Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/198254
Cosecha en la zona de General Pinedo

El coriandro, entre heladas y sequía, obtiene un rinde de 840 kilos por hectárea

SAENZ PEÑA (Agencia). Un promedio de 840 kilos por hectárea, fue el resultado de la cosecha de un lote de coriandro en la zona de General Pinedo.

El cultivo de coriandro, que comienza debutando en el Chaco con un clima hostil en esta campaña 2020/2021, sin embargo, va dando buenos resultados, “que es lo que esperábamos ya que conocemos las particularidades del cultivo”,  dice a NORTE RURAL la ingeniera agrónoma Melina Gisbert, impulsora de este cultivo no tradicional en esta provincia.

Cosecha-de-coriandro.jpg
El coriandro, en un lote de Pinedo. Se logró un cultivo sin aplicaciones, eficiente 100% en cuanto a control de plagas y malezas, con un rinde de 840 kilos por hectárea.

Gisbert mostró un lote en la  zona Pinedo, y contó que sufrió cuatro heladas con temperaturas bajo cero, de las cuales se recuperó por completo y “sin agua por seis meses, que fue el lapso de tiempo que duró la sequía.

Se logró un cultivo sin aplicaciones, eficiente 100% en cuanto a control de plagas y malezas, dijo la profesional que trabaja para una empresa privada de Córdoba.

840 KILOS POR HECTÁREA

El lote fue sembrado el día 29 de abril  de 2020, y fue cosechado el domingo 1 de noviembre,  obteniendo un rinde de 800 kilos por hectárea. Su ciclo es de 140 días pero se vio retrasado debido al stress por las heladas ocurridas.

“Este es un cultivo que además de las cualidades nombradas, proporciona lo más importante que es el benéfico agronómico debido a sus raíces, la pivotante que actúa como subsolador natural (35 centímetros de promedio) y las raíces secundarias en cabellera que actúan disminuyendo la densidad aparente y aumentando la porosidad del suelo.

Coriandro1.jpg
“El coriandro es muy recomendado para suelos compactados”, dice la ingeniera Melina Gisbert.

IDEAL PARA SUELOS COMPACTADOS

“El coriandro es muy recomendado para suelos compactados”, señala.

El cultivo de coriandro, va ganando adeptos en el Chaco, y ya son varios los productores que optaron por implantarlo.

“Estamos probando, es bueno ir probando nuevas alternativas, por el suelo y porque puede ser un plan B interesante”, dicen los productores del sudoeste que apostaron por este cultivo.

En Pinedo, Gancedo y zona de Charata también hay productores que optaron por este cultivo.

La ingeniera Gisbert, señala que “hemos analizado con mucha atención al cultivo de coriandro, y hemos determinado que puede ser una interesante alternativa para los productores del Chaco”.

“Es un cultivo que al productor le da un margen económico y que no es un cultivo de servicio sino que tiene muchas ventajas y que se adapta a nuestros suelos”, asegura.

 

Para qué se utiliza el coriandro

SAENZ PEÑA (Agencia). Existen dos tipos de coriandro: el tipo ‘marroquí’ para cosecha de grano, que es el más utilizado en nuestro país y el tipo ‘ruso’ para la obtención del aceite esencial, de escaso desarrollo en la Argentina, dice Ignacio Paunero, obtentor de una variedad de coriandro, y técnico del INTA San Pedro, que surge a partir del cruzamiento de un cultivar de origen francés, otro norteamericano y el argentino Wenceslao INTA, obtenido en 2007.

En cuanto a los granos de coriandro, especificó que son utilizados en la industria alimenticia para la preparación de especies compuestas, como el caso del polvo curry que contiene entre 40 y 60 % de coriandro. También, en la elaboración de embutidos, en licorería, cosmética y perfumería, entre otras, mientras que en la cocina chilena y peruana se consumen las hojas en fresco.