Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/198809

Proteger a niños y niñas de la crisis de Covid-19

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) advirtió que se requiere con urgencia una acción coordinada a escala global para evitar que los serios problemas generados por la pandemia de coronavirus se conviertan en una crisis de los derechos de  niños y niñas. La agencia de la ONU propuso ejecutar un plan de seis puntos para proteger a las infancias que están en situaciones vulnerables.

En un comunicado que difundió con motivo de conmemorarse esta semana el Día Mundial de la Infancia, Unicef observó que si bien los gobiernos de todo el mundo movilizaron miles de millones de dólares para salvar sus economías de la crisis provocada por la pandemia, es necesario actuar sin demoras para evitar otra tragedia inminente: una generación perdida de niños.

El organismo dijo que los progresos que se habían logrado para cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible registraron retrocesos por la crisis sanitaria y, lo que es peor, las infancias siguen sufriendo las peores consecuencias. “Sin una acción mundial coordinada para evitar, mitigar y responder a los efectos de la pandemia, las repercusiones para los niños de hoy, y para las generaciones futuras, serán sumamente graves”, alertó el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia y planteó la necesidad de que los encargados de adoptar decisiones escuchen a los niños y a los jóvenes. “Estos niños y jóvenes –en especial las niñas; los niños y niñas que viven en medio de la pobreza, la exclusión o la violencia; los que tienen discapacidades; los que han resultado afectados o desplazados a causa de las crisis humanitarias; y los niños privados del cuidado de sus padres– sufrirán el impacto de esta pandemia durante décadas”, alertó Unicef, al presentar el plan para evitar daños irreversibles en la infancia. La iniciativa propone, en primer lugar, asegurar que todos los niños puedan aprender, incluyendo la reducción de la brecha digital; garantizar el acceso a servicios de salud y nutrición, y lograr vacunas que estén al alcance de las familias y disponibles para todos los niños; apoyar y proteger la salud mental de los niños y los jóvenes, y poner fin al abuso, la violencia de género y el abandono; ampliar el acceso al agua potable, el saneamiento y la higiene, y luchar contra la degradación del medio ambiente y el cambio climático; impedir el aumento de la pobreza infantil promoviendo una recuperación inclusiva, y redoblar los esfuerzos dirigidos a proteger y apoyar a los niños y a las familias que viven en situaciones de conflicto, desastre y desplazamiento.

El organismo señala que en los momentos más críticos de la pandemia, el cierre de las escuelas interrumpió el aprendizaje del 91 por ciento de los estudiantes de todo el mundo; siendo los más perjudicados los niños más pobres. En ese sentido, indicó que cerca de 463 millones de niños y jóvenes no tuvieron acceso al aprendizaje a distancia durante los cierres de los establecimientos escolares.

Por otra parte, advierte que se avecina una crisis de supervivencia infantil, debido a que la situación de los niños más expuestos al hambre y a las enfermedades se agravó debido a la presión que la pandemia está ejerciendo sobre los ya frágiles sistemas alimentarios y de salud. Por eso insta a los gobiernos a garantizar, con carácter urgente, la continuidad de los servicios esenciales de salud y nutrición para los niños y los jóvenes –especialmente, la vacunación sistemática–, dando prioridad a los que se encuentran en lugares de difícil acceso. También plantea la necesidad de garantizar la atención psicosocial de los niños en todas las respuestas humanitarias a nivel mundial, y comprometerse a incrementar la financiación para responder más eficientemente a las necesidades de protección de los niños en situación de crisis.

El comunicado de Unicef sostiene también que la falta de un abastecimiento seguro de agua debido a los cambios de clima también limita la capacidad de la gente para observar medidas de higiene que pueden salvar vidas, como el lavado de las manos. La pandemia, advierte, puso de relieve el peligro que implica no tomar medidas inmediatas contra la degradación del medio ambiente y el cambio climático y por eso pide garantizar el acceso universal al agua no contaminada y al lavado de las manos para los niños y las familias por medio de políticas nacionales.

Es de esperar que la comunidad internacional cumpla con el plan que propone Unicef para evitar que la pandemia comprometa seriamente el futuro de las nuevas generaciones.