Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/198276

La Isla del Cerrito en la historia del Chaco (Siglos XV al XX)

El complejo habilitado ocupaba una superficie de dos mil hectáreas. Constaba, además de la zona de administración y farmacia, de dos pabellones para enfermos graves y seis para aquellos menos graves, pabellones de enfermería y cirugía, salas para curaciones y dependencias para médicos y enfermeros.

Existía también un local para panadería y frigorífico y ámbitos para cocina y comedor, con completas instalaciones sanitarias y red cloacal, además de eléctricas y telefónicas. Asimismo, zonas de lavadero y desinfección.

Una capilla, de bellas líneas arquitectónicas, que hoy se divisa desde el río dominando el paisaje, fue instalada con todas las condiciones necesarias para albergar a las monjas que se ocuparían de la atención espiritual y a veces físicas de los enfermos. Además de casas para el director y para el personal, se disponía de un local para visitas de familiares de los internados. Un horno crematorio y otro incinerador de residuos aseguraban las medidas de profilaxis necesarias respecto de la enfermedad.

La impresión causada por la edificación en los asistentes a las actividades de la inauguración resultó ampliamente favorable. El hospital fue en ese momento calificado como una “obra admirable”, no sólo por su moderna arquitectura, sino porque sus dependencias también llenaban las exigencias requeridas para el fin al que estaban destinadas. La atención de los enfermos se realizaría por personal idóneo y experimentado.

Muy extenso resultaría reseñar la labor desplegada por el nosocomio que nos ocupa. De los resultados positivos de su acción dan cuenta los números de pacientes curados y el hecho de que para la década del sesenta sólo se hallaban internados aproximadamente doscientas personas, de las cuales se estimaba que un número importante se encontraba en condiciones de continuar su tratamiento en el seno de su familia.

Hacia fines de 1963, el gobierno de la ya entonces provincia del Chaco solicitaba al Poder Ejecutivo Nacional que la zona de la isla que no estaba ocupada por el hospital, pasara nuevamente a dominio de la provincia. Cabe recordar, en este sentido, el hecho de que desde 1914, las tierras se encontraban reservadas por el gobierno nacional.

Dos años más tarde el gobernador insistía en la cuestión y poco después la Cámara de Diputados de la Provincia, disponía dirigirse al Poder Ejecutivo Nacional solicitando la derogación del decreto que había dispuesto la reserva de la isla con fines de utilidad pública y la incorporación de las tierras al patrimonio provincial para ser destinada un centro turístico. La isla fue definitivamente transferida al dominio chaqueño en 1968.

Desde 1966 fue creada, a raíz de una iniciativa promovida por la Federación Chaqueña de Pesca Deportiva una Comisión Permanente pro-recuperación integral de la isla chaqueña de El Cerrito, cuyas funciones fundamentales eran la de cuidar el patrimonio natural de la isla, posibilitar el acceso de la población chaqueña a ese lugar calificado como turístico, realizar las gestiones pertinentes para concretar el traslado de los pacientes que aún se encontraban en el hospital “Maximiliano Aberastury” a un lugar cercano a la ciudad y rescatar los elementos históricos relacionados con ese lugar vinculados a la historia nacional.

A partir de ese momento se inició la tarea de recuperación del sitio, la que apoyada en mayor o menor medida por sucesivos organismos oficiales concretó la realidad de infraestructura turística que hoy se ofrece a las familias chaqueñas.