Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/201157

El Torneo Federal de Básquet, la categoría que se transformó en un constante ensayo

Según el último comunicado oficial de la CABB (Confederación Argentina de Básquetbol) 64 equipos de todo el país jugarán el Torneo Federal, la tercera división del básquetbol argentino. Regatas de Resistencia (confirmado) y Sarmiento (en la lista, pero sin oficializar su participación) serán los representantes chaqueños, de un torneo llamado “de transición.

En el año 2011 la Asociación de Clubes, quien regía los destinos de todo el básquet profesional, en este caso la Liga B, por aquel entonces tercera división, cedió a la CABB la organización de la categoría que pasó a llamarse Torneo Federal. Con 55 equipos, a cargo del chaqueño Ricardo Siri y Enrique Tolcachier el certamen hizo su debut.

Aunque aún no hay nada oficial, Sarmiento, si juega, lo hará con los jugadores del club y sin refuerzos.

Tras la intervención de la CABB, en 2014 llegó una nueva comisión directiva. Pero los cambios comenzarían también en las Federaciones. En la región se eliminó la famosa Liga C y los provinciales comenzaron a ser el escalón previo a la competencia profesional. En el camino, los números de participantes variaban así como algunas reglas, ascensos, y sanciones por que los clubes comenzaban a sentir los golpes de la ‘aventura‘ y las deudas se acumulaban.

En 2020, el torneo fue el último en interrumpirse tras varias idas y vueltas, con mucha desprolijidad, según los propios dirigentes. La nueva CABB, presionada, terminó suspendiendo la temporada. Pero, tras casi un año sin movimiento la economía y situación de jugadores, árbitros, entrenadores, oficiales de mesa urgía y solicitaba una respuesta de la CABB.

En septiembre de 2020 la CABB aseguró que 65 equipos estaban habilitados (tras cumplir con las obligaciones financieras) para jugar, pero las invitaciones comenzaron a llegar mucho antes a clubes que no estaban en la categoría, algunos incluso sin haber jugado nunca al básquet profesional. Además de modificar el armado del plantel, en cuanto a las edades de las fichas, se decidió sumar a los equipos de la Liga de Desarrollo. Además no habrá descensos, ni ascenso.

 

Entonces, ¿qué es este Torneo de Transición?. ¿El Torneo Federal, La Liga de Desarrollo (otro torneo que sigue buscando su esencia y objetivo, en constante mutación), un espacio para que las fuentes laborales se recuperen?. Sí, todo eso.

 
Para Regatas de Resistencia, será una oportunidad importante de volver a la competencia profesional, de la mano de un joven entrenador del club, Juan Vargas.

Previo a la confirmación de la CABB de que serían 64 equipos los que jugarán el certamen, comenzaron las renuncias, en Capital Federal, en Entre Ríos, en Chaco, en Corrientes, en Santa Fe, en La Pampa, entre otros. Muchos dirigentes plantean que la ‘situación sanitaria‘ sigue siendo compleja; otros que el protocolo solicitado por la organización es una inversión que, en las actuales condiciones y jugando sin público no se pueden afrontar.

De los 64 equipos aún no hay confirmación oficial de varios. Ocho serán de la Liga de Desarrollo y 12 de Buenos Aires (Área Metropolitana). Entre los que decidieron bajarse, hay varios animadores de las últimas temporadas. Muchos decidieron replantearse la opción de volver o jugar en octubre, cuando inicie la ‘competencia oficial‘.

Este es el caso, por ejemplo, de Cultural de Santa Sylvina, que estaba disputando su primera temporada en el básquet profesional ‘con mucho esfuerzo‘, pero dijo que no esta propuesta. ‘En octubre lo estudiaremos‘, señaló el presidente Javier Ayala.

Para jóvenes jugadores, y entrenadores del interior será una oportunidad para rozarse con el profesionalismo. Para muchos que su fuente de trabajo no quede parada,para los clubes, una nueva aventura.

El básquet es quizás, con el fútbol el deporte más federal a nivel profesional, y la pandemia afectó seriamente las bases: el desarrollo, el básquet interno de cada provincia, y en la segunda y tercera categoría las fuentes de trabajo. El Federal sigue llenando una página más de su joven y convulsionada historia en espera de que la nueva normalidad le traiga la ansiada estabilidad y, principalmente, la seguridad de su continuidad.

Notas Relacionadas