Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/190902

España: enviar anónimos o acosar a sanitarios o cajeras es un “delito de odio perseguible”

Se han dado casos de daños materiales causados por rociar la puerta de la vivienda con lejía y caseros que han intentado desahuciar a su inquilino

Los mensajes anónimos de personas que piden a sus vecinos sanitarios que luchan contra la Covid-19 o cajeras que abandonen el edificio en el que viven para no contagiar al resto de personas son denunciables y pueden incurrir en un delito de odio. Así lo ha avisado la Policía Nacional que ha advertido que se trata de conductas “denunciables y perseguibles”.

Miriam Armero, cajera de un supermercado de Cartagena, muestra en el portal del edificio donde vive, la carta que un vecino metida por debajo de su puerta y que encontró su hijo de 10 años, en la que le recomiendan que se busque otra vivienda mientras dura la pandemia de la Covid-19 Foto: (Marcial Guillén / EFE)

El Consejo General de Enfermería ha condenado la “baja catadura moral” y “manifiesta insolidaridad” de los vecinos que “hostigan” con carteles “amenazantes” a los profesionales sanitarios que luchan contra el Covid-19 para que abandonen su vivienda por “miedo” a ser contagiados.

Y es que mientras una buena parte de la ciudadanía se reúne todos los días en sus ventanas, balcones o terrazas para ovacionar con un largo aplauso a los sanitarios que trabajan intensamente para frenar la pandemia del coronavirus, han trascendido los mensajes de algunos de estos vecinos de estos trabajadores de la sanidad y también de cajeras de supermercado pidiendo que no regresen a su casa tras concluir su jornada laboral para no contagiar al resto. Uno de los últimos en conocerse, el de una ginecóloga de Barcelona que se ha encontrado su coche aparcado en el parking comunitario pintado con la frase “Rata contagiosa”.

La Policía Nacional ha advertido que perseguirá los delitos de odio en forma de mensajes contra los profesionales expuestos al coronavirus. La subdirectora general de Recursos Humanos y Formación de la Policía Nacional, la comisaria principal María del Pilar Allué, ha recordado que las comisarías siguen abiertas a pesar del estado de alarma decretado por la pandemia, por lo que, ha subrayado, la Policía continuará con las labores de persecución de este tipo de delito.

Isabel González, la presidenta de la comunidad de vecinos del edificio donde vive Mirian Armero, muestra su apoyo en un cartel donde crítica la falta de respeto a otros vecinos. Mirian Armero es cajera de un supermercado de Cartagena que recibió una carta de un vecino Foto: (Marcial Guillén / EFE)

Allué ha asegurado que son conductas “denunciables, perseguibles y altamente reprobables por cualquier persona de bien”.

“No cabe mayor desprecio para los miles de profesionales también empleados de supermercados o Fuerzas y Cuerpos de Seguridad- que se juegan su propia salud para cuidar, atender o proporcionar seguridad a todos los ciudadanos”, ha asegurado también el Consejo General de Enfermería.

Distintos medios de comunicación, así como las redes sociales, se han hecho eco de la aparición de carteles anónimos en los bloques de viviendas donde residen enfermeras, enfermeros u otros profesionales sanitarios en los que les invitan a abandonar su propia vivienda o aquella de alquiler en la que habitan. Se han dado casos de daños materiales causados por rociar la puerta de la vivienda con lejía y caseros que han intentado desahuciar a su inquilino.

Mientras la mayoría de ciudadanos aplauden a los profesionales al frente de la pandemia, algunos vecinos les piden que se vayan de sus casas Foto: (Cabalar / EFE)

”No cabe mayor desprecio hacia los profesionales sanitarios que están arriesgando su vida y entregándola, incluso, por la salud de los demás. Los carteles y amenazas, el acoso hacia ellos por parte de vecinos insolidarios e ignorantes nos parecen comportamientos incívicos e inaceptables, que no estamos dispuestos a consentir”, ha dicho el presidente del Consejo General de Enfermería, Florentino Pérez Raya.

Por ello, ha informado de que los servicios jurídicos de la organización colegial estudiarán “en profundidad” todos los casos que se les comuniquen con el fin de que todo el peso de la Ley caiga sobre quienes “hostigan” a los profesionales que están luchando “sin descanso” para combatir la mayor emergencia en materia de salud pública de la historia reciente.

Finalmente, el organismo ha mandado un mensaje de “ánimo” a las víctimas de este “repugnante acoso” y ha recordado a los profesionales de Enfermería que su “impagable labor” por los ciudadanos está “fuera de toda duda y no quedará empañada por el comportamiento insolidario de una exigua minoría”.

Fuente: lavanguardia.com

Notas Relacionadas