Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/192000
CORONAVIRUS

Visto bueno al pedido de declaración para primeros casos provinciales

El lunes, una madre y su hija deberán testimoniar ante la jueza Zunilda Niremperger. Se busca determinar si son responsables de una cadena de contagios de Covid- 19.

En una sociedad acostumbrada a apuntar actitudes ajenas antes de hacer un examen interior, mucho se habló y hasta castigó en redes sociales a las denominadas como ‘paciente cero‘ del coronavirus en la provincia en relación con la responsabilidad que les cabe por la propagación de la enfermedad.

Sabadini.jpg
Patricio Sabadini, fiscal federal que abrió una investigación contra las pacientes cero de coronavirus en la provincia.

A la condena social se le sumó un pedido de investigación de parte de la fiscalía federal de Resistencia en primera instancia y de la Fiscalía General en la Cámara de Apelaciones para saber si las conductas no configuran el delito de atentar con la seguridad pública, en este caso por la propagación de una enfermedad y ser pasible de una condena que puede llegar a los 15 años de prisión. 

Ayer, la jueza Zunilda Niremperger decidió dar lugar a la solicitud de los representantes del Ministerio Público y decidió que el lunes, desde vía remota, una pediatra de poco más de 70 años y su hija becaria de un proyecto de investigación de la Facultad de Humanidades, dieran su testimonio para evaluación de la magistrada. Lo que terminó de convencer a la jueza de la necesidad de la declaración fue un informe que recibiera hace días de parte del Ministerio de Salud basado principalmente en la identidad de los primeros infectados que tuvo la provincia, y que la mayoría tenía vinculación con estas mujeres que se presume contrajeron el virus durante un viaje que hicieron por España y Rusia.

Para el sostenimiento de la acusación de los fiscales, será fundamental cómo sopese Niremperger la palabra de las mujeres, está claro que no guardaron el aislamiento preventivo por haber estado en países en los que comenzaba a desarrollarse circulación comunitaria de Covid-19, mantuvieron vida social e hicieron todo lo que no debe hacerse para evitar propagar el virus. Según manifestaron a allegados como ocurre en gran parte de los infectados se mantuvieron asintómaticas los primeros días.

En la acusación que encaran los fiscales Patricio Sabadini y Federico Carniel se centran en lo que establece el artículo 202 del Código Penal, que pena de tres a quince años de prisión para el que propagare una enfermedad peligrosa y contagiosa para las personas, es decir actuara con intención y existiera una conducta dolosa o bien el artículo 203 que versa sobre la imprudencia, negligencia, impericia que pudiera tener en este caso una médica y como consecuencia de ello causara enfermedad o muerte, en este caso las sanciones desde multas pecuniarias hasta cinco años de prisión.

Lo cierto desde su retorno a la provincia hasta que a ambas le confirmaron que eran portadoras del germen, ni a nivel provincial ni tampoco en términos nacionales regía el aislamiento obligatorio para toda la población y tampoco se había fijado el paso previo que fue la cuarentena obligatoria para todo aquel que haya estado en el exterior.Entre otras cosas, esto hace por ejemplo que no se les pueda imputar el artículo 205, que es el que fija hasta dos años de cárcel para los que violaran disposiciones públicas, que se utiliza para los que no respetan el confinamiento.