Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/193706

Fútbol real, público virtual

El regreso del fútbol a Europa trajo de la mano la tecnología de los videojuegos y --con buena voluntad-- no se extrañan las tribunas llenas.

El fútbol regresó, al menos en algunos países europeos. La pandemia de Covid-19 trastocó profundamente al deporte rey e hizo que la “nueva normalidad” también lo sea para estos partidos que de momento se celebran sin público en los estadios, algo que -como poco- hace que ver las transmisiones en vivo bastante raras.

liga.jpg
Comparativa del Barcelona - Leganés entre la tribuna vacía y la virtual. No se tapa la lona colocada sobre el Camp Nou, y los colores de la masa del público se corresponden con los del local.

Para tratar de aliviar esa sensación en La Liga (España) y MediaPro llevan algún tiempo preparando soluciones alternativas para las retransmisiones. El Sevilla-Betis que se jugó la semana pasada daba la opción a los espectadores de poder verlo con público y sonido de tribunas repletas de manera virtual. 

Muchos se resisten al resultado, y aunque el efecto del público virtual no tiene nada que ver con el que ya se usa en videojuegos como FIFA 20, el sonido de ambiente sí aporta una diferencia llamativa a la emisión. Javier Tebas, presidente de La Liga, explicó a los medios españoles que “Llevamos trabajando desde el inicio de la pandemia” y se inspiraron en la Bundesliga para ofrecer dos opciones. 

DJ.jpg
Una joven hace las veces de DJ en uno de los partidos europeos. Delante suyo un banco de sonidos previamente grabados le permite superponerlos en cada jugada que amerite algo más de emoción.

Los espectadores pueden activar ese público y sonido de ambiente virtual, o bien ver la emisión sin dichos elementos. En las redes sociales hubo una enorme cantidad de críticas, bromas y memes sobre el efecto que causa ese público virtual. 

En una encuesta en el sitio Marca, el 68% de los encuestados indicaron que el resultado no les gustaba: “no parece público” de verdad. Al 32% el efecto permitía darle “colorido” al partido, pero lo cierto es que se han visto numerosos mensajes en redes como Twitter criticando el resultado.

La comparación con el público que aparece en los videojuegos es lógica: el efecto en los juegos FIFA 20 es realmente llamativo, con los aficionados muy bien representados con modelos virtuales muy distintos en su aspecto y vestimenta pero la idea es no distraer el televidente con avatares hiperrealistas.

Parecen, pero no son

En el mercado no había ningún producto ya creado para solucionar el problema de que mostrase las tribunas vacías. “Empezó una carrera mundial en toda la industria televisiva y de gráficos para darle solución. Trabajamos con Vizrt, el último mes y medio ha sido una carrera frenética para llegar a la reinauguración de La Liga. Ha sido el mayor reto al que me he enfrentado tras treinta años trabajando en deportes en televisión". Vizrt es una empresa noruega especializada en grafismo y realidad aumentada.

messi.jpg
Messi desplegando su juego con el fondo de una tribuna virtual. Para los más fanáticos la sensación es satisfactoria, para los análiticos siempre habrá algo que cuestionar.

El público virtual implementado en estas retransmisiones no tiene cara, es como decía un usuario una especie de “papel picado” que da colorido a las tribunas pero que no parece tener la ambición de presentar al público que, por ejemplo, sí muestran los videojuegos de fútbol de las consolas más populares. 

Ese efecto además no es permanente: el público virtual aparece en las cámaras principales, pero no en primeros planos de los jugadores que se intentan tomar con perspectivas que eviten generar ese fondo.

El sonido, sin embargo, se va adaptando al desarrollo del partido de una forma notable. La Liga ha colaborado con la empresa desarrolladora de juegos EA Sports, que cedió material del videojuego FIFA para poder incluirlo en estas retransmisiones.

Un Dj para la cancha

La intensidad varía según la pelota se acerca a un área u otra, o según se marcan goles. El resultado puede haber generado críticas, pero para otros usuarios el efecto conseguido es destacable y “ha aportado un poco de calor a la tristeza de jugar con el estadio vacío”. Lo cierto es que puede no ser perfecto, pero sí lo es la posibilidad de activarlo o no para que quienes quieran puedan ver el partido de una forma que intenta completar la experiencia.

repe.jpg
Un técnico de Vizrt encargado de superponer las líneas que enseñan las jugadas o los fuera de juego. El papel de esta nueva clase de trabajadores del futbol se vio repentinamente valorizado por la pandemia.

Los audios que se oyen en los partidos de España fueron grabados desde los propios campos y luego entregados a la creadora de los FIFA, EA Sports, para que los usase en la versión de cada año. Ahora vuelven a La Liga bajo el nombre “EA Sports Atmospheric Audio”. “EA nos ha devuelto el audio muy bien etiquetado para poder usarlo en directo. Y además, tenemos assets para dar énfasis a ciertas acciones, como cuando el equipo local tiene una ocasión, marca un gol, un jugador hace un buen regate...”, cuenta Óscar Lago, jefe de realización de Mediapro.

Esos momentos de énfasis, en los que se escucha cómo el público se vuelve loco, los va “colocando” en directo un operador de audio desde el propio estadio. A medida que se suceden esas ciertas acciones, va eligiendo de forma manual qué sonido reproducir desde un banco que almacena los off side, la frustración de un tiro libre errado o la locura de un gol. Algo así como un DJ, pero para el fútbol. ¿Qué estaría faltando?

¿Y los insultos?

Convengamos, el fútbol sin coloridas alusiones a la madre del árbitro y al resto de las familias de los jugadores no sería el mismo. Lo que hace vivir a un estadio son las hinchadas compitiendo por quien canta más fuerte y disfrutando ruidosamente de las penurias del rival.

Al superponerse el audio de EA sobre el del partido real no se silencia lo que ocurre en el estadio, sea por parte de los jugadores o por parte de la Voz del Estadio. Los jugadores no escuchan el sonido virtualizado, sino únicamente lo que ocurra en el propio campo y muchos coinciden que es extraño y les quita ese aire extra que precisan en momentos críticos del encuentro.

Sin “barras” virtuales, hubo que tomar una decisión: ¿incluir insultos o silbidos en contra del árbitro o del equipo visitante, o limitar el sonido virtual a refuerzos positivos hacia el local? “Fuimos muy claros: nosotros no podíamos en ningún caso generar un sonido ambiente virtual manipulado ni condicionado, fue fácil la decisión. Decidimos actuar sobre grabaciones de audio positivas para equipo local, únicamente. La decisión se tomó teniendo en cuenta que la hinchada local es mayoría en los estadios, y la visitante no tiene un sonido suficiente como para que afecte a la retransmisión. Era incorrecto por nuestra parte actuar sobre situaciones negativas, como criticar al árbitro, criticar una falta, etc”, precisó la gente de Vizrt. El resultado un partido con audio localista al europeo le suena extraño, pero no causaría mayor impresión en la Argentina, donde las barras se encargaron del desalojo de las tribunas visitantes en base a violencia y desinterés por el deporte.