Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/199952

El día en que la prensa chaqueña se tiñó de luto por el asesinato de Marcos Misiaszek

El 7 de marzo el periodista, escritor, músico y docente Marcos Misiaszek, de 31 años, en un hecho de inseguridad, fue asesinado de varios disparos en la zona sur de Resistencia, la misma donde se han registrado la mayoría de los homicidios en este año que concluye.

Por el crimen del editor del blog “Bajo la lupa”, dedicado al revisionismo policial, se detuvo el mismo día a Fabricio Fernández, de 18 años, y Germán Alberto Ayala, de 21, a quienes el fiscal de investigaciones Lucio Otero les dictó la prisión preventiva.

Marcos Misiaszek fue ejecutado de varios disparos, pese a que entregó billetera y celular.

Los delincuentes venían de un raid delictivo. Luego de cometer un asalto en un kiosco en avenida Alberdi, a los quince minutos atacaron al periodista con una pistola calibre 9 milímetros, en avenida San Martín y Nicaragua, el 7 de marzo, alrededor de las 5 de la mañana.

El periodista y vocalista de Backbone, una banda de Groove Metal, se trasladaba en su motocicleta tipo Scooter marca Elite, negra, y fue abordado dos sujetos, que a su vez se trasladaban en otro motovehículo conducido por Ayala, oportunidad en que Fernández descendió del rodado y lo apuntó con un arma de fuego, solicitándole a la víctima las pertenencias, quien entregó su billetera y su celular.

El fiscal Otero en su dictamen fundamenta que luego Fernández intentó sustraerle la motocicleta y, al no poder lograr su finalidad, le efectuó varios disparos con el arma de fuego, impactando uno de ellos en la zona del abdomen, provocándole lesiones en arteria ilíaca derecha, colon e intestino delgado, las cuales fueron la causa de su muerte el mismo día, a las 21.50.

Uno de los supuestos asesinos del periodista, a las pocas horas de ser detenido, fue ingresado en la fiscalía; pero se negó a declarar.

Ayala, que residía en Fontana, y Fernández, con domicilio en Resistencia, están acusados de “homicidio en carácter de coautores, agravado por haberse cometido criminis causa y por el uso de arma de fuego”. Un testigo declaró que el 7 de marzo, pasadas las 4 de la mañana, escuchó “tres o cuatro tiros y fueron muy cerca de mi casa. Me acerco al portón de rejas -barrotes- que estaba con candado, miro y veo la moto de Marcos, con la baliza, y dos sujetos al lado en otra moto. Los dos sujetos siguen en la moto por avenida San Martín al fondo, Marcos dobla por Nicaragua para llegar a su casa, que está a veinte metros de la mía. Hace diez metros de la esquina y cae”.

Los presuntos asesinos de Marcos, el año próximo, serán sometidos a un juicio por jurados. Y de ser hallados culpables recibirán la pena máxima de prisión perpetua.

H.H.P.