Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/197955

No es un River-Boca, es el respeto a las instituciones y al país

Sin entrar en detalles que solo la Justicia podrá resolver en torno a lo que sucede en el seno de la familia Etchevehere en Entre Ríos, que sirvió como disparador por la lógica preocupación que tienen los productores de todo el país cuando se habla de la propiedad privada, es necesario que sea el gobierno el que comience a poner paños fríos a esta situación de tirantez con el campo.

Hay expresiones y posiciones ya tomadas por las distintas entidades agropecuarias y Chaco y Corrientes no se quedaron en silencio, sino que por el contrario se han expresado en contra de las usurpaciones y a favor de la libertad y de la propiedad privada, cuestiones innegociables en un estado de Derecho.
Si la democracia se cura con más democracia, es necesario establecer mecanismos en los cuales la Justicia actúe en forma independiente del poder político.
Es imperiosa la necesidad de recuperar el sentido común. Es muy evidente que se empuja desde algunos sectores a dividir a la sociedad entre campo y anticampo. Nada más erróneo que esto.


EN BUSCA DE BUENAS SEÑALES

Es necesario considerar la postura que va teniendo el Chaco y sobre todo por la apertura y acompañamiento que se viene dando con una excelente relación entre los productores, sus entidades representantes y el gobierno, con una clara apuesta que se viene haciendo de escuchar las posturas.

La Bolsa de Comercio de Rosario y la situación de Vicentin

La Bolsa de Comercio de Rosario reitera su profunda preocupación sobre la situación de Vicentin, la que se ha visto agravada por las derivaciones que han tomado estado público recientemente. Es ampliamente conocido que el sorpresivo estado de cesación de pagos de esa empresa, a la par de producir perturbación y desconcierto, ha provocado cuantiosos y negativos efectos financieros y económicos en el mercado de granos y las cadenas de valor relacionadas, afectando el corazón productivo de la región con epicentro en nuestra ciudad.
No es desconocido que Vicentin SAIC ocupó hasta fines del año 2019 un sitio destacado entre las primeras empresas agroindustriales exportadoras de Argentina. Por eso la conmoción ha sido y es enorme, repercutiendo especialmente en nuestra zona, ya que sus principales plantas procesadoras de oleaginosos y de elaboración de biodiesel, como así también su terminal portuaria, se encuentran emplazadas en el área del Gran Rosario. Asimismo, la originación de materias primas se llevaba a cabo en su gran mayoría en el mercado de Rosario, mediante compras a corredores, cooperativas, acopiadores y productores. Eso explica que gran parte de los acreedores comerciales de la empresa estén radicados en esta ciudad y su zona de influencia.
La firma Vicentin se presentó en concurso de acreedores hace más de siete meses y desde el inicio de la debacle en diciembre ppdo. se generaron expectativas por eventuales capitalizaciones, negociaciones con terceros y diversas acciones esperanzadas de privados, que finalmente no prosperaron. Frustradas las mismas hoy solo se mantiene un derrotero judicial en el marco de la ley de Concursos y Quiebras, con sus tiempos y trámites, los que no han estado ajenos a diversas críticas formuladas y demoras excesivas en la presentación de los estados contables.

La CAF a favor del orden institucional y el derecho a la propiedad privada

SÁENZ PEÑA (Agencia). La Cámara Argentina de Feedlot, entidad que nuclea y representa a las empresas dedicadas al engorde a corral en la Argentina, hizo pública su preocupación y “total repudio al avasallamiento sobre el derecho a la propiedad privada y a la violación de las garantías constitucionales de las que todos los habitantes de la Nación gozamos”.
El comunicado señala que “estas situaciones no hacen más que desalentar el desarrollo económico con señales adversas para los sectores productivos, inversores y fundamentalmente al sector agropecuario y la agroindustria, motores fundamentales y necesarios para sortear la actual situación que atraviesa el país.
La actividad agropecuaria ha demostrado en reiteradas oportunidades su importancia para el impulso económico y el desarrollo productivo. Incluso en estos meses de pandemia ha confirmado, como cadena esencial, su aporte a la sociedad para mantener el abastecimiento.
Más allá del silencio o falta de acción y de respuesta por parte de los poderes estatales frente a estas situaciones, desde la CAF bregamos por el fortalecimiento de la seguridad jurídica y el debido cumplimiento de la normativa vigente para que podamos trabajar con normalidad y buscando señales claras sobre el respeto a la propiedad privada para todos aquellos que apuestan a producir y generar valor en nuestro territorio.
Finalmente, solicitamos a todos aquellos funcionarios y/o autoridades competentes que tengan a bien hacer cumplir la ley, actuar con celeridad ante la presencia de este tipo de hechos delictivos y bregar por soluciones a corto plazo”, señalan.