Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/199394

Kondratiuk, el exfutbolista que luchó una década contra el Síndrome de Wilson, murió a los 35 años

El exfutbolista  Maximiliano Kondratiuk, con paso por Gimnasia de La Plata,San Martín de San Juan y Atlanta, murió hoy a los 35 años en una  clínica de la ciudad platense de Ensenada, luego de luchar casi  una década contra el Síndrome de Wilson, una enfermedad que lo  obligó a terminar su carrera pero lo destacó por su lucha.

Según confirmaron desde su entorno familiar, el estado de salud de Kondratiuk se complicó el viernes pasado, cuando ingresó en la clínica y permaneció en terapia intensiva hasta su muerte durante la madrugada del lunes.

A partir de la noticia, rápidamente en redes sociales se recordó la lucha que Kondratiuk llevó adelante y los clubes donde compitió lo despidieron con sentidos mensajes. Incluso el intendente de La Plata, Juan Garro, escribió: ‘Profunda tristeza por la noticia del fallecimiento de Maxi Kondratiuk. Un ejemplo de lucha y fortaleza. Acompaño a sus familiares y seres queridos en este difícil momento‘.

A partir de la noticia, rápidamente en redes sociales se recordó la lucha que Kondratiuk llevó adelante y los clubes donde compitió lo despidieron con sentidos mensajes.

Muchos recordaron pasajes que escribió en su libro ‘Honrar la vida‘, que el exfutbolista había presentado en su momento rodeado de personalidades del fútbol, entre ellas, la del presidente de Estudiantes, Juan Sebastián Verón.

Kondratiuk surgió de las divisiones inferiores de Gimnasia y Esgrima La Plata y debutó en Primera División en 2003, antes de pasar por San Martín de San Juan y Atlanta. Siete años después, cuando había sido transferido a un club de ascenso de Italia, experimentó los primeros síntomas de una extraña enfermedad.

De vuelta en La Plata, el exfutbolista recibió el diagnóstico: Síndrome de Wilson, una patología que afecta a una de 30.000 personas en todo el mundo, que provoca que el cuerpo absorba y conserve demasiado cobre. Esa sustancia simple se deposita en el hígado, el cerebro, los riñones y los ojos y genera que los órganos afectados dejen de funcionar con normalidad, lo que provocó que perdiera el habla y quedara en silla de ruedas, entre otras afecciones.

Notas Relacionadas