Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/191991

Barrio Toba: a la estigmatización por Covid-19 se suma la cultural

Hasta el viernes al mediodía se registraban 90 casos. Disenso en las miradas sobre el origen de los contagios y sobre cómo organizar la ayuda, atención sanitaria y seguridad.

En una comunidad con identidad indígena los prejuicios con sus habitantes son históricos. Desde el primer caso positivo de Covid-19 el crecimiento de contagios fue exponencial y la noticia de un nuevo deceso esta semana  intensificó las acciones.

El acordonamiento de la zona fue acordada por la comisión vecinal pero hay vecinos que incumplen las restricciones. Un dirigente pide endurecer medidas.

Aunque la comisión vecinal acordó con las autoridades que se fije un acordonamiento por seguridad y para garantizar el aislamiento, hay vecinos que lo incumplen y cuestionan. En barrios cercanos y otros servicios hay actitudes discriminatorias y desde varias localidades de la provincia piden que no viajen hasta que cesen los contagios.  

Mientras el Estado provee raciones de alimentos, hay referentes que alertan por faltante y ausencia de coordinación. El Ejército entrega raciones al mediodía y muchas de las personas que las retiran no usan barbijos, ni se tomaron medidas para rociar las manos con alcohol.

El barrio forma parte del Gran Toba, una vasta área compuesta por otros cinco grupos habitacionales más. Esta semana se convirtió en el epicentro de la pandemia chaqueña por el aumento de portadores del virus: el 27 de abril se reportó el primer caso y el lunes 11 de mayo ya eran 26, que pasaron a 79 el miércoles 13, y a 90 este viernes.

Les decimos a los positivos que no sabemos cuántos más son, que no salgan; hablamos con los familiares y a veces terminamos peleando pero ya no sé qué más hacer”, describe el presidente de la comisión vecinal Antonio Patricio.

Las prioridades: coordinar mejor acciones entre comunidad y funcionarios estatales, acelerar la contención integral en salud, alimentos y seguridad.

Ante el caso de un internado que se retiró del hospital y regresó a su casa planteó que es necesario endurecer medidas. “Que venga Gendarmería o el Ejército para aislar a los positivos y santo remedio”, pidió ayer en declaraciones a La Radio 104.7 luego de narrar la impotencia que le da ver a jóvenes paseando por las calles en plena restricción nocturna.  

“Creen que van a estar mejor en la casa”  

Una mujer qom, cuyo nombre no trascendió, llamó a un programa de La Radio para explicar que muchos vecinos del barrio Toba creen que van a estar mejor en la casa que en el hospital.

Con la angustia de no poder trabajar hace tres meses -se dedica al servicio doméstico- pidió salir al aire para pedir “a los hermanos que entiendan que la autoridad y los médicos quieren salvarles la vida”.

Además de reconocer que hay quienes confían más en terapias alternativas, denunció que en el barrio Villa Encarnación “a diario se vive una batalla campal con la policía”.

Notas Relacionadas