Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/193980

El fuego los despojó de años de inversión y de su fuente de trabajo

A partir de un cortocircuito se incendió la vivienda y el estudio de Shoa y Mauro, conocidos por integrar la banda Antefa. 

El espacio donde hoy solo hay hollín y objetos quemados la vocalista, su novio guitarrista y el hermano de él, reunían su fuente de ingresos, su sustento. 
La propiedad en Barranqueras es de los padres de los varones y está divida en dos: en una parte viven los dueños y en otra los jóvenes. 
La pareja de músicos utilizaba el espacio adaptado acústicamente tanto para sala de ensayos como en la función de estudio de grabación. 
Además daban clases de guitarra y canto -que antes de marzo se venían ofreciendo en forma presencial- a partir de la cuarentena pasaron al modo virtual. 


En otra sala más pequeña el hermano de Mauro se dedicaba a reparar computadoras, que a partir del incendio tres equipos de clientes terminaron dañados. 
“Ese día habíamos comprado unos sanguchitos para celebrar mi cumpleaños, pero en pocos segundos se prendió fuego todo, sólo se salvó la cocina”, cuenta ella. 
“Las luces se encendían y apagaban, en poco tiempo el fuego consumió el revestimiento de las paredes, de inmediato estallaron los vidrios y después el revoque, por el calor”, continúa. 
En unos quince a veinte minutos llegaron dos camiones de bomberos, para entonces la columna de humo era tan densa que hacía imposible ingresar: tanto que uno de los uniformados tuvo que ser socorrido por la falta de aire.  
La charla con NORTE se dio durante el fin de semana, desde el celular de un conocido porque en el incendio perdieron sus teléfonos y el único contacto directo que le queda es a través del Messenger. 


“Recién ahora estamos empezando a caer; no podemos aceptar que perdimos casi todo, son años de trabajar para comprar cada cosa, además de documentos y otros elementos de valor sentimental”, describen. 
En el recuento de las pérdidas hay cámaras, parlantes, micrófonos y varios instrumentos, entre otros bienes.   
Mauro Fernández, novio de Shoa, agradece el apoyo que movilizó la comunidad de la música.

En medio del desconcierto hubo pares que se solidarizaron e impulsaron  una campaña para reunir fondos (CBU: 3110015911000019306025) y una vía de contacto es a través de las redes de Antefa.

Una causa que generó cadenas de gestos y muestras de acompañamiento hasta en Buenos Aires y con destacadas figuras como Lula Beroldi (de la banda Eruca Sativa), que grabó un video en apoyo. 
“Nos trajeron mercadería y ropa porque nos quedamos con lo puesto, que además estaba sucio y mojado”. 
Mientras piensan en reamarse y seguir, los tres comparten una habitación en la casa de los papás de los muchachos. Y retoman la limpieza de lo que quedó: “Nos falta la mitad todavía, por ahora vimos que el techo está destruido y hay que ver cómo quedaron las paredes”. 
Durante una breve recorrida de NORTE se ve una guitarra carbonizada en el piso. “La prioridad es la casa lo demás nos va a llevar años recuperar. Hasta los elementos de peluquería canina que tenía se quemaron”, agrega Shoa.  

Notas Relacionadas