Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/191772

Contagios que no ceden y objetivos económicos y sociales acelerados por el propio peso de la emergencia

La reactivación de industrias bonaerenses que debe regular el gobernador Kicillof tendría que incluir a la planta siderúrgica de Acindar, como se le planteó desde el Chaco y también al intendente Espinoza de La Matanza, porque si unos 40 operarios solamente vuelven a producir se podría obtener ese alambre indispensable para ajustar los fardos de fibra y que al agotarse paralizó al parque de desmotadoras y agravó el problema del mercado del textil, donde los precios deprimidos llegaron a frenar operaciones y ahora se amesetó en valores, cuando está en apogeo una cosecha de rendimientos y calidades que abren una gran plataforma de esperanza para la próxima campaña, después de esta pandemia de incalculables perjuicios económicos en todo el mundo.

Esta faceta pertenece al objetivo de capitalizar la potencialidad productiva primaria y ganar autonomía empezando por quebrar la dependencia de una canasta alimentaria y profundizar la saludable obsesión industralizadora, en términos de recuperar valor agregado en la cadena de valores del textil priorizando la chance de la confección (cuyo mejor ejemplo son logros de Chacu) y también en la envergadura granaria, donde salen de la provincia más de un millón de toneladas de soja y un volumen significativo de girasol, sin procesar una lata de aceite, excepto emprendimientos de biodiesel.

El trasfondo fiscal lo dice todo: los datos de abril/ mayo suman unos 20.000 millones de ingresos con recursos nacionales y de la provincia, pero el balance demuestra que no retenemos ni 5.000 millones de pesos y todo lo demás se aplica a destinos fuera del territorio chaqueño.

MENSAJE DE CAPITANICH

El mensaje del gobernador, que tendrá otro capítulo mañana, abordó los matices de la continuidad del aislamiento social preventivo y obligatorio hasta el 24 de mayo, con la prioridad sin tregua de los esfuerzos de prevención, detección y tratamiento de la pandemia donde el Chaco está en los niveles de mayor impacto y hasta el viernes había pagado el costo de 20 vidas, a partir de aquellos viajeros procedentes de zonas de elevado riesgo, en tanto la población mundial contagiada ayer ya pisaba los 4.000.000 de personas.

La fase 4 será encarada con un proceso creciente de flexibilización de actividades pero con la continuidad de restricciones como la suspensión de clases hasta lo que determine el Consejo Federal de Educación, licenciamiento especial para 200.000 personas que constituyen grupos de riesgo y un mecanismo de jubilación anticipada obligatoria para quienes superen los 60 años.

Habrá nuevas exigencias de protocolo de protección de los empleados públicos, suspensión de espectáculos públicos para evitar aglomeración de personas hasta setiembre, incluyendo clubes de barrios y demás instituciones deportivas. Hay más detalles pero sobresale la decisión de un programa fiscal para la recuperación de ingresos que constituyen cuentas por cobrar de los organismos públicos y la consolidación de deudas del Estado con acreedores y contratistas.

LA PÉRDIDA FISCAL NETA

Mientras tiene líneas tendidas para renegociar el endeudamiento de arrastre que creció el 62,7% en el último año, el gobernador mencionó los 2.800 millones de ATN previstos entre abril y junio, coparticipados con los municipios, que no compensarán la caída de la recaudación proyectada.

En suma, los los recortes anualizados llegan a 15.000 millones y se generará una pérdida neta equivalente a 9.000 millones de pesos, dicho con todas las letras. En el marco de ese stress fiscal, el gobierno adoptó medidas para reducir el impacto de la crisis en materia tributaria y anoche abordó su programa en materia de comercio electrónico y su aplicación en una mejor gobernabilidad.

El documento esencial apunta a planificar la recuperación económica de la provincia, ejecutar la infraestructura social básica y el desarrollo productivo, todo lo cual se precisará mañana a partir del concepto, como decíamos al comienzo sobre la coyuntura y la proyección algodonera, que el gobierno tiene en ECOM, el grupo Nuevo Banco del Chaco, Colono SA, la Fiduciaria del Norte SA y ahora la Bolsa de Comercio con renovadas autoridades, herramientas para un desarrollo basado en un modelo de alta tecnología y eficiencia en la administración de las políticas públicas.

El puente nació navegando en pleno Paraná Los 47 años de la inauguración del puente Belgrano, que se cumplirán mañana, merecen evocar la primera decisión conjunta sobre esta obra entre los gobiernos del Chaco y Corrientes, con una anécdota poco conocida.

Acordaron cerrar un acuerdo los gobernadores Anselmo Z. Duca del Chaco y el de Corrientes, Fernando Piragine Niveyro, en una embarcación de la Prefectura Naval Argentina donde también se sumaron altos funcionarios de ambas provincias, invitados y periodistas.

Había un antecedente fresco porque los mandatarios de Santa Fe, Carlos Silvestre Begnis y de Enre Ríos, Raúl Uranga, firmaron un acta compromiso para impulsar el túnel subfluvial, una obra relevante para la ingeniería de la época, que se construyó y acaba de mostrar su silueta ante la enorme bajante del Paraná. (Alguien sobrevive de aquel acontecimiento, la esposa del subsecretario de Obras Públicas, ingeniero Emilio García Solá, padre del actual vicerrector de la Uncaus, Manuel García Solá, que todavía recuerda su temor a navegar).

En el momento de elaborar el acta, primer antecedente de esta obra, la nave se estacionó en la zona donde se emplazaría el enlace entre ambas orillas, se adoptó una decisión fundamental que abrió camino de muchas gestiones posteriores para la licitación y la construcción.

Lo que, a la postre, motivó este diálogo con uno de los periodistas invitados con el gobernador: Duca: ¿Por qué un puente y no un túnel como Santa Fe-Paraná? Fue la pregunta, y el farmacéutico de Charata le contestó: “Porque soy un político y el puente se ve…”. Y lo veríamos el 10 de mayo de 1973, al habilitarse la circulación de miles de vehículos de chaqueños y correntinos con la euforia de poder atravesarlo después de tantos años de balsas, barcazas y los inolvidables vaporcitos que reaparecerían en aguas de los paseos del Tigre con el paso de los años.

Resistencia con dos protagonistas de una inestabilidad riesgosa

El gobierno provincial apreció el enfrentamiento entre el intendente Gustavo Martínez y Jacinto Sampayo como riesgoso, con amagues de violencia en el copamiento de la Dirección de Tránsito y de una inestabilidad institucional con votaciones amañadas y demandas de inconstitucionalidad, más otras turbulencias judiciales en el Concejo municipal.

La conciliación impuesta por la Dirección de Trabajo y la declaración de la ilegalidad del paro que en plena emergencia sanitaria paralizaría la recolección de basura y residuos, fueron decisiones del Ejecutivo y la entrevista entre Martínez y Capitanich no pasó de un gesto de pisar la pelota del enfrentamiento, después de viralizar denuncias de una conspiración urdida para intervenir Resistencia.

Quienes están habituados a moverse con guardaespaldas y lo certifican las adscripciones que el intendente obtuvo de sus leales de la Legislatura, están jugando con fuego. La publicidad de fumigaciones no alcanza para distinguir el clima tenso, donde también se matizó con la circulación de recibos de cobro del hijo de Sampayo y de una jueza de Faltas que aparece mejor retribuida que magistrados federales y deja en el último vagón a los provinciales.

No hay que descartar que en un próximo round de la pelea se intente fundar un sindicato paralelo como ya ocurrió en Sameep y que en su otoño jubilatorio el veterano dirigente municipal advierta que otra vez el fiscal Sabadini -otro acostumbrado a custodios- arremeta de nuevo contra él, como si faltara algo a sus cuestiones judiciales pendientes.

Un observador muy bien informado del entramado de una situación de hacha y tiza, nos decía que no hay lugar para los dos, con perfiles tan parecidos, si se asume la responsabilidad de darle a Resistencia una administración que empiece por afrontar con prudencia, capacidad cabal de gestión y sin cortinas publicitarias, un ahogo fiscal con tributos caros, que repercuta en servicios fundamentales. Todo esto no es, precisamente, lo que hacía falta en la capital de la provincia.