Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/192942

Turismo de naturaleza y conservación ganará terreno en la era post-pandemia

El aislamiento social es una medida decretada por el gobierno para contener el avance del coronavirus en el país, pero también es una oportunidad para recordar a los viajeros que permanecen en casa los diversos atractivos turísticos que posees ciertos países de Amércia.

Tal es el caso de del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo de Perú, desde donde se destacó que la geografía peruana contempla un amplio abanico de opciones por conocer.

finde.jpg

Resaltó que el Turismo de Naturaleza y Conservación se basa en la gran variedad geográfica y ecológica para ofrecer a los turistas una serie de actividades que les permite conocer y conectar con el entorno natural.

“Todas las regiones peruanas ofrecen esta modalidad de turismo. Por ejemplo, Cusco y Madre de Dios te ofrecen visitas al Manu, así como Loreto, al Pacaya Samiria. Incluso, Lima tiene turismo natural cuando uno se adentra más al este en lugares como Las lomas de Lucumo o las de Lachay”, refirió el Mincetur.

Alrededor de la Cordillera de los Andes, los destinos son innumerables. Los lagos y valles que ofrecen las montañas maravillan a los visitantes. Ancash tiene al Parque Nacional del Huascarán, donde se puede llegar fácilmente desde Huaraz solicitándolo con los agentes turísticos.

Las actividades que destacan son las caminatas ecológicas que, al ser guiadas, permiten disfrutar del paisaje y aprender de su valor dentro del medio ambiente. La observación de fauna en los parques y reservas naturales cumplen una función similar.

finde3.jpg

“En la última década, han aumentado los lugares de avistamiento de aves en el país. En San Martín y Amazonas, los colibríes son los grandes protagonistas de la cámaras de los turistas. Y en la Sierra Sur, como Arequipa, en el Colca, los cóndores sobrevuelan los profundos cañones ayudando a mantener limpio el ecosistema”, agregó el ministerio.

Ecoturismo, la esperanza

La premisa del ecoturismo es realizar un turismo con respeto hacia el ambiente. A través de instrumentos como la interpretación en la naturaleza se incorpora el conocimiento en la experiencia de la visita para resignificarla.

La denominada Interpretación del paisaje natural, es esencialmente un proceso de comunicación a través del cual se vincula al visitante con los recursos naturales del área traduciendo significados y evidencias de procesos naturales que, por sí solo no podría realizarlo. De esta manera al comprender el funcionamiento del ecosistema en forma integrada y no según sus elementos aislados, se tiende a formar conciencia de conservación11.

finde2.jpg

La interpretación de la naturaleza se convierte en un instrumento de gestión ambiental turística en las áreas protegidas, ya que a través de la educación no formal se transmite la importancia de conservar la biodiversidad de los ambientes que se visitan12. La tarea de elección de instrumentos tiene que tener en cuenta el disfrute de los valores naturales compatibilizando la conservación con el uso público13.

Dentro de las funciones propias de los guardaparques, “siendo éstas: Atender la integridad de las áreas protegidas y la seguridad de los visitantes; La educación ambiental; Realizar apoyo a la investigación y Las relaciones con la comunidad”14; la interpretación, da como forma de educación ambiental, es un proceso de comunicación tendiente a educar al visitante, proceso que tendrá consecuencias en el futuro accionar de esos visitantes.

Desde esta perspectiva, el guardaparque realiza a partir de la interpretación, un aporte al manejo del sistema de áreas protegidas, sea al subsistema municipal, provincial, o nacional, al minimizar los posibles impactos de una nueva visita a partir del conocimiento y la comprensión de los espacios naturales protegidos visitados.

EN BUENOS AIRES, LAS RESERVAS NATURALES YA SON DEMANDA TURÍSTICA

Las reservas naturales de la provincia de Buenos Aires, que ofrecen espacios amplios y servicios seguros, son una opción ideal para la actividad turística tras la pandemia y por ese motivo ya están mejorando su infraestructura para recibir visitantes, informó hoy la Subsecretaría de Turismo bonaerense.

El territorio bonaerense ofrece una gran variedad de ecosistemas que se corresponden a sus diferentes regiones, con áreas protegidas que conservan su estado natural.

finde4.jpg

La Reserva natural municipal Faro Querandí, ubicada a 5 kilómetros de Mar Azul y que tiene una superficie de más de 5.700 hectáreas y una franja de 21 kilómetros de dunas con un ancho variable de 3 kilómetros, es una de las más importantes por la amplitud de sus playas.

Este ecosistema costero cuenta con aves, serpientes, zorros grises, gatos monteses, ñandúes y más de cien tipos de plantas, muchas de las cuales poseen propiedades medicinales.

El guardaparques Abel Escobar señaló que ‘la gente se sorprende de la biodiversidad cuando recorren los senderos ecoturísticos‘.

La reserva natural Laguna de los Padres, ubicada a 10 kilómetros de Mar del Plata, tiene una gran afluencia de público y por ese motivo sus 687 hectáreas fueron divididas en tres zonas que son de uso intensivo, de conservación (solo se puede recorrer a pie) e intangible (con acceso vedado al público).

La reserva constituye una zona de una ‘altísima biodiversidad‘ en la que se registraron más de novecientas especies de aves que con la merma del movimiento de personas se hicieron más visibles. El parque provincial Ernesto Tornquist ubicado en el sudoeste de la provincia, en la zona central de la Serranía de Ventania y con más de seiscientas especiesáde árboles, reptiles, aves migratorias, anfibios, pumas y ciervos, es otra de las reservas naturales bonaerenses.

La reserva funciona como acceso al ascenso al cerro Ventana y también a senderos con distintos grados de dificultad. El lago Epecuén, en la zona centro-oeste y que esta semana ofreció un espectáculos singular al aparecer con una cobertura blanca por la sanilización de sus aguas, es otra alternativa natural que ofrece la provincia de Buenos Aires para los turistas que quieran disfrutar de la naturaleza tras la pandemia de coronavirus.

 

Otras partes del mundo

Sello de Viaje Seguro

Turquía, Bulgaria, Jamaica, Canadá, México y Mauricio recibieron el Sello de Viaje Seguro del Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC, en inglés), que garantiza a los turistas elevados estándares de higiene y seguridad sanitaria en esos destinos en el marco de la pandemia de nuevo coronavirus, informó hoy esa organización.

El distintivo fue otorgado a algunos países en su totalidad, como en Turquía, Bulgaria, Jamaica y Mauricio, en tanto en Canadá se remite a la provincia de Ontario, y en México a Baja California Sur, Yucatán y al grupo Xcaret, el mayor operador de Cancún y la Riviera Maya, especializado en turismo sustentable.

Estos países se suman a una lista que elaboró el Consejo, cuya prioridad es ayudar a recuperar la confianza y proteger la salud de los visitantes en la ‘nueva normalidad‘ de los viajes y el turismo. Otros países que próximamente adoptarán los protocolos del WTTC para recibir el Sello Viaje Seguro son el Reino Unido, Egipto, Canadá y Chile, anunció la presidente del WTTC, Gloria Guevara Manzo.

‘Este reconocimiento es vital para restablecer la confianza de los consumidores en todo el mundo en el sector de viajes y turismo; los viajeros pueden estar seguros de que existen estándares de higiene para que puedan visitar destinos de manera segura‘, indicó.

Guevara Manzo sostuvo que ‘el Sello de Viaje Seguro cuenta con el respaldo de la Organización Mundial del Turismo (OMT) y de más de 200 CEO°s de los principales grupos empresariales del sector alrededor del mundo‘.

En ese sentido, un comunicado del Consejo indica que los destinos que reciben el sello cumplen los protocolos del WTTC, que fueron diseñados con pautas de la Organización Mundial de la Salud y del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades.

La tarea se hace en colaboración con la Asociación Internacional de Transporte Aéreo, el Consejo Internacional de Aeropuertos y la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros, para garantizar la alineación en todo el sector.