Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/198522
FABULOSAS Y EFICIENTES CREACIONES VEGETALES

Las hojas

Las hojas son unas de las piezas más importantes de los vegetales, unas verdaderas fábricas, puesto que son las partes de las plantas que está encargadas de realizar la fotosíntesis, así como la respiración y la transpiración vegetal.

Las hojas se originan de una yema, son generalmente aéreas, planas y verdes, nacen en los nudos del tallo principal y de sus ramificaciones.

LAS HOJAS, ÓRGANOS VITALES

Las hojas (del latín fŏlĭum) son órganos vegetativos, generalmente aplanados (en forma de láminas) aunque a veces pueden ser aciculares (como agujas), de crecimiento definido, y que por lo común se expanden en sentido lateral desde el tallo. Son piezas distintivas de las plantas vasculares, de vital importancia en el desarrollo y subsistencia de éstas, ya que su disposición y el funcionamiento de sus células y tejidos les otorgan una función protagónica en diferentes procesos bioquímicos de los vegetales.

En efecto, en las hojas tiene lugar la fotosíntesis (elaboración de sus alimentos) y los procesos de respiración y transpiración de las plantas, por ello decimos que son una estructura de transformación ya que aquí es donde se sintetizan los elementos orgánicos a partir de inorgánicos.

PARTES DE UNA HOJA

En la hoja se distinguen: limbo, pecíolo y vaina. Limbo o lámina es la parte ensanchada de la hoja que presenta una cara ventral o superior lisa llamada haz, que suele ser de color oscuro y una cara dorsal o inferior algo más clara denominada envés, con nervaduras, nerviaciones o nervios, que sobresalen y son perfectamente visibles al trasluz, conformadas por conjuntos de conductos vasculares prolongación y ramificación de los del pecíolo, cuya misión es aportar la savia bruta y retirar la savia elaborada.

En muchas hojas el nervio principal es central y finaliza en la punta del limbo o ápice; del nervio principal suelen partir otros nervios secundarios. Las láminas de las hojas o limbo constituyen grandes superficies para la absorción de la energía luminosa y el dióxido de carbono necesario para la fotosíntesis.

Prácticamente todas las hojas tienen nervaduras para el soporte y la conducción y un tejido clorenquimático que contienen a los cloroplastos. Las nervaduras varían si observamos una hoja de monocotiledónea a una de dicotiledónea, una hoja típica dicotiledónea se compone de dos partes principales: la lámina y el peciolo; mientras en las monocotiledóneas las nervaduras van en un solo sentido con venación paralela, sin formar red.

En base a esto si la hoja tiene una nervadura es uninervada (como en el pino); si tiene varias, es plurinervada (como en el poroto); si no se ramifican, es simplicinervada (como en el junquillo); si se ramifican, es retirnervada (como en la violeta), si tiene nervaduras paralelas es paralelinervia (como en el maíz); si describen una curva más o menos suave a lo largo de todo el limbo hasta su ápice, es curvinervia (como en el llantén); etc.

El pecíolo o pedúnculo foliar es el cabo o parte delgada, de forma acanalada, cilíndrica o aplanada que une el limbo con el tallo por medio de un ensanchamiento llamado vaina. Algunas vainas llevan una prolongación membranosa en su parte superior llamada lígula. En la base del pecíolo, en ciertas especies, suelen encontrarse unas pequeñas laminillas o apéndices de distintos tipos, que pueden ser glandulares, espinosas, foliáceas o escamiformes, que reciben el nombre de estípulas.

La función del pecíolo es la de acomodar el limbo a la luz solar y permitir la conducción de la savia por los haces de conducción que la recorren. El pecíolo y la vaina pueden faltar en la hoja. Si carece de pecíolo, la hoja se llama sésil o sentada. A veces la vaina abraza al tallo y la hoja es envainadora (como en la achira).

TIPOS DE HOJAS

Como en toda clasificación, según los criterios utilizados o aspectos considerados para realizarla tendremos múltiples variedades de hojas. Por ejemplo, desde que la planta germina hasta que produce nuevamente semillas se van sucediendo distintos tipos de hoja. Así, según su momento de aparición durante la vida de la planta, podemos distinguir cinco categorías de hojas: los cotiledones u hojas embrionales son las primeras hojas que se observan luego de la germinación de la semilla y a diferencia de las hojas verdaderas, éstos se forman durante la embriogénesis, por lo tanto, se hallan presentes en la semilla antes de la germinación.

Generalmente su número es característico para cada grupo de plantas, un cotiledón en monocotiledóneas, dos en dicotiledóneas y dos a varios en gimnospermas; las catáfilas u hojas primordiales, con función protectora de las hojuelas de las yemas (presentan la misma forma que las nomófilas pero menor tamaño); las nomófilas u hojas vegetativas (hojas propiamente dichas) son anatómicamente más complejas, típicas de cada especie, que se forman durante toda la vida de la planta; las hipsófilas o brácteas, que protege la flor o inflorescencia (p.e. Santa Rita, Estrella Federal, Cala), y las antófilas o piezas florales, hojas modificadas que constituyen los órganos florales e intervienen en la reproducción (sépalos, pétalos).

Continuando con la clasificación de las hojas, si tenemos en cuenta la lámina o limbo las hojas se dividen en dos grandes grupos: Hojas simples en donde la lámina es de una sola pieza y compuestas donde la lámina está formada por varias partes separadas con forma de hoja, a las que denominan folíolos. En estos casos puede existir confusión y dudar si una estructura es hoja o folíolo. La gran diferencia es que las yemas se encuentran en las axilas en el caso de hojas, pero no en el caso de ser folíolos.

Se cree que las hojas compuestas derivan de las simples por evolución. Según el número de folíolos una hoja compuesta puede ser: unifoliolada (uno), bifoliolada (dos) y trifoliolada o ternada (tres). Cuando hay más de tres folíolos, según su disposición la hoja puede ser pinnada y si esta termina en número par recibe el nombre de hoja paripinnada, y si es impar, imparipinnada. A su vez, según el grado de división la lámina puede ser: bipinnada, tripinnada, cuadripinnada. Entre las compuestas también encontramos las palmeadas o palmaticompuesta, cuando la hoja presenta divisiones o foliolos dispuestos como los dedos de una mano.

Según el borde del limbo las hojas pueden ser enteras (con borde liso); dentadas, aserradas (con borde dentado o con pequeños entrantes); y festoneadas, lobuladas, hendidas, partidas (presentan bordes con hendiduras más o menos acusadas).

Por la forma del limbo las hojas se diferencian en circulares (como un círculo), ovales (como un óvalo), elípticas (como una elipse), sagitadas (como una saeta), lanceoladas (con forma de lanza), aciculares (como agujas), acintadas (como cintas), acorazonadas (con forma de corazón), bilobuladas (partida o hendida en dos lóbulos, ejemplo del Ginkgo biloba); etc.

Las hojas también pueden clasificarse de acuerdo con su duración en el tiempo. Se dividen en: caducas (Si sólo viven un periodo vegetativo y caen a su final, por ejemplo, lapacho, fresno, arce); perennes o persistentes (duran más de un periodo vegetativo, como pinos, camelias, congorosa) y marcescentes (cuando ya secas no caen y se mantienen en el árbol hasta la formación de nuevas hojas, por ejemplo, roble melojo, roble palustre americano y algunas palmeras).

Fuentes:

http://www.biologia.edu.ar/botanica/ tema1/index1.htm

http://es.wikipedia.org/wiki/Hoja

http://www.barrameda.com.ar/botanica/ la-%20hoja.htm#

http://www.botanical-online.com/hojastipos. htm

http://www.natureduca.com/botan_ organ_hojas1.php

http://bioclub.tripod.com/pag2003d. htm

http://carolinagarden.wordpress. com/2009/07/29/la-planta-sus-partes- y-funciones-la-hoja-parte-1/