Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/194405

¿Cuándo comenzaron las vacaciones de invierno?

Seguramente, los abuelos se acordarán que allá por 1940 y tantos, el Ministerio Nacional de Educación de nuestro país, suspendió por decreto las clases en todas las escuelas, como medida sanitaria por las enfermedades que, en invierno, aquejaban a la población escolar.

27.jpg

Pese a las campañas de vacunación, que se realizaban en las escuelas, era muy alto el porcentaje de ausentismo escolar por sarampión, varicela, tos convulsa, paperas, gripes y resfríos fuertes, etc., etc.

La situación se agravaba por los intensos fríos invernales del mes de julio. Este receso escolar como se lo comenzó a denominar, andando el tiempo se convirtió obligatoriamente en las vacaciones de invierno, para los escolares y sus padres. Actualmente pocos progenitores tienen claro las razones por las que se incorporaron al calendario escolar.

Debemos tener en cuenta que las vacaciones de invierno se instituyeron por dos motivos principales: 1) sanitarios por lo que se establecen en las dos semanas más frías del año, en las que la inasistencia a la escuela de los alumnos, sirve para cortar la cadena de contagios y re contagios de varicela, gripe, sarampión entre otras enfermedades. 2) pedagógicos relacionados con la posibilidad de asimilar el aprendizaje. Según la Dra Eva Rottemberg, el cerebro de los niños necesita descansar, cambiar de actividades para asimilar con conocimientos aprendidos desde marzo a julio.

29.jpeg

Por ello se recomienda a los maestros no darles tareas para realizar en vacaciones, ni prácticas de lo que no aprendieron o les costó aprender. Los pediatras observan que, en estos días, la concurrencia de enfermitos a sus consultorios es baja, ello se debe a que disminuyen los contagios al no estar en contacto permanente con sus compañeros.

Estos especialistas aconsejan que los chicos hagan actividades al aire libre, bien abrigados, porque en ese ambiente no se reproducen virus ni bacterias. Ahora si, podemos responder que, las vacaciones de invierno sirven para cambiar la rutina, levantarse tarde, vestir como quieran, estar con amigos, jugar, pensar, tal vez leer un buen libro y estar en familia. Ya que, durante la primera parte del año, respetaron horarios estrictos y cumplieron actividades regladas por adultos.

28.jpeg

Algunos psicólogos aconsejan a los padres, tener en cuenta los valores sanitarios y pedagógicos de estas vacaciones cortas para no estresarlos con largos viajes o actividades excesivas para “entretenerlos”. No se debe temer al “tiempo libre” de los chicos, ni al aburrimiento, ni a que “pierdan tiempo”. Porque las vacaciones de invierno, no son tiempo perdido, sino tiempo libre. Tiempo para que padres e hijos disfruten de estar juntos para pasear, cocinar, leer, conversar y reír juntos.

Ahora, estas vacaciones de invierno 2020, tal vez requieran una reflexión en párrafo aparte porque las actividades escolares de este año serán completamente atípicas como lo han sido las experiencias de alumnos, padres y maestros desde el mes de marzo, obligados a trabajar empleando métodos y recursos completamente nuevos y en muchos casos alumnos carentes hasta de un celular, de energía eléctrica o señal permanente que permita la comunicación.

Por ello, anhelamos que, en estos días que se avecinan nuestros alumnos y sus familias puedan gozar del aire libre, de juegos compartidos con sus pares, de disfrutar al sol en nuestras plazas y parques que extrañan su bulliciosa compañía. Compartir una merienda o una película, si lloviera. Es decir, romper temporariamente la rutina, que por razones sanitarias debieron cumplir desde hace cuatro meses, pero que les permitió estar sanos y esperanzados en volver a la escuela cuanto antes.

Museo Histórico Regional Ichoalay : Necochea 456 - Resistencia - Chaco . [email protected] - Tel. 362-4-453802