Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/195678

Descarrila en Makallé un convoy cargado con cemento

Un convoy proveniente de Salta y con destino al Puerto de Barranqueras, descarrilo en la noche del jueves último en inmediaciones de la localidad de Makallé, al sufrir un desperfecto mecánico conocido como “desprendimiento del mirañiaqui” o trompa de la locomotora.

Sáenz Peña (Agencia). Al ocurrir esto, la máquina tocó el suelo y no pudo avanzar más. El tren cuenta con 24 vagones, 13 de carga  cemento y resto vacío, proveniente de Salta y con destino Resistencia, y luego al puerto de Barranqueras para dejar los vagones vacíos.

La formación quedó a la espera de la llegada de los mecánicos ya que se halla sobre la vía frente B° Fachinal de esta localidad, no afecta calles ni paso a nivel. Se afectó personal policial para servicio adicional, para resguardo de la locomotora y carga.

QUE ES EL MIRAÑIAQUI

Se trata de una protección triangular —también conocida como “apartavaca” o “tumbaburro”— adherida a la locomotora, que tapa las ruedas y así repele el objeto o cuerpo sobre la vía, lo que impide que el tren descarrile o atropelle lo que está frente a él, según detalló oportunamente al diario La Capital  de Rosario, el director del Museo y Archivo Ferroviario, Rolando Maggi.

Mencionó que todos los trenes llevan alguna protección: si se trata de una locomotora grande, es un “chapón” al frente. Si es pequeño y funciona como juego, tiene un miriñaque. Incluso los tranvías llevaban una protección que llamaban “salvavidas”.

Ese miriñaque se engancha a la trompa del tren y va ubicado sobre el eje, “como una cuña”, dijo Maggi ilustrando con sus manos. Pegado a la vía, “actúa como una pala e impide que cualquier cosa se deslice hacia las ruedas”, agregó.