Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/197524

Acerca del Día del Psicólogo

Señor director de NORTE:

Los amigos Alina Hess y Manuel Conde, desde Córdoba, nos mandaron un artículo de La Capital, de Rosario, comentando sobre nuestro día. Se refiere a la primera reunión organizada por la Copra (Confederación de Psicólogos de la República Argentina) en Córdoba, el 13 de octubre de 1974, que dio comienzo a nuestra lucha organizada por el reconocimiento pleno de nuestra profesión, bajo el lema de “dar legalidad a la legitimidad”, ya que por nuestra formación en carrera mayor universitaria, de cinco años o más, estábamos legitimados académicamente para ejercer la profesión pero no contábamos con una ley que nos avalara.

Estuvimos allá Daniel Scordo (egresado de la Universidad Nacional de Córdoba) y Jorge Castillo (egresado de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional de Rosario, antes “del Litoral”), a bordo del Citroën 2CV del que hablé varias veces ya, y que como sin quererlo “avalaba” nuestra condición de profesionales formados en el final de los años l960 y comienzos de 1970, “herederos” directos del “mayo francés”; adheridos al “amor libre” (pero respetuoso) y bastante fogueados por corridas y gases lacrimógenos de la época de Onganía y compañía, por un lado, y “colgados” en los estudios por las interrupciones e intervenciones militares que alteraron nuestro ritmo de estudio, especialmente el año 1968 y siguientes.

En esas reuniones que organizaba la Copra en distintas provincias de nuestro país, nos conocimos con otros colegas que tenían nuestros mismos objetivos de ejercer bajo nuestra responsabilidad y el control de matrícula de un Colegio (delegado por el Estado) cosa por la que bregamos desde antes e intensificamos a partir de aquella reunión que reforzó nuestro legítimo derecho.

Una fotografía de Sigmund Freud que acompaña la nota, es pertinente: no porque sea el psicoanálisis la única herramienta práctica y teórica que utilizamos los psicólogos, sino porque nos dio el soporte intelectual del brillante médico vienés, un investigador empedernido: inventor y poeta notable a partir del uso creativo y metafórico que dio a sus palabras y con las cuales aprendimos mucho más de la vida y de sus motivaciones, haciéndonos creadores y flexibles a las demandas del ambiente en que operábamos. Sus modelos mentales sirvieron y sirven para poder interpretar lo que nos pasa y lo que les pasa a los demás, en un lugar determinado, pero con estructuras mentales similares y la influencia cultural mixturada siempre con los atavismos e impulsos de nuestra propia organicidad.

Era mi costumbre escribir todos los años sobre este día tan especial. Otras tareas me hicieron delegar después en otros esa buena costumbre de parar en el camino y mirar de dónde venimos y hacia dónde vamos. De todo ese material conservo un sinnúmero de documentos propios y archivos con los que estoy preparando —pausadamente y sin apuro, pero sigue su marcha— la historia de los psicólogos del Chaco de aquel período inaugural: muchos chaqueños, pero otros tantos “chaqueñeros”.  

Gracias, Alina y Manuel, por hacerme olvidar las tristezas de robos e injusticias; de avances ilegales y de funcionarios tramposos, y detenerme en la memoria de aquellos viajes que hacíamos para defender la profesión, cuando nuestra juventud y ganas de ayudar (y nunca de claudicar, menos con tiranuelos y mediocres) nos obligaban a transformar el ideal (producto inicial de la sublimación) en hechos concretos volcados a la comunidad.

 

PSICÓLOGO

(MATRÍCULA P ROVINCIAL 0001)

RESISTENCIA

Temas en esta nota

Carta de lectores