Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/200967

CARTA DE LECTORES

Los problemas energéticos en la provincia son una consecuencia no un mal

Señor director de NORTE:

Tal vez si pusiéramos el fondo musical de aquella famosa canción que hizo de Joséphine Backer un hito, “París … París… París”, no sonaría mal en “Secheep… Secheep… Secheep”, pero seguiríamos sin luz por algún tiempo más.

Pero Secheep es una consecuencia, no es la culpable. ¿Por qué tal afirmación? Porque ella es la resultante de setenta años de inoperancia gubernamental.

Más precisamente desde el año 1951 cuando la entonces gobernación del Chaco se convirtió en Provincia Presidente Perón.

Ningún gobierno del Chaco desde ese año, sea de izquierda o de derecha, o de centro, de centro izquierda o de centro derecha, intervención, gobierno de facto, monarquía, republiqueta o principado, o de cualquier otra orientación, pensó que Resistencia o por ende la Provincia del Chaco debería tener luz propia y no depender de aquellos empresarios, llámense públicos, privados o mixtos, que nos venden la luz como cuando a veces el ciudadano del Chaco compra velas en la despensa cuando hay cortes.

Para volver al tema y repasar la historia, años atrás —allá por 1955, año de la famosa Revolución Libertadora—, un contraalmirante de apellido Portillo señalaba que acá en el Chaco, canalizando el río Bermejo regaríamos toda la provincia y que a su vez lograríamos poseer luz propia con inversiones nacionales o extranjeras para la instalación eléctrica y no depender de nadie.

Hasta logró este señor la creación de una Comisión Nacional que estudiaría tal proyecto.

No recuerdo qué hizo o cuánto duró tal comisión, por allí algún historiador suele recordar ese hecho, pero sin ningún resultado, como es de público conocimiento se perdió en el tiempo.

Volviendo a la actualidad, o más precisamente a años inéditos, con la obra monumental de Yacyretá aquí cerca, a no más de 300 kilómetros se levantaba semejante represa, ¿para qué? O ¿quiénes?

Y ahí comenzamos a soñar nuevamente pensando, aquí no más, de la vuelta vendrá la luz tan soñada que iluminaría la provincia como corresponde. No alcanzó, soñamos con el Chocón primero, Yacyretá, luego esto… ¿y en casa cómo andamos…? A oscuras.

¿Puede ser posible que a ningún gobernante o gobierno del Chaco se le haya ocurrido empeñarse en lograr nada más que la luz? Si así pudo haber sido, hoy su figura tendría el monumento más grande del Chaco.

Pero no, cuando un gobierno nacional era verde el nuestro era blanco, cuando nosotros éramos blanco el nacional era verde.

No entiendo, tanta mala suerte que tenemos o —mejor dicho— que tiene el Chaco.

Por eso, como al principio, me inclino a concluir que Secheep es una consecuencia y no un mal. Creo que todos los gobernantes siempre tienen la intención y la voluntad de elegir a los mejores para su administración, pero no le pegan.

No sabemos si sus funcionarios son elegidos por capacidad, carrera, currículum, o por el color de la camiseta. Cuando eso ocurre ya es tarde, demasiado tarde y ellos asumen una responsabilidad cuando lo que deberían ser precisamente los elegidos por el pueblo. Volviendo a nuestra actualidad y días más recientes, hubo hogares que soportaron de 7 a 9 cortes diarios, comercios, etcétera, sin contar con los que tienen familiares enfermos o internados y que el último de esta semana en alguno duró desde las 23:40 hasta la 01:40 del día siguiente, es decir dos horas continuas.

¿Me pueden explicar los sabelotodo —no Secheep— cómo se vuelven a pagar los electrodomésticos que se quemaron e inutilizaron por el daño causado? Ojalá nuestros hijos, nietos y bisnietos, puedan decir alguna vez “Hágase la luz, y la luz se hizo”.

CARLOS JOSE ALEMIS

DNI 7.532.508

Resistencia 

Temas en esta nota

Carta de lectores