Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/194425
Fernando Brys: Meadmaker

La apicultura del futuro

Desde el interior del interior de la Argentina, Fernando Brys agradece a todos los que hicieron que él ame este trabajo, y en especial a “la mujer más maravillosa del universo, mi madre Lucía Margarita Gregorio de Brys”.

Por Pablo Silvestri Raffin

elsa.jpg

- Fernando, ¿me explicás qué es hidromiel? ¿Qué es ser meadmaker?

-En principio, la hidromiel es mi vida. ¿Pero de qué se trata? La Hidromiel es posiblemente una de las bebidas alcohólicas más antiguas del mundo. Algunos primeros indicios sobre esta bebida datan del 7.000 AC, pero es posible que haya existido incluso antes. Fue consumida por todo el mundo antiguo, por lo que algunos creen que posiblemente haya sido una de las primeras bebidas alcohólicas del mundo.

elsa2.jpg
Fernando y Mariano Di Paola.

Es una bebida que se obtiene por fermentación controlada de la miel, por lo que el alcohol se obtiene de la fermentación del azúcar de la miel. Para mí es un vector que atraviesa gran parte de la historia del mundo conectando pasado, presente y futuro en una copa de cristal. Es un tesoro intangible de la historia del mundo.

Pero eso no es todo, y esta es mi visión personal, creo que es un universo de oportunidades para regenerar biodiversidad en áreas tropicales y subtropicales en todo el mundo. Si bien tiene varios nombres, la denominación en Argentina es Hidromiel pero en otras partes del mundo es frecuente encontrarla como Honey wine o Mead esta última es su denominación en inglés. De aquí se desprende la palabra Meadmaker o elaborador de hidromiel, y Meadery que es el lugar donde se elaboran.

Una disciplina nueva que definitivamente no está disponible en programas académicos, prácticamente en ningún país de Latinoamérica, por lo que tuve que armar mi propio programa de formación personalizado para iniciar mi trabajo, resulta de la combinación de un gran grupo de áreas de la ciencia muy específicas que combinadas logran este perfil técnico.

elsa3.jpg
Premio 2017.

- ¿Cómo te relacionás con las abejas?

-En realidad, yo trabajo para las abejas. Soy solo un gran admirador. Las abejas son sencillamente el ser vivo más importante del mundo. La palabra clave aquí es Polinización, un servicio eco-sistémico. Gran parte de los alimentos que se consume a diario depende de la polinización. Gran parte de la flora y fauna terrestre está conectada directamente o indirectamente con las abejas, es como una piedra fundamental de los ecosistemas del mundo.

Mi trabajo consiste en crear nuevos modelos de producción para áreas tropicales y subtropicales y las abejas son un componente fundamental de mi trabajo. Esto implica eliminar por completo el uso y dependencia de agrotóxicos de los ecosistemas, aumentar y enriquecer biodiversidad, proteger las plantas, el agua y la tierra. Una tarea aparentemente simple y milenaria que al parecer, sigue siendo una tarea pendiente, aun con toda la ciencia y la tecnología del mundo. Yo trabajo en la provincia de Misiones, es la capital nacional de la biodiversidad, una región fitogeográfica, prácticamente única en el mundo, pero pensar que es fácil liberarse de los agrotóxicos es sencillamente un error.

elsa5.jpg
Medalla de Oro. Año 2013.

 

- ¿Cómo es el proceso desde el inicio hasta llegar al embotellado?

-Nuestra principal materia prima son las flores, así que primero plantamos frutos tropicales, árboles nativos, aromáticas, flores y frutos comestibles, luego nuestras abejas hacen su trabajo de polinización, como consecuencia de eso, obtenemos nuestra principal materia prima en el segundo nivel (miel). Esto nos permite obtener una gran cantidad y variedad de alimentos a lo largo del año, por otro lado, nuestra oficina funciona inmersa en un bosque comestible en el medio de la selva.

Luego, diseñamos los mostos y comienza un proceso de fermentación controlado en donde el azúcar de la miel se transforma en alcohol, una vez terminada la fermentación, inicia la etapa de maduración y crianza, embotellamos, y luego van en unas elegantes copas de cristal que maridamos con alimentos y frutos de los jardines.

 

- Escuché que hay lista de espera para poder adquirir el producto. ¿A qué se debe eso?

-Bueno, en principio es un emprendimiento muy pequeño, completamente privado y elaboramos ediciones limitadas, nos enfocamos solamente en calidad y tuvimos que aprender en principio de nuestros propios ensayos y experiencias, estos ensayos y experiencias fueron financiados exclusivamente con recursos propios y la ayuda de nuestros clientes. Todo está hecho a pulmón en una chacra de 25 has. en las afueras de Leandro N Alem, Misiones, un pueblito en el interior del interior de la Argentina. Son ediciones únicas y limitadas, aunque iremos incorporando más tecnología y equipamientos para escalar en volumen.

elsa6.jpg
Fernando junto al equipo enológico de Flia Zuccardi.

- ¿Qué significó en tu vida ganar la Medalla de Oro en el Concurso Mundial de Vinos? ¿Se abrieron muchas puertas?

En realidad, fue un sueño hecho realidad. Cuando comencé a visualizar este trabajo yo era un niño, en un viaje por los caminos rurales de Misiones tuvimos una charla con mi padre, él me propuso un desafío: pensar cómo mejorar las chacras y cómo cambiar la historia de Misiones, pero no tenia absolutamente ninguna idea de cómo hacerlo, ni siquiera era consciente de la magnitud del problema, de sus dimensiones e implicancias, pero lo acepté y dediqué mi vida a encontrar una respuesta.

Cuando cumplí 10 años, mi papá (arquitecto) adquirió la chacra, sin saber absolutamente nada de nada sobre cómo trabajar la tierra, nos llevó a nuestra pequeña chacra y lo único que tenia era una estufa de tabaco abandonada, tenía una puerta de madera destruida, piso de tierra, paredes de ladrillos y barro, techos de chapas de cartón, era una propiedad que fue devastada, y estaba completamente abandonada.

Cuando abrimos la puerta me dijo: “Fer, este es tu laboratorio, aquí vamos a trabajar para cambiar la historia de Misiones”.

La medalla de Oro es para agradecerle a mi padre por abrir esa puerta de madera hace tantos años, en una chacra en el interior del interior de la Argentina. Una medalla de Oro en VINUS 2013 (90 puntos sobre un total 100) en la categoría Hidromiel / Mead wine. Es la primera medalla de oro en una competición mundial de bebidas de toda la historia de la provincia de Misiones, es la primera de Argentina y es la primera de Latinoamérica para una hidromiel en este tipo de eventos.

elsa.jpg
Brysconsult Meadery.

- ¿Qué sentís cuando los mejores enólogos del mundo trabajan junto a vos?

-Adrenalina, en realidad yo solo intento aprender de ellos. Soy un gran admirador del mundo del vino y me parece un mundo absolutamente increíble en todos los sentidos. Lo que siento y lo que sentí, fue como estar soñando despierto todos los días sin poder despertar. Fueron las mejores experiencias de toda mi vida sin ninguna dudad. La definición perfecta de lo que sentí es un nivel de gratitud que nunca lograré describir con precisión. Tuve el honor de hacer tres vendimias en Rutini Wines con Mariano Di Paola (uno de los mejores enólogos del mundo) y su equipo y una vendimia en Zuccardi Valle de Uco de Sebastián Zuccardi, que fue premiada dos veces consecutivas como el mejor viñedo del mundo. Ahí tuve la suerte de conocer a muchos enólogos de diferentes partes del mundo con los que trabajamos, cada uno de ellos con experiencias alrededor del mundo absolutamente fascinantes.

Imagínense formar parte de un quipo de trabajo en donde cada uno de tus compañeros es un experto de clase mundial. Es absolutamente extraordinario.

 

- ¿Cómo es tu vínculo con Mariano Di Paola, enólogo y maestro de enólogos?

-Bueno, la verdad es que yo hace muchos años admiro a Don Mariano. Lo elegí como ejemplo para todo mi trabajo, para mi es el número 1 del mundo. Siempre soñaba en ser como él algún día, leía todas sus notas, entrevistas, videos, cuando iba a la chacra a hacer mis ensayos pensaba en qué haría él para lograr lo mejores productos del mundo. Soñaba en que algún día podría tener la oportunidad de saludarlo alguna vez. Muchos años más tarde, increíblemente tuve la oportunidad de almorzar con él en su bodega. Fue el mejor almuerzo de toda mi vida, y ese día conocí a Don Mariano y su equipo, pisé por primera vez Rutini Wines y finalmente me invitó a trabajar con ellos.

Ingenuamente yo fui a aprender de vinos, pero fue muchísimo más que eso, lo que en realidad pasó es que me llevé la mejor experiencia de toda mi vida. No solo se puede aprender de vinos con Don Mariano, ese hombre es una leyenda de la enología argentina, un referente en el mundo, pero por sobre toda las cosas, es un tipazo. Mi relación con él es de infinito respeto, admiración y gratitud, al igual que con su equipo de trabajo, un grupo de jóvenes increíblemente talentosos.

 

- Tu objetivo es cambiar la historia de tu provincia. ¿Cuáles son tus planes?

-Creo que es necesario modificar la matriz productiva de la provincia de Misiones, eso necesariamente requiere un cambio tecnológico, entre otras cosas. Me gustaría que Misiones pueda regenerar biodiversidad en áreas degradadas, en estos momentos se habla mucho de la conservación, pero ese no es el verdadero problema, la degradación de los ecosistemas en Misiones se genera por presión antrópica, erosión y malas tecnologías de producción y manejo de suelos. Sostener, financiar y promover monocultivos y agro tóxicos en el área con mayor biodiversidad de Argentina es sencillamente inadmisible, pero también es la única provincia de Argentina con este tipo de vegetación, se tiene que comenzar a tomar decisiones sustancialmente diferentes. Mi trabajo es elemento nuevo que surge del sector privado, y si no se modifican las políticas de producción para regenerar biodiversidad, entonces lo haremos nosotros con la ayuda de nuestros clientes, redes, contactos de todos los niveles y las nuevas generaciones.

 

- Las 25 hectáreas que tenés en Leandro N. Alem, ¿son tu lugar en el mundo?

-Definitivamente, aunque también se presentan oportunidades para conocer y colaborar en otros países, pero las raíces de todo este trabajo están en esta chacra.

 

- Llega un momento de la vida en que uno piensa, esto no lo logré solo, ¿a quién das las gracias?

Nadie ha logrado jamás nada solo, todo lo que soñamos, todo lo que hicimos, todo lo que logramos y todo lo que vamos a hacer, solo será posible con la ayuda de las personas que nos rodean. No quiero dejar a nadie afuera, y en verdad son muchísimos.

Primero a mi familia, a mi padre, mi madre y mis 4 hermanos, todos ellos son fuente de inspiración para mí. Mi agradecimiento al gran mundo del vino Argentino, a todos los enólogos, sommeliers y periodistas que me abrieron las puertas y me brindaron su tiempo.

A Don Mariano Di Paola y toda la gran familia de Rutini Wines. A Don José y Sebastián Zuccardi y a toda la gran Familia Zuccardi. A Francisco Santolo y María Paula Russo. A Marcos Bruno y Harry Lechleiter, fuentes de inspiración permanentes. Al Sr. Alejandro Heane y la Confederación Económica de Misiones.

Y todas las personas maravillosas que me permitieron conocer este trabajo, emprender en una chacra en el interior del interior de la Argentina.

PH: Martín Orozco

Edición Digital: BE3GROUP