Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/196937

Resistencia, mi ciudad

Es una de las más jóvenes capitales de las provincias argentinas. Ha recorrido poco más de un siglo en su evolución, desde su condición de colonia, es decir lugar en donde residirían los inmigrantes, hasta las categorías de pueblo y ciudad, con sus estructuras materiales y humanas debidamente institucionalizadas.

Dejando de lado sus defectos, carencias y errores cometidos, hoy esta ciudad nos enorgullece por varios motivos y no la cambiaríamos por ningún otro lugar de la tierra. Del conjunto edilicio y de los hechos que jalonaron su evolución, hemos vivido algunos que completamos luego con datos hallados en las fuentes. Todo ello nos llevó a profundizar nuestro cariño por este suelo.

Nuestro deseo es compartir el caudal de información acumulada, la que nos habilitará para responder a los habituales interrogantes que nos planteamos (qué, cuándo, dónde, como) pero fundamentalmente nos ayudará a comprender el porqué de lo que nos pasó y nos pasa.

Nuestro punto de partida será el comienzo del siglo XX y aspiramos a poder finalizar a la conclusión de ese siglo.

INTRODUCCIÓN

En el campo de la historiografía, el siglo XIX fue calificado como el Gran siglo de la Historia, El calificativo se justifica teniendo en cuenta las grandes transformaciones y los avances que se dieron en su área, en el objetivo de ser considerada una ciencia, logro al que aspiraban todas las disciplinas en aquel momento.

Fundamentalmente se ocuparía de los hombres en sociedad, de ahí que daría origen a la Sociología y con posterioridad a la historia sociológica. Los logros metodológicos, sobre todo en la Escuela Alemana, fueron importantes, en el marco del positivismo, pero también las limitaciones que impondría, provocarían la reacción de la Escuela Francesa de Síntesis.

El hecho de tomar como objeto de estudio a las sociedades, para el positivismo, no eliminaba el protagonismo individual, de modo tal que quien conducía los acontecimientos era el jefe, el caudillo, el prócer, el héroe o como se lo desee llamar. El siglo XX toma la idea, pero considera a este personaje como un emergente del grupo social que lo encumbra, en el que es posible hallar el origen de sus caracteres. Así cobra importancia la consideración del entorno, el ambiente en el cual se formó y otros detalles aparentemente menores.

De esta forma cobra importancia el protagonismo de la gente común, la que actúa en la historia chica, o como afirma un autor de la Escuela Francesa” se da voz a los que no han tenido voz en la Historia” (Emmanuel Le Roy Ladurie).

Surgía así la que se denomina Nueva Historia, a través de la cual se puede investigar hasta los más pequeños detalles de la vida de los hombres en sociedad. Entretanto, los avances registrados en el mundo europeo son traídos a los centros académicos e institutos especializados del país Aplicada esta consideración a la temática de la historia del Chaco, se abre un espacio lleno de posibilidades para comprender la evolución de los diferentes núcleos sociales que conforman su población. El logro consigue borrar el concepto con que se la juzgaba en 1929 cuando se la consideraba carente de atractivos, sin héroes ni personajes que pudieran colocarse en un pedestal.

Trabajando con este tipo de relato, hace dos años logramos publicar un volumen al que titulamos Curiosas historias en la historia del Chaco. En el presente trabajo seguimos el mismo objetivo. Sólo que hemos reemplazado en el título la palabra curiosas por el término ocultas que nos pareció más adecuado. Aun así, esta entrega resulta ser un volumen segundo de la serie comenzada anteriormente. Estas ocultas historias que reunimos en esta presentación, nos brindan, integradas en el imaginario colectivo la imagen de un territorio nacional que se convertirá en provincia, pues ya ha alcanzado y superado los requisitos para lograrlo.

En el ordenamiento de los textos no se han tenido en cuenta criterios de trascendencia, de ubicación cronológica u otros en base a los cuales es posible hallar una secuencia, Pero, considerada la necesidad de lograr la ubicación cronológica de los sucesos para alcanzar una más precisa interpretación, en los casos en que corresponda se colocará el año o el período en que ocurren los hechos.

Notas Relacionadas