Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/197566
UNA EXPERIENCIA INÉDITA EN EL OESTE DEL CHACO

Pampa del Infierno: el gobierno de las mujeres

Desde su fundación, el 7 de diciembre de 1927, Pampa del Infierno había tenido siempre intendentes varones. Hasta ahora.

Walter H. Corvalán
Por: Walter H. Corvalán

Esta tierra de buenos anfitriones es dura, como refleja su historia desde el fondo, cuando se le impuso el nombre que la describe. Las sequías y el viento norte son parte del paisaje de Pampa del Infierno, aunque su calles en primavera se ven inundadas de una “nieve rosa” de flores de lapacho.

pampa.jpg

En este contexto siempre se sucedieron hombres en los gobiernos municipales. El último intendente, Carlos Andión, se mantuvo en la función por varios años. En ese tiempo fue electa una concejala, que más tarde se postuló para la intendencia. La primera vez tuvo resultados adversos, pero el año pasado los números le fueron promisorios y llegó al sillón municipal rompiendo una tradición de hegemonía masculina.

pampa2.jpg

La abogada Glenda Vanesa Seifert, militante radical, se constituyó así en la primera mujer intendente de Pampa del Infierno. Y con ella llegaron muchas otras, porque integró su gabinete con mayoría de mujeres, en una experiencia inédita en este territorio. El edificio municipal se transformó así en un ir y venir de mujeres, día tras día.

La impronta femenina está presente en los detalles, empezando por los arreglos en las oficinas y, según destacan ellas mismas, en la forma de gestionar. Las dependencias bullen de actividad.

pampa3.jpg

Chaqueña consultó a las protagonistas de este cambio y hubo coincidencias en que hay diferencias entre la gestión masculina y la femenina, y en que las mujeres también pueden ser aceptadas y queridas en la función pública, si bien en el inicio pudo haber cierta desconfianza en la conducción de una mujer, como señaló la intendenta:“Fue complejo: primero, tantos años gobernados por hombres, y ellos daban las directivas. Al principio les costaba a los empleados que una mujer marcara el rumbo, todos nos fuimos acostumbrado a la situación. Empezamos a trabajar normalmente, yo no creo que ni mejores ni peores, somos distintas a los hombres, a lo mejor más osadas en tomar las decisiones, que se resuelvan con sentido común y rápido, esa cuestión innata (de resolución) simplemente hablando”.

pampa4.jpg

Seifert destacó que está agradecida con el equipo de trabajo municipal. “No tuvimos mayor inconveniente con el personal”, enfatizó. “Decidí que varias áreas serían ocupadas por mujeres”, recordó. Dijo que la integración de su gabinete, compuesto por mujeres en cargos importantes, le permite “delegar funciones” y consideró que la gestión funciona bien así. Para la jefa comunal, hay diferencias entre la gestión de gobierno de un hombre y una mujer. Entre otros aspectos, entendió que los proyectos tienen “la impronta de mujeres”; asimismo, afirmó que “el trato con el vecino es diferente”.

pampa5.jpg

En lo personal, dijo que al tratar con los vecinos se despoja de la investidura: “Sigo siendo Glenda, la que las visitó siempre. Mientras yo esté se los recibe a todos sin necesidad de audiencia, los visitamos, seguir manejando con ese afecto mutuo, y eso marca la distinción respecto de lo que la gente estaba acostumbrada”. Además, consideró que todas las labores en el municipio son “importantes”, desde la propia conducción a las encargadas de la cocina, por ejemplo, “todos son importantes, cada uno en su rol”.

CÓMO ELIGIÓ SU GABINETE

Seifert recordó que luego del triunfo en las elecciones en diciembre del año pasado, “conversamos, fui observando el perfil de cada una de las mujeres que componen el equipo, en qué se desempeñaba mejor cada una, como se manejaban con el vecino”.

pampa6.jpg

Fue consultando hasta decidir “quién iba ir en cada lugar; no me arrepiento para nada”, aseveró antes de destacar que hay áreas “difíciles”, como Desarrollo Social, de la que dijo que está llevando a cabo un “trabajo extraordinario en este tiempo de pandemia”.

La intendenta recordó que sintió euforia cuando ganó, en parte porque viene de una familia de políticos y esa es una aspiración en la militancia. Sintió también, dijo, un compromiso “con la sociedad” y por eso convocó a “todos los ciudadanos que nos querían ayudar”. “Nosotros queríamos desde el inicio darle otro manejo al municipio, (hacer) un gobierno diferente con apertura y hablar con el personal que era un poco reacio; creían que vinimos a pelearnos, y nunca fue así”, sostuvo.

pampa7.jpg

Contó que les planteó que no trabajaban para ella, “sino para Pampa del Infierno”. “Nunca me sentí en las antípodas de la oposición, todos esperaban que confronte, terminadas las elecciones ya no importa el color político”, ratificó. Se calificó a sí misma como “una militante de las causas justas” y por eso entendió que hay mucha tarea por realizar, que los funcionarios “deben estar para el vecino, para todos”.

Entre las obras importantes reseñó los desagües, el arreglo de agua, el enripiado de mayor cantidad de calles, el paseo, el mástil en el acceso de localidad. Y la necesidad de que “haya igualdad de oportunidad en viviendas, en educación”, las obras de provisión de agua potable, la transformación del pueblo para que sea una localidad agroindustrial, “estamos capacitados para eso, hay extensiones de tierra para continuar con el desarrollo agro ganadero”, sostuvo.

pampa8.jpg

ESTAR A LA ALTURA

La intendenta destacó “la convicción de las mujeres”, que lleva a que puedan “hacer todo lo que se propongan. Se tienen que animar y estar a la altura”, afirmó. El día en que Chaqueña  recorrió el edificio municipal consultando sobre las mujeres en la gestión, el trajinar diario se alteró.

Todas querían contar su experiencia en las diversas aéreas municipales. Fotos; pequeñas entrevistas. Incluso fueron a buscar a Antonella Coronel, de la Planta de Residuos Sólidos Urbanos para que contara su experiencia. Coronel se mostró muy resuelta e inició la charla de manera distendida: “Es como cualquier trabajo, me siento bien, sirve para la comunidad y tengo a mi cargo siete personas Los finde me dedico a mis hijos (tiene tres), a la ladrillería, albañilería (sus emprendimientos privados) y ama de casa cuando me queda tiempo”, relató.

pampa9.jpg

“Las mujeres tenemos derecho”, destacó Coronel a la hora de hablar de la presencia femenina en el gabinete municipal. “Me siento orgullosa de que la jefa sea mujer”, añadió antes de recordar que en su vida hizo “de todo, desde chica” porque “sí o sí tenés que pelearla” y porque trabajar “es tener dignidad. Trabajar de lo que sea, con la frente en alto”. En ese tono, Natalia César, secretaria del Ejecutivo municipal, destacó la importancia de “incluir a todos” en la gestión pública, y recomendó a las mujeres que “estudien”.

Para Nilda Paz, a cargo de la Gerencia de Empleo, es importante que haya igualdad de género. En ese sentido ve con buenos ojos que haya tantas mujeres en lugares de decisión en el municipio. “Trabajo bien con los hombres en las diversas áreas; prima el respeto por la mujer en todos los aspectos”, sostuvo sobre su experiencia.

pampa91.jpg

La Gerencia de Empleo gestiona una bolsa de trabajo, articula con las empresas y dos colegios secundarios; tanto con la orientación de técnico agropecuario y con el colegio técnico para la aplicación de proyectos que bajan desde la Provincia y Nación. Lorena Kañe, a cargo de la Secretaría de Desarrollo Social, hizo hincapié en el “mucho diálogo” y el “respeto” que hay entre las mujeres en función ejecutiva. “Nos preocupamos y ocupamos de dar soluciones”, indicó sobre su área, antes de destacar como “fundamental” el rol de la mujer en la familia.

Desarrollo Social viene cumpliendo una función central, especialmente en la crisis potenciada por la pandemia, “atendiendo necesidades de toda la comunidad”. A su cargo está la verificación de la situación de las familias de los barrios populares, la puesta en práctica del plan nutricional, la atención de adultos, jóvenes y ancianos. También cuenta con un equipo de enfermería para atender las necesidades de salud.

pampa93.jpg

Kañe dijo que hacen un trabajo coordinado con el Juzgado de Paz y con otras instituciones, como el hospital. Es esta Secretaría la que se ocupa de, por ejemplo, sacar turnos en los distintos establecimientos de salud a los que se derivan pacientes de Pampa, también se encarga del empadronamiento de los beneficiarios y que puedan retirar sus medicamentos, todas actividades que a la asistente social María José Orellana le generan orgullo por su localidad. De esta Secretaría dependen las áreas de Culto, Deportes y Juventud, Comedores, la Oficina de la Mujer, entre otras.

“CONTENTA DE HACER COSAS POR MI PUEBLO”

Como encargada del área de Servicios Públicos, Mónica Montenegro debe ocuparse de la recolección de residuos, la provisión de agua, la limpieza y el alumbrado público, entre otras obligaciones. “Es mi primera experiencia en esta área, me siento muy contenta de hacer cosas por mi pueblo”, sostuvo. Si bien contó que “cuesta a veces el feminismo, y el machismo se siente un poco”, dijo que en la práctica “se fue puliendo” y se fue aceptando que una mujer dé las directivas. “A las mujeres les digo que todos tenemos un propósito, que se animen, participen”, invitó.

pampa92.jpg

María Maidana, jefa de la cocina, contó que son cinco personas las encargadas de la limpieza y el desayuno. “Son buenas, respetuosas”, dijo de sus compañeras de trabajo, y hasta consideró que “son el mejor grupo. A la mujer, que trabaje, que sean dignas”, convocó. Y nombró a las otras integrantes de su grupo: María Obregón, Silvia Medina, Marcelina López y Narella Maidana.

Tatiana Janczuk, secretaria privada de la intendenta, consideró que la integración del gabinete municipal con mayoría de mujeres, “Es algo lindo, se trabaja de una manera más ordenada. Observamos los detalles, observamos las situaciones, el trato es más personalizado, hay diálogo”. Y también dejó un mensaje para las mujeres: “Estamos acá para ellas, que confíen en nosotras, que se animen a salir adelante pese a las dificultades”.

“En cada una de las áreas contamos con personal idóneo, y podemos trabajar de manera coordinada”, destacó a su turno Elsa Madona, secretaria de Gobierno. Recordó asimismo que las mujeres vienen “luchando por su espacio en el trabajo “por décadas”. Sobre su función, dijo que “es una linda experiencia, un gran desafío, cada día me gusta más. Se me hace fácil y llevadero, con el apoyo de la intendenta. Fue participar en política, algo nuevo, un gran desafío, representar a los ciudadanos, un gran compromiso”. Y también dejó un pedido: “A las mujeres locales, que luchen por sus derechos, que nunca bajen los brazos, que se sientan empoderadas, que se perfeccionen, estudien, que eso reivindica a la persona”.

Para Mónica Moyano, directora de Tesorería, “el hecho de que sean mujeres (la mayoría en la gestión) lo hace diferente, muy satisfactorio, como que nos entendemos mejor”. Su área es quizás a la que más gente acude, porque ahí se tramita todo lo relativo a impuestos, y a pedir la provisión de agua, “todo un tema, requiere de mucha paciencia, nos encontramos a veces con vecinos nerviosos”. Y también dejó un mensaje: “Fuerza, adelante, mujeres”. Destacó las acciones de las mujeres, el hecho de ser madre, el trabajo para “superarse, lograr muchas cosas, tan diferentes, romper moldes, decidirse e ir para adelante”.

LA FUERZA DE LA MUJER

La mesa de entrada se encuentra ya franqueada por mujeres, junto a un empleado mayor y querido por todos. Camila Guamante y Marianela Pérez dan la bienvenida a los vecinos. La dirección de Cultura también está a cargo de una mujer, Miriam Montenegro, quien contó que de a poco se están “reactivando”, que ahora trabajan “en varios proyectos”, entre ellos, para dar clases de apoyo extraescolar a los niños. En Bienes Patrimoniales, Silvia Trejo se ocupa del control de lo que está en uso y desuso del municipio. “Se trabaja bien”, dijo y se manifestó “conforme” con su trabajo.

Desde el Concejo Deliberante, otra mujer, Daniela Coria (del bloque Chaco Somos Todos): “Es importante para la localidad que una mujer esté al frente de la comunidad, una gran batalla en lo social”. Destacó que su bloque “va “respondiendo a las necesidades de nuestra comunidad” y buscan “propuestas que conlleven a tener respuesta para el futuro. Tenemos una mirada más amplia en muchas cosas. Prioridades, apertura, comunicación y un trabajo en equipo”, sostuvo. Recordó que el Concejo también está integrado por dos concejalas del Frente Chaqueño: Marisa Rodríguez y Damiana Peralta. Añadió que quiere incitar a las mujeres a “que se sumen y no se callen. Han sufrido mucha violencia, que hablen, que no tengan miedo”.

Sobre el aporte femenino en la gestión pública, dijo que acerca una “mirada diferente al hombre, más profunda”. Se mostró feliz de saber que “lo podemos hacer, trabajar, estudiar, contar con un título” y que “nadie ni nada opaque a nadie”. Así van las cosas en esta inédita gestión de mujeres en Pampa del Infierno. Quedan tres años más. Luego la sociedad decidirá nuevamente.

*Agencia NORTE Pampa del Infierno.