Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/199587
Efectiva con hasta 45ºC

La vacuna china ofrece más ventajas para provincias cálidas como el Chaco

El director del laboratorio aliado al desarrollo chino Sinopharm habla del reto de producir, conservar y distribuir millones de dosis. 

Eduardo Spitzer, director general del laboratorio ELEA Phoenix.

El director general del laboratorio ELEA Phoenix explicó dos ventajas de la vacuna china contra el coronavirus Sars-Cov-2.  

La Sinovac es la más fácil de transportar y la que mejor logística tiene: se conserva a 2 a 3ºC, facilitando su almacenamiento y soporta hasta dos semanas fuera de una heladera siempre que la temperatura ambiente no supere los 45ºC. “Estas dos características la convierten en un producto muy interesante a la hora de pensar en una vacunación en nuestro país” señaló Eduardo Spitzer a radio Con Vos.   

Para un laboratorio internacional producir con control de calidad y distribuirla a nivel mundial manteniendo la cadena de frío representa un esfuerzo descomunal. Un enorme desafío que continúa hacia cada territorio: la logística interna de cada país. Para la Argentina es un objetivo realizable pero complejo llegar a 12 millones de personas en un mes. Spitzer repara que la vacuna china correría con ventaja: “En el país estamos entrando en un verano que sabemos va a ser más cálido que otros. La logística para provincias como Chaco y Formosa, con más de 35 grados en promedio va a ser un gran desafío”, subrayó.

Con experiencia de voluntarios argentinos en fase 3 con la fundación Huésped y una red de vacunatorios de Buenos Aires el científico destaca que otra de las virtudes de la vacuna Sinovac es que viene en una jeringa ya fraccionada, a diferencia de otras que primero hay que preparar.

Con las negociaciones avanzadas en la Argentina pero sin detalles sobre cantidades y tiempos de entrega, el licenciado en Ciencias Biológicas afirma que hace falta más de una vacuna para contener a una población tan diversa. “No todas las vacunas son compatibles con distintas condiciones”, repara. Especialmente en personas inmunocomprometidas, pacientes con HIV, poblaciones pediátricas o de adultos mayores.

“Hay distintos tipos de vacunas (adenavirus, inactivadas o genéticas) que nos permiten tener un abanico de tratamientos”, continúa.  

La vacuna se encuentra aún en etapa de pruebas.

El producto desarrollado por la empresa público privada Sinopharm ya se aplicó a 1.200.000 personas en China, y fue aprobada en Emiratos Árabes Unidos, con unos 35.000 voluntarios (de 45.000) que finalizaron sus estudios clínicos.