Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/193855

Desinfección del auto en tiempo de pandemia

En cada crisis hay oportunidades y si bien la pandemia está dejando una secuela de cierres de comercios y problemas económicos hay “negocios” florecientes como la desinfección de autos mediante ozono o luz ultravioleta.

La práctica de ponerle alcohol al volante puede terminar con el recubrimiento en poco tiempo.

Ambos medios se utilizan hace tiempo como desodorante y desinfectante pero bajo otras condiciones y de manera industrial aunque ahora se están viendo casi medidas “al paso” que conllevan mucho riesgo para la salud.

Mientras tanto se aceleran los estudios sobre el efecto del calor en el virus , sobre todo, teniendo en cuenta que la luz solar puede ser el desinfectante más económico para los vehículos particulares.

OZONO

La desinfección con ozono no está recomendada por las autoridades y tiene riesgos para la salud de quienes lo aplican y requiere ventilación del auto antes de subirse.

El ozono es uno de los componentes más utilizados para la desinfección de los coches. Sin embargo, este gas no está contemplado como virucida. La principal ventaja es que puede llegar a todos los rincones del vehículo, pero los riesgos que entraña son notables. Debido a su toxicidad, el personal debe estar altamente protegido a la hora de aplicarlo y posteriormente tiene que pasar un tiempo antes de que el usuario pueda entrar.

Si no se realiza correctamente, la exposición en una concentración baja puede causar irritación en ojos, nariz y garganta; lo que podría provocar en la persona tos, ataques de asma y dolores de cabeza. Si hay una exposición a una concentración alta de ozono puede causar daños pulmonares severos, alteraciones del sistema inmunológico e, incluso, la muerte en casos extremos. Los equipos que utilizan algunos lavaderos para eliminar olores no sirven para desinfecciones.

LUZ ULTRAVIOLETA

La luz ultravioleta es para procedimientos de desinfección industriales y masivos. Los pequeños aparatos que utilizan en algunos lavaderos pueden causar daños a la salud si se desconoce su manejo.

La luz ultravioleta también es utilizada en muchos sitios como medida para desinfectar los coches aún cuando se considera un procedimiento industrial. Y si bien su efectividad no está comprobada en un 100% como la del ozono.

La radiación ultravioleta-C sí que reduce su presencia, pero no está comprobado que elimine al virus por completo. Además, este tratamiento tiene que ser aplicado con medidas de seguridad también, ya que puede ocasionar daños oculares y en la piel, así como irritación en las vías respiratorias.

Ante los riesgos y las dudas que levantan tanto el ozono como la luz ultravioleta, las autoridades recomiendan la desinfección de los coches con biocidas autorizados. Estos productos no resultan tóxicos para las personas y se reducen los riesgos durante su aplicación.

QUÉ DICEN EN EUROPA

En Europa se volvió casi una moda desinfectar el auto con ozono o luz ultravioleta por lo que el Ministerio de Salud de España emitió un comunicado alertando sobre los riesgos: “No existe evidencia sobre la eficacia y seguridad de la desinfección de SARS-CoV-2 con dispositivos de radiación con luz ultravioleta u ozono. La evidencia disponible sugiere que ambos dispositivos pueden reducir la población de virus de una superficie, sin embargo, se desconoce si esa reducción es suficiente para conseguir la desinfección. Ambos implican riesgos para la salud, ya que pueden causar daños oculares, daños en la piel o irritación de las vías respiratorias”, indican las autoridades.

EL SOL

El sol es el mejor desinfectante para las zonas con las que los ocupantes de un auto tienen contacto frecuente.

Al sol le debemos la vida, literalmente y sigue siendo el medio más económico para la desinfección .Estacionar al sol, especialmente en verano, es muy peligroso para quien se quede dentro. En promedio en un día de 21 grados, la temperatura en el interior del habitáculo de un coche puede llegar a ser de 45 grados después de una hora al sol.

Si el día es de 27 grados la cifra puede aumentar hasta 50. El paso de los rayos del sol a través del cristal causa esto, lo que es potencialmente mortal para el nuevo virus. El virus del Covid19 puede vivir durante más o menos un día sobre papel y cartón y unos tres días sobre plástico y acero a temperaturas de 22 grados.

Sin embargo, si se aumenta el calor hasta 54 grados, el 99,99% de la carga viral muere en 20 minutos. Con una temperatura de 65 grados, como las que puede llegar a tener un auto bajo el sol del Chaco en un día caluroso, este tiempo se reduce a apenas 5 minutos. Es más económico y saludable.