que todos los años  desde La Escondida caminan hacia la basílica  de Irati en Corrientes. 

Agradecen a Dios, a la virgen de Itatí por haber salido de esta situación. tan angustiante y a la comunidad que en ningún momento los discriminó. 

Notas Relacionadas