Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/193200
MIGUEL DURÉ, 28 AÑOS AL SERVICIO DE LA SALUD PÚBLICA

La pérdida de un jefe de terapia conmueve al sistema de salud

Gobierno, sindicatos y la comunidad del Perrando vivieron una jornada de luto por el deceso de quien luchaba con denuedo contra el covid-19 desde hace algo más de veinte días.

53 años. Llevaba poco más de la mitad de su vida al servicio de la Salud Pública con una amplia trayectoria. Hizo su residencia en el Perrando en 1992, luego fue jefe de residentes de Terapia del Perrando.

El vehículo en que se trasladaron los restos de Duré deja el Perrando. Detrás, una caravana de médicos y enfermeros.

Médico del servicio 107, fue profesional de Guardia y jefe de Guardias Emergencias. Hace unos cuatro años estaba en la Unidad de Terapia Intensiva (UTI) y debieron convencerlo para que aceptara la jefatura porque no estaba seguro de aceptar ya que señalaba que acumulaba años de estrés.

Falleció Miguel Duré en las primeras horas de ayer luego de pelearle por lago más de 20 días al coronavirus, virus que casi con seguridad contrajo en la atención de pacientes.

Había sido el primero dentro de ese sanitario a quien se le suministró plasma de convaleciente, pero llevaba 15 días intubado porque presentaba dificultades respiratorias; luego siguieron fallas renales, lo comenzaron a dializar hasta que su cuerpo dijo basta.

Imágenes muy emotivas se vivieron ayer en el principal centro sanitario para darle el último adiós al jefe de Terapia Intensiva. 

Muy querido por sus colegas y quienes compartieron tareas con él lo recuerdan como un buen compañero, ya que su muerte generó conmoción y dolor dentro del ámbito médico. La imagen más elocuente quedó demostrada cuando cientos de profesionales y auxiliares de la salud se congregaron por un espacio breve de tiempo frente a la morgue para darle el último adiós.

Formaron una caravana humana que, con un cerrado aplauso, acompañó el paso del vehículo que llevaría los restos al crematorio. Y, con el dolor a cuestas cuando el coche ya había salido del hospital, retomaron rápido a sabiendas de que se enfrenta una pandemia que apremia.

NO ESTUVO CUIDADO

Fue un eslabón más de un sistema que se soltó, no estuvo suficientemente cuidado, eso fue que lo que llevó a que este virus lo afecte‘, describió Julio Picón, médico del Perrando.

Recordó a Duré como un hombre ‘silencioso pero resolutivo, uno se sentía seguro estando con él‘.

Por su parte, Andrea Mayol, quien fue directora del Perrando, lo definió como una persona con un perfil muy bajo, tratando de dar respuestas siempre a pesar de que los recursos no eran suficientes; un médico con presencia, muy solidario y que se quedaba siempre más horas para cubrir baches que se generaban”.

Año 1992. Primera foto de Miguel Duré como residente. La historia dice que tuvo una amplia e intensa trayectoria dentro del ámbito de la Salud Pública, que le valió el cariño de colegas y auxiliares.

“Sentimos que se nos fue alguien que era como un padre”

Ricardo Martínez es uno de los tantos enfermeros con que cuenta el hospital Perrando, padeció coronavirus y estuvo internado durante siete días con Miguel Duré, a quien conocía por la labor diaria y para quien guardará los mejores recuerdos.

“Para nosotros es un día muy triste, sentimos que perdimos un hermano, un padre, como si se tratara de un familiar directo cuando en la práctica era un compañero de trabajo, una excelente persona que siempre estaba predispuesta a ayudar a promover el trabajo en equipo y a que a uno vaya superándose día tras día”, describió en diálogo con NORTE.

Martínez se desempeña en el sector de Hemoterapia mientras que Duré era intensivista, pero el trabajo los encontraba unidos de forma periódica. “También lo llamaban el profesor, porque le gustaba enseñar todo lo que sucedía, no se le conoció que haya tenido un día malo, siempre estaba atento a detallar cómo atender todas las complejidades que pueda presentar el paciente; se nos fue alguien indispensable para la Salud Pública y para el hospital Perrando”.

Finalmente exhortó a tomar todos los recaudos necesarios para evitar el contagio. “Yo pude haber tenido el mismo desenlace, y si bien es cierto que siempre estamos expuestos, es importante que la ciudadanía se cuide, adopte las medidas de bioseguridad para no infectarse y con ello que el sistema no colapse”. cerró.

Notas Relacionadas