Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/197003

Bielsa y Pep: empate en un partidazo

El Leeds y el City igualaron 1-1 en un gran duelo que tuvo un tiempo para cada uno y muchas emociones. Los del Loco tuvieron una gran reacción en el ST: pasaron de ser dominados a dominar y estar cerca del triunfo.

Leeds festeja el empate.

El duelo de entrenadores invitaba a un gran partido. Y así se vio en la cancha. El 1-1 entre el Leeds United de Marcelo Bielsa y el Manchester City de Pep Guardiola fue el resultado final de un partido abierto de principio a fin en el que no faltaron emociones en ningún momento. Por juego y desarrollo del encuentro, ambos pudieron haberlo ganado.

Admiración mútua entre Pep Guardiola y Marcelo Bielsa.

Los Ciudadanos salieron con todo y marcaron la diferencia. En el juego y en el resultado. Porque con una gran presión arriba obligaron a los errores de los Whites desde el fondo y así sumaron chance tras chance sin poder aprovecharlas del todo. Sí lo hizo Raheem Sterling, con un muy buen gol después de varias gambetas y un derechazo abajo para el 1-0. Y mientras el Leeds no reaccionaba, los de Pep no pudieron ampliar la ventaja pese al gran dominio que borró la imagen de hace una semana y el 2-5 vs. Leicester.

Saludo entre Marcelo Bielsa y Pep Guardiola.

En la segunda mitad se revirtió todo. Bielsa metió mano en su equipo que mostró una gran capacidad de reacción y pasó de ser dominado a dominar, con una gran actitud. En la primera mitad había llegado poco pero fueron dos claras que había tapado Ederson. Y fue Rodrigo Moreno, el refuerzo y jugador más caro en la historia del Leeds, el que consiguió el empate cuando ingresó. Tras generar un remate en el poste, en la siguiente jugada puso el 1-1 aprovechando una pelota que se le escapó a Ederson, el único error del brasileño y que terminó siendo garrafal.

Con el 1-1 los del Loco tomaron coraje y fueron por todo y estuvieron cerca con otra de Rodrigo. Aunque con el correr de los minutos el City se volvió a acomodar y el desarrollo se tornó en un ida y vuelta, el famoso de arco a arco. Y así fue el final, con los de Manchester más tiempo cerca del área rival, aunque la más clara la tuvo el Leeds. Bamford quedó solito mano a mano para ganarlo pero definió al cuerpo de Ederson, quien se redimió para bancar el empate.

En la lluviosa y fría tarde noche en Elland Road, ambos se fueron entrenadores entre conformes y con bronca por no haberlo podido ganar, con Bielsa demostrándolo con su cabeza gacha en cuclillas. La admiración mutua con Guardiola llegó con el saludo final entre sonrisas y sentido abrazo. El Leeds, recién ascendido, le hizo partido al multicampeón City. Suma siete puntos (de 12) en el arranque de la Premier y tras el 3-4 vs. Liverpool y este juego demostró que le puede dar pelea a cualquiera. El show está garantizado. 

Fuente: Olé.