Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/193436

La industria audiovisual, otra víctima del coronavirus

La industria audiovisual se vio obligada a detener todas sus actividades a causa del aislamiento social y preventivo decretado por el presidente Alberto Fernández a raíz de la pandemia. Esto se tradujo en la cancelación o postergación de rodajes y estrenos, además de pérdidas de subsidios y una caída del empleo que afecta tanto a las productoras grandes como a las más chicas.

Florencia Martínez
Por: Florencia Martínez

Por supuesto que en el Chaco no paso lo contrario, aunque aquí viene en caida desde antes de la cuarentena.

El cierre de salas también ha golpeado de cerca al INCAA, el ente público dependiente del Ministerio de Cultura que regula, fomenta y financia la actividad cinematográfica desde 1958 en el país. Más de la mitad de sus ingresos están compuestos por el 10% de cada entrada de cine, el 10% del precio de venta de videogramas grabados, como DVD, y el 25% de lo recaudado por el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), que incluye canales de televisión y servicios de cable. Sin cines no se puede recaudar el 10% de las entradas. Y sin ese dinero muchos proyectos quedarán sin posibilidad de financiamiento.

Audiovisulistas chaqueños cuentan su experiencia de como viven esta cuarentena, cómo ven las politicas existen y sobre todo qué le falta al Chaco para llegar a ser un gran polo audiovisual.

 

Yoni Czombos: “No va existir reactivación de rodajes mientras no haya políticas audiovisuales”

Yoni es de Coronel Du Graty, radicado en Resistencia. Tiene una gran trayectoria en las producciones audiovisuales, de hecho recuerda que una de los primeros trabajo fue en 1994 en formato VHS.

foto1-(2).jpg

Yoni explica: “El rodaje en la Argentina está parado. Hace bastante tiempo que no hay concursos del Incaa, por lo cual no hay posibilidad de llevar adelante rodajes. Frente a este parate generalizado de politicas audiovisuales, sobre todo federales que incluyan a las provincias, tenemos proyectos independientes para las cuales estamos pensando estrategias para ver cómo implementarlos. Pero aún los proyectos sin presupuestos para pagar algo minimo a actores y técnicos implica como mínimo de gastos en traslados, catering, y algún alquiler de equipos por lo que se hace dificil llevarlos adelante”.

Con respecto a la reactivacion de los rodajes, Czombos remarca: “No va existir reactivación de rodajes mientras no haya politicas audiovisuales que acompañen la gestación e implementación de proyectos. Antes de pensar en protocolos de rodajes, hay que pensar la implementación de politicas audiovisuales que implica tener en cuenta todo el proceso, desde la gestación del proyecto hasta a distribución y exhibición”.

“El audiovisual es una de las áreas más postergada de la cultura en el Chaco” sentencia el director y explica: “hace ocho años atrás estábamos a la cabeza de proyectos audiovisuales en la región. Hoy estámos entre los últimos. Las políticas culturales dan fruto a largo término y en nuestra provincia se postergó la inversión una y otra vez”.

“En CABA y el primer cinturón de provincia de Buenos Aires se concentra casi el 90% de la producción cinematográfica. El Incaa que es un organo federal en el cual todas las provincias participan con voz y voto de las asambleas anuales para la impletación de politicas audiovisuales, sin embargo sigue implementando políticas de fomento concentradas y desiguales. Fundamentalemente porque a las provincias, por desidicia o por ignorancia, nunca le preocupó defender el desarrollo local” resalta sobre la realidad audiovisual en todo el país.

Para finalizar, Yoni destaca: “hoy existe una Tecnicatura en la UNNE en la que se están formando realizadores y técnicos sin ningún futuro. Sin politicas que sustenten el desarrollo del audiovisual en la provincia, estamos apostando a un toque fortuito del destino”.

 

Roly Ruiz: “Tenemos que pensar cómo resurgir, en un oficio que está en crisis y totalmente paralizado”

El audiovisualista Roly Ruiz, quien hace diez años se dedica a esta industria, fue llevo a lo alto a la produccion de ficciones chaqueñas. Con Pez Gordo conquisto grandes premios e incluso contratos para su difusion, hasta que llego la pandemia.

foto2-(2).jpg

“Cuando nos enteramos del primer caso en Resistencia, provocó inmediatamente la paralización de todos los planes para el año, o por lo menos para esta parte del año” recuerda Ruiz y reconoce que: “al principio esperábamos una cuarentena más corta”.

Con respecto a como lo agarro la cuarentena el director cuenta: “con el entusiasmo de las primera semanas de cuarentena, me dedique a escribir. Escribí una serie de 10 capitulo y luego un cortometraje, ordene carpetas de fotografías, volví a releer viejos proyectos, trate de mejorarlos. Conforme iba cayendo que esto iba para largo, ese inexplicable e ilógico entusiasmo fue pasando, para caer en la cuenta que había que adaptarse en una nueva forma de trabajar, dar clases, y encarar proyectos; y sobre todo en pensar como resurgir, en un oficio, como el audiovisual que esta en crisis y totalmente paralizado”.

Ruiz señala que hay poco acompañamiento por parte del Estado nacional y provincial, y que en provincias vecinas eso no pasa ya que la industria cuenta con gran apoyo de los funcionarios. “En nuestro caso, con Pez Gordo hemos invertido, mediante subsidio INCAA, en sueldo e impuestos provinciales casi dos millones de pesos. Después de mucho esfuerzo, insistencia y tiempo, conseguimos un pequeño apoyo provincial menor del 2% de la inversión realizada. Comento estos números para que se entienda el nivel de inversión que implica producir una obra de ficción y valor que tiene para nuestros funcionarios de cultura. Eso con la gestión anterior hay que aclarar. Espero que esta gestión acompañe con políticas concretas” remarca Roly.

“En el Chaco, tenemos capacidad técnica, tecnológica y un cúmulo de experiencias que nos favorecen, entonces si me preguntas qué falta en el Chaco para ser un polo audiovisual, te respondo con total seguridad: falta políticas públicas e inversión, visión estrategias y pensar que es posible. En la provincia hay capacidad para filmar un largometraje por año de mínima” finaliza.

 

Abril López: “Todo el sector se está preguntando cómo hacer nuevas historias para filmar”

Abril López es productora audiovisual y encargada de la programacion del Incaa en el Guido Miranda. A ella si el coronavirus le llego en el peor momento ya que estaba filamando una publicidad de una entidad bancaria y la dueña del lugar decidio cerrar las puertas por temor.

foto3-(1).jpg

“Los pocos rodajes que se están llevando adelante, sobretodo en otros países, han cambiado muchísimo por los protocolos sanitarios y todo el sector se está preguntando cómo hacer nuevas historias para filmar” cuenta Abril y agrega: “está la cuestión del financiamiento y la falta de trabajo debido al parate de los rodajes, que es la otra gran área que se encuentra en crisis, ya que el dinero para la producción de cine, sale de la venta de entradas al cine (que están cerrados) y al no haber rodajes por el distanciamiento social, no hay trabajo”.

“El Instituto de Cultura del Chaco fue uno de los primeros que tomó medidas, lanzando un programa especial de Mecenazgo, Impulsar Cultura, que ayudó a muchos artistas y técnicos de distintas artes, y luego un Fondo de Fomento Cultural con los mismos fines, son ayudas que suman. También el INCAA acaba de lanzar la edición 2020 del concurso Raymundo Glayzer así que muchos de nosotros estamos aprovechando este tiempo para escribir, armar proyectos, y tratar de mantener a nuetras audiencias generando contenidos en nuestras redes sociales” remarca la productora.