Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/200875
SE DIRIGÍAN A EEUU

Guatemala reprime y detiene por la fuerza a la caravana migrante

Fuerzas de seguridad utilizaron palos y gases para detener el paso de la primera gran caravana migratoria de 2021.

Tras cruzar de forma forzosa el punto fronterizo Florido, miles de migrantes empezaron a concentrarse por la tarde del sábado en un retén militar en Vado Hondo, en Chiquimula.

Imágenes de video compartidas por el gobierno de Guatemala mostraron a cientos de migrantes presionando contra un muro de policías que usaban palos para repelerlos.

Allí, primero les pidieron documentos y una prueba negativa de Covid-19 en medio de forcejeos, que en la noche escalaron a choques violentos entre las fuerzas de seguridad y los desesperados migrantes, entre los que hay numerosas mujeres y niños.

Dos grupos que suman en total unos 9.000 migrantes y que pernoctaron en la zona, se unieron el domingo temprano para tratar de atravesar la barricada de más de 3.000 policías y soldados, pero fueron repelidos, informaron las autoridades migratorias guatemaltecas.

Imágenes de video compartidas por el gobierno de Guatemala mostraron a cientos de migrantes, muchos sin cubrebocas, presionando contra un muro de las fuerzas de seguridad, que usaban palos para repeler la oleada de personas. Un número indeterminado de los migrantes resultaron con heridas.

Durante el choque, las fuerzas de seguridad dispararon gases lacrimógenos y utilizaron una granada aturdidora para dispersar a la multitud, dijo más tarde un fotógrafo de Reuters.

La caravana avanza por Centroamérica pocos días antes de que el presidente electo de EEUU, el demócrata Joe Biden, asuma el cargo.

Aunque algunos migrantes dijeron que se consideran alentados por una posible flexibilización de las políticas migratorias bajo una nueva administración en EEUU, la dura respuesta muestra que Biden puede beneficiarse inicialmente de las medidas de línea dura del presidente republicano saliente Donald Trump.

Los migrantes parecen convencidos de que EEUU flexibilizará las normas de entrada al país.

‘Lo que había dicho el presidente nuevo, Joe Biden, dijo que iba a haber paso libre, que pasáramos todas las caravanas. Entonces yo no me explico por qué está pasando eso, por qué los guatemaltecos se ponen a favor de los norteamericanos y los mexicanos‘, dijo el hondureño Joaquín Ortiz tras el choque.

‘EXTRAORDINARIAMENTE PELIGROSO‘

Las autoridades guatemaltecas habían calculado en la víspera que entre 7.000 y 8.000 personas entraron a su territorio desde el viernes, tratando de huir de la violencia y la pobreza agravadas por la pandemia del coronavirus y el paso de dos potentes huracanes en la región a fines de 2020.

Entre el viernes y el sábado, Guatemala había enviado de regreso a casi 1.000 migrantes que ingresaron desde Honduras, dijo la autoridad migratoria, mientras la caravana intentaba avanzar hacia México.

Un funcionario del equipo de transición de Biden aconsejó a los migrantes no dirigirse a EEUU. ‘Superar los desafíos creados por las políticas caóticas y crueles de los últimos cuatro años, y los presentados por la Covid- 19, llevará tiempo‘, dijo el funcionario, que prefirió mantener su nombre en reserva. ‘El viaje a los EEUU sigue siendo extraordinariamente peligroso, aunque no lo parezca‘, agregó.

Mientras tanto, el gobierno mexicano, que reforzó los controles militarizados en su frontera sur, reconoció la labor del gobierno de Guatemala por actuar de manera ‘firme y responsable‘ respecto a los contingentes de migrantes que ‘vulneraron su soberanía‘ a través de un comunicado de la cancillería la noche del sábado.