Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/196249
Alicia Michelini, exdirectora del hospital Avelino Castelán

“Es tiempo de volver a los controles pediátricos”

Menores de un año y casos crónicos están entre las prioridades en el Pediátrico chaqueño. 

Mantener al día el calendario de vacunación de niñas y niños es una de las recomendaciones de esta etapa de desescalada. Este año la falta de aplicación de dosis no se debió a que hubiera faltante, sino porque muchos papás y mamás evitaron ir a un hospital o centro de salud por temor a contagios.

“Es tiempo de completar el calendario de vacunación y volver a los controles pediátricos”, pide la jefa del servicio de Neumonología del hospital Avelino Castelán. Alicia Michelín siguió atendiendo en los casi seis meses de aislamiento chaqueño y describe que fuera de lo crónico, los controles del primer año exceden a las mediciones de talla y peso: “La pesquisa neonatal permite diagnosticar casos de hipotiroidismo o fribrosis quística, entre otros cuadros en los que es fundamental comenzar un tratamiento y control.

Una de las consecuencias no deseadas de las restricciones en la circulación entre ciudades fue que lamentablemente a muchos pacientes y su familia les costó acudir al hospital.

Para quienes viven en localidades alejadas y sin medios de movilidad públicos un traslado posible es con ambulancia, pero aun así la prioridad es por una descompensación.

Michelini integra un comité de emergencia hospitalaria compuesto por profesionales de varias áreas. La atención de las vías respiratorias siempre tiene una demanda alta en invierno aunque este año por lo prolongado del encierro en casa hubo más endoscopías respiratorias que de costumbre: se practicaron para aspirar cuerpos extraños que los niños suelen alojar en la nariz, por ejemplo. “Tampoco hubo pico de bronquiolitis pero trabajo siempre hay”, señala.

Michelini sincera que va a llevar tiempo volver a una normalidad similar a la de antes de marzo, cuando en un consultorio era común que haya una atención  simultánea de situaciones. Ahora son otros tiempos, es necesario limpiar todo cada vez que alguien sale antes de que ingrese el siguiente. Lo mismo en las salas de espera.

Entre los cambios que se pueden ver en la actualidad describe que hay personal que es grupo de riesgo, por lo que todavía no está la planta completa del hospital para atender. De ahí que la atención se enfoca en lo prioritario: lo crónico y menores de un año.  

La tecnología también permitió compensar la falta de instancias presenciales. En algunos tratamientos la telesalud facilitó que se usara la herramienta de la videoconsulta. “El seguimiento virtual fue posterior a un primer encuentro y una vez que el paciente estuvo compensado, justamente  para evitar traslados innecesarios”, explicó.  

Hasta que se reanuden los turnos, hoy es posible vía Facebook realizar algunas consultas sobre la actividad de cada servicio sin tener que acudir al hospital. “Pedimos se comprenda que las medidas se cumplen con los cuidados necesarios para preservar la salud de pacientes, su familia y la del personal que atiende”, se remarca.

Juguetes individuales y acentuar la limpieza  

Con los niños de la primera infancia, los más pequeños, la recomendación es extremar cuidados y se aplica para todos los aspectos de la vida.

“En los de tres o cuatro años pueden jugar con otro de sus edad pero lo ideal es que no compartan objetos. Esto demanda más atención, no descuidarse y limpiar los juguetes más de lo que se venía aconsejando antes de la pandemia”, se describe.

Hoy lo recomendable es que los juguetes sean individuales y no de uso compartido, por eso se retiraron los que solían verse en salas de espera de consultorios privados.   

“Hay que remarcar que en estos casi seis meses de restricciones la circulación del virus continua y seguimos en un contexto de pandemia”, recuerda la pediatra Michelini.

“Se piensa que esto es algo matemático y nada lo es”, señala la jefa del servicio de Neumonología.

Besosen los piecitos antes que en el rostro    

Hasta que haya una vacuna, la vida social debió cambiar en busca de nuevas formas de encuentro.

“Cada familia tiene que saber que es necesario mantener medidas de seguridad. Son muy difíciles de sostener pero sabemos que la circulación del virus es mayor en personas de 20 a 40 años”, señala la médica del Pediátrico.

Especialistas piden poner cuidado al calendario de vacunas y a medidas de protección en salidas sociales.

“También vemos que cuesta mantener la convivencia. En personas de la tercera edad crece la depresión; mientras que en niños de la segunda infancia ya se entiende lo que pasa y los de más 12 hacen preguntas sobre la muerte”, describe Alicia Michelini.

Hay parejas que tuvieron un bebé y sus abuelos no los pudieron cargar en brazos. Para esas situaciones se recomiendan visitas cortas y sin compartir comida, porque la distensión allana los cuidados. Lo ideal es que participe la menor cantidad posible de personas, sea al aire libre y si hay un bebé, tener contacto con los piecitos antes que con la cara: por ejemplo acariciarlos o darles besitos, se ejemplifica.