Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/192792

Minneapolis: analizan disolver la policía e invertir en seguridad pública controlada por la comunidad

  Una mayoría de los miembros del Consejo legislativo de la ciudad anunció su compromiso de disolver el departamento de policía local, luego de que sus agentes asesinaran a George Floyd el 25 de mayo.

  (Publicado en Star Tribune de Minneapolis) - Una mayoría de los miembros del Consejo legislativo de la ciudad anunció su compromiso de disolver el departamento de policía local, luego de que sus agentes asesinaran a George Floyd el 25 de mayo.

Lisa Bender, presidenta del Consejo legislativo, que analiza disolver la Policía local e invertir en seguridad pública controlada por la comunidad.

“Aquí, en Minneapolis y en muchas ciudades de EEUU, está claro que el sistema actual de vigilancia y seguridad pública no mantiene seguras a nuestras comunidades”, dijo este domingo la presidenta del Consejo, Lisa Bender. “Nuestros esfuerzos de reforma han fallado”.

   La decisión del Consejo de la Ciudad sigue las propuestas de varios sectores de la comunidad, como el Consejo Escolar, las escuelas públicas, la Universidad de Minnesota, y el servicio de Parques y Recreación. Varios miembros del Consejo expresaron la total pérdida de confianza en el Departamento de Policía.

   “Vamos a desmantelar el Departamento de Policía”, tuiteó el concejal Jeremiah Ellison, llamando a “repensar dramáticamente” el enfoque de la ciudad para casos de emergencia. El concejal Steve Fletcher citó el extenso historial de mala conducta del Departamento de Policía y “la historia de violencia y discriminación de décadas”, todo ello objeto de investigación por parte del Departamento de Derechos Humanos. “Podemos resolver la confusión sobre una compra de comestibles de u$s 20 sin sacar un arma o esposar a la gente", escribió Fletcher.

Echan al alcalde

   El alcalde de Minneapolis, Jacob Frey, dijo la noche del sábado que se oponía a disolver el Departamento de Policía ante los asistentes a una protesta contra la violencia policial en la ciudad. Sus afirmaciones le valieron un estruendoso abucheo y gritos de “¡Vergüenza!” y “¡Vete a casa, Jacob, vete a casa!”. El New York Times calificó la escena de “una humillación casi inimaginable fuera del cine o de una pesadilla”.

Manifestantes sostienen una pancarta de Black Lives Matter durante una protesta contra el racismo, tras el asesinato de George Floyd por pare de la policía de Minneapolis.

   “La última alcalde demócrata, Betsy Hodges, manejó mal el asesinato de Jamar Clark. Le dijimos que iba a perder su trabajo. Y lo perdió”, dijo Miski Noor, una de las organizadoras de la protesta, sobre la negativa de Frey a disolver el Departamento de Policía.

   Desde que asumió el cargo en enero de 2018, Frey dirigió la política de cámaras corporales para imponer un control más efectivo de la conducta de los oficiales. A los que no cumplían las normas de grabación de procedimientos se les impidió que participaran del llamado entrenamiento del “Guerrero a prueba de balas”, que alienta a las fuerzas del orden público a usar armas si sienten que sus vidas están en peligro. El oficial que disparó y mató a Philando Castile durante un incidente de tránsito en 2016 había asistido a ese entrenamiento dos años antes.

   Sin embargo, Frey enfrentó críticas de activistas comunitarios por apoyar el aumento de presupuesto del Departamento de Policía y por el fracaso de la ciudad en garantizar la seguridad pública. Desde hace años, hasta los propios funcionarios se quejan de que la Policía no logra mantener segura la ciudad, y los miembros del Concejo se hicieron eco de ese sentimiento este domingo.

   “La Policía solo aclaró el 56% de los casos de asesinato. Para las violaciones, la tasa es abismalmente baja. En 2018, fue solo del 22%, es decir que cuatro de cada cinco violaciones quedan sin resolver en Minneapolis. Ponemos en duda el compromiso del Departamento para resolver las agresiones sexuales”, dijo el concejal Ellison.

   La medida del Consejo sigue las propuestas de diversos sectores de la ciudadanía, que consideran urgente la necesidad de revisar el modelo de aplicación de la ley. Desde el asesinato de Floyd y las protestas que siguieron, funcionarios de Los Ángeles y de Nueva York pidieron que se recorten los presupuestos policiales y se reasignen fondos a educación, vivienda y otros servicios sociales.

   “Nuestro compromiso es hacer lo necesario para mantener seguros a todos los miembros de nuestra comunidad y decir la verdad de que la Policía de Minneapolis no está haciendo eso”, dijo Fletcher este domingo. “Nuestro compromiso es poner fin a la relación tóxica de nuestra ciudad con el Departamento de Policía, poner fin a la vigilancia tal como la conocemos y recrear sistemas de seguridad pública que realmente nos mantengan seguros”.