Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/192428

Japoneses que no tuvieron eco la región

Los autos japoneses son sinónimo de buenas prestaciones, confiabilidad y robustez pero por alguna razón algunos modelos no salieron como se esperaba y no tuvieron ningún éxito en nuestra región.

Finalizaban los 80 y en Argentina había una constelación de estos modelos japoneses al igual que en Brasil pero algunos tenían fallas crónicas y otros no gustaron, de todas maneras el negocio era tan próspero que no importaba demasiado.

Aquí alguno de esos modelos

Nissan Xterra 

Nissan apostó mucho a este modelo al punto que que invirtió en la nacionalización del modelo, en el complejo industrial Ayrton Senna, en São José dos Pinhais (PR). Pero la competencia era feroz, nada menos que Toyota Hilux SW4, Mitsubishi Pajero y Chevrolet Blazer. No es que Xterra careciera de atributos técnicos, pero el mercado no le dio la bienvenida. Quizás fue porque los competidores ya estaban establecidos, o porque el diseño era demasiado audaz.

Mitsubishi Galant  

En 1988 Mitsubishi lanzó la octava generación del Galant en Brasil y Argentina, afirmando que tenía la intención de competir con Audi A4 y BMW Serie 3. Además de eso, debe admitirse que el sedán era impresionante por el momento, con un diseño imponente e incluso Motor V6 2.5 de 163 CV. Sin embargo, nada de esto fue capaz de atraer a la clientela de los rivales alemanes.

Toyota Corolla  

Es cierto, un Corolla integra la lista de autos frustrados de la región pero se trata de los que  fueron importados en 1997 y 1998. Esta fue la generación más controvertida debido a su aspecto exótico, con parrilla frontal y faros ovalados. Es que el auto estaba adecuado al mercado europeo más receptivo al estilo y alguien en la parte superior de la compañía pensó que esta identidad complacería al público de América del Sur ... ¡Y cometió un gran error!

Subaru Alcyone SVX  

Este modelo solo llego a Brasil donde se llamó SVX. En 1992, el  deportivo llegó a ese país y a pesar del diseño firmado por Giorgetto Giugiaro, el motor 3.3 V6 con 230 hp y tracción total, en todo el mundo el cupé tuvo ventas muy por debajo de las expectativas las estimaciones indican que aproximadamente 60 unidades salieron a las calles. Irónicamente hoy es un modelo de colección muy cotizado.

Mazda 

Los autos Mazda son reconocidos internacionalmente e impresionaron mucho cuando aterrizaron en la región a principios de los 90. Los autos deportivos, en particular, como el RX7 y su increíble motor Wankel, el carismático MX5 e incluso el logotipo accesible de MX3 se convirtieron en sueños de consumo de la época.

El caso es que Mazda no pudo establecerse y en Brasil fue una catástrofe ya que habían vendido un cierto número pero en 1999 Mesbla, el importador de la marca, se declaró en bancarrota, dejando a los propietarios sin piezas ni asistencia. Desde entonces, el fabricante no ha mostrado interés en regresar.

Daihatsu 

Sobre todo en Brasil, muchas personas ni siquiera conocen Daihatsu. Entre quienes lo reconocen, hay quienes piensan que es un fabricante surcoreano. Legítimamente japonés, el fabricante tiene su sede en Osaka. Pero la nacionalidad no logró entusiasmar a los consumidores regionales.

Al igual que Mazda, Daihatsu también falló en el mercado regional y se retiró. Uno de sus buenos modelos, el Feroza (foto) era un 4X4 sumamente eficiente que tuvo buena recepción entre los productores de la región amazónica y el Chaco paraguayo.  

En el mismo año en que Daihatsu dejó Brasil, pasó a ser controlada por Toyota, que adquirió el 51% de sus acciones. Como las dos marcas operan en diferentes segmentos, Daihatsu se dedicó a los coches “kei” de pequeño tamaño para Japón.