Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/195160

Arquitectos chaqueños destacaron la habilitación de obras durante la pandemia

El Colegio de Arquitectos del Chaco emitió un comunicado donde analiza el desarrollo de la actividad, la reactivación del sector y las mejoras en la digitalización de los municipios. 

Ejercicio profesional facilitado por la digitalizacion de municipios 

Tras una cuarentena compleja y dificultosa para el ejercicio de la profesión, los arquitectos percibimos un prudencial desahogo. Primero, con la habilitación de obras en sus distintas tipologías y, luego, con la digitación instrumentada por la municipalidad de Resistencia - que se suma al de la ciudad de Sáenz Peña, instituida a principios de año en curso -.

De esta manera, los principales municipios de la provincia, gestionan la documentación de manera digital, permitiendo un ejercicio profesional que comienza a contar con una de las primeras herramientas modernas que nuestro tiempo requiere. 

La implementación de estos sistemas sitúa al Chaco a la vanguardia en la región, puesto que ningún otro municipio del NEA tiene la modalidad de gestión digital de expedientes de construcción incorporada. 

Cerca del 80% de los expedientes que se formalizan en la provincia se  tramitan en las ciudades de Resistencia y Sáenz Peña, por lo tanto, adoptarlo en plena pandemia, no solo significa realizar una gestión ágil y segura para el profesional y los funcionarios municipales, sino también, se activa en un momento propicio para la reactivación de la profesión, estamos en  vísperas de una probable revitalización de la actividad mediante el programa PRO.CRE.AR.

Además, la oportunidad que ofrece hoy la construcción como alternativa y refugio para inversiones y posibilidad de emprendimientos inmobiliarios y la propia vivienda con ahorros propios, todo esto a partir de datos que revelan un costo de metro cuadrado para la construcción bajo y muy competitivo.

Aunque esta promoción de la gestión virtual es auspiciosa, también debemos señalar que tiene que ser el inicio de otros avances no menos relevantes: por un lado, el fortalecimiento de un sistema integrado, involucrando a los demás actores institucionales que forman parte de las habilitaciones y la fiscalización de las obras públicas y privadas; por el otro, su aplicación en los restantes municipios de la provincia.

Los arquitectos de las localidades de Machagai y Charata tienen un ponderado optimismo respecto a la instrumentación del sistema en sus comunas. Las reuniones mantenidas entre profesionales y los Intendentes locales, avizora este avance en materia de formalidad, gestión y modernización.

De la ciudad en cuarentena a la ciudad en sequia

Desde el Colegio de Arquitectos del Chaco nos preguntamos, qué situación es más perjudicial para nuestra ciudad: ¿la que estaba en cuarentena en donde prosperaba con fuerza la construcción clandestina o, esta otra, en donde prospera, además de la obra clandestina, el avance sobre los reservorios y circuitos de desagües de la ciudad, en condiciones informales y sin planificación aparente?

El Foro de Riesgo Hídrico (FRH) que llevamos adelante vecinos, ONG’s, ambientalistas, representantes de universidades, arquitectos, ingenieros, abogados, geólogos, entre otras profesiones, trabajó activamente en una coyuntura de lluvias, en virtud que la ciudad inundada perjudicaba a todos: vecinos, comerciantes, funcionarios públicos, desarrolladores, en fin, al conjunto de los que residimos en el Gran Resistencia. 

Ahora, en tiempos en que los espejos de agua están vacíos por una sequia casi sin precedentes, los rellenos y ocupaciones proliferan en sus más diversas prácticas. Los entes responsables de oficiar de policía de los intereses urbanos, se ven desbordados y parecen no saber cómo actuar ante esta situación, en la que los que necesitan tierras para asentarse, y a los desarrolladores les parece un territorio seguro en el que - de momento - pareciera tierra firme.

Los amigos ingenieros hidráulicos participantes del Foro, expusieron en reiteradas ocasiones que debemos tener la suficiente inteligencia para manejarnos con los excesos de agua y con la ausencia de ésta. Lo que está sucediendo en el Área Metropolitana es lo que ellos anticiparon, pero, además, es el eterno problema de la falta de un plan, aunque existieron algunos. 

Resistencia 2020, publicitado por la Ingeniera Aida Ayala, o el que promovió su sucesor Jorge Capitanich, denominado POT-RES 2040, que parece también presentado muy lejos en el tiempo (aunque todavía no pasó un año de su puesta en discusión) y que la nueva gestión no parece tener intenciones de implementarlo.

Por lo menos en estos en estos ocho meses de gestión, no parece ser el instrumento de planificación urbano preferido de las autoridades actuales, más bien y según las ultimas publicaciones del municipio relacionado con posibles desarrollos de públicos / privados, parecen tomar otro rumbo o, por lo menos, un sentido más autónomo en relación al rumbo metodológico que sugiere el equipo de la universidad que generó la propuesta del POT-RES 2040.   

El POT-RES 2040 puede ser un punto de partida, destacando con firmeza el lema del factor de riesgo hídrico: “Resistencia ciudad hidrodependiente”, hace un tiempo, por excesos de lluvias, hoy, super intrusada por la falta de agua en sus reservorios. Asimismo, el proceso deberá ser participativo, amplio y sin dejar ningún actor urbano fuera del proceso de construcción del plan: debemos apropiarnos e identificarnos con el plan.

No debemos soslayar tampoco que somos, si no la ciudad más pobre del país, la segunda (igualdad y equidad urbana), también, que el territorio hídrico real no es el mismo que el político /administrativo (el mapa de cuencas hídricas se extiende sobre varios municipios y se deberá generar una autoridad supramunicipal con poder real de acción en el área definida). 

 El Municipio y la Provincia, el primero con el desagüe de la avenida Wilde que promete solucionar el problema de la zona noroeste de la ciudad y el ensanchamiento del canal 16 encarado por el gobernador, hacen esperanzarnos en que las futuras lluvias se encontrarán con infraestructura más pertinente y eficaz. 

Es muy alentadora la acción de vecinos - entre ellos arquitectos – que, aprovechando la histórica bajante del Rio Negro, lo limpiaron esforzadamente, casi sin herramientas, mostrando de alguna manera a los funcionarios que, con organización, voluntad y aprovechando esta oportunidad que nos da el escaso nivel de las aguas, podemos soñar con nuestro Rio Negro saneado, integrado y dispuesto a ser parte protagonista del paisaje de una ciudad que nunca debió darle la espalda, y que se ofrezca a toda la comunidad para disfrutarlo plenamente.  

Notas Relacionadas