Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/196900

Retiran cinco loros de un zoo por insultar a los visitantes

Los pájaros fueron donados por diferentes propietarios y empezaron a maldecir al poco tiempo de estar juntos en la misma jaula.

El director ejecutivo del Lincolnshire Wildlife Park, Steve Nichols fue una de las “víctimas” de cinco impertinentes loros recién llegados al parque de vida silvestre ubicado al este de Inglaterra. “Me llaman gordo cada vez que paso”, lamentó Nichols.

Uno de los impertinentes loros del Lincolnshire Wildlife Park.

Las aves resultaron ser maleducadas que maldicen e insultan a los visitantes. Tanto es así, que el centro los apartó de la vida pública.

Eric, Jade, Elsie, Tyson y Billy son los nombres de estos loros grises africanos que fueron donados al zoológico hace pocas semanas por cinco propietarios diferentes. Fueron puestos en cuarentena en la misma jaula antes de ser expuestos como nueva atracción del centro. Pero la sorpresa llegó cuando los loros empezaron a lanzar improperios. “Se volvieron locos, todos estaban insultando y maldiciendo”, relató Nichols.

Los loros del Lincolnshire Wildlife Park, en el Reino Unido, fueron retirados por insultar a los visitantes.

El personal del centro notó de inmediato que las aves compartían la propensión a salirse del control y lanzar obscenidades. Al poco tiempo de estar juntos, empezaron a insultarse entre ellos. “Fuck off’ es el improperio más común, pero al parecer el repertorio de insultos de los cinco loros es bastante más variado.

La mayoría de visitantes del centro se tomaron con humor el accionar de los loros, e incluso hubo quién respondió a los improperios.

Sin embargo, los responsables del lugar estaban preocupados por el ejemplo que podrían estar dando a los visitantes más jóvenes, y tomaron la decisión de retirarlos temporalmente de las áreas públicas y ponerlos en jaulas separadas.

Los loros grises africanos (Psittacus erithacus) se encuentran entre las especies de loros más populares. Alrededor de 1,1 millones de estos loros son adoptados como mascotas solamente en el Reino Unido, según la Asociación de Fabricantes de Alimentos para Mascotas.

Sin embargo, la pandemia provocó un aumento en las donaciones de estas aves. Según este centro, antes recibían uno o dos loros en quince días, mientras que ahora reciben una media de ocho.

El hecho de que maldigan e insulten no es inusual. Lo raro, sin embargo, es encontrar un grupo tan maleducado como el del Lincolnshire Wildlife Park.

“Durante los últimos 25 años, siempre hemos aceptado loros que a veces han tenido un lenguaje impertinente y realmente nos hemos acostumbrado. De vez en cuando, uno maldice y siempre es divertido. Pero cuando se juntan cuatro o cinco que han aprendido a maldecir y, encima, se ríen cuando otro insulta, esto parece una taberna”, explica Nichols.

Por eso, tomaron la decisión de poner a las aves donde no pudieran ser escuchadas por los menores de edad.

El director del centro admite que los loros impertinentes generaron cierto alivio durante un momento difícil para el parque debido a la pandemia. Calculan que esta organización benéfica terminará perdiendo entre 300.000 y 400.000 libras este año.

Hace unas semanas, este parque ya se hizo viral gracias al video donde otro loro, llamado Chico, que canta una canción de Beyoncé.

Fuente: La Vanguardia